19. PERÚ: FIN DEL VIAJE EN LIMA

22:01


19º. día  - 
 22/9/15  LIMA


Nuestro vuelo aterrizó en Lima, a las 16 h. Al  salir del aeropuerto, un taxista oficial nos ofreció compartir taxi con otro cliente por 30 s. (la tarifa es 50s.), para llevarnos al hotel situado en el distrito de Miraflores y aceptamos.

Como regresábamos a Barcelona al día siguiente, en el vuelo de las 17.45 h, y al principio de nuestro viaje no habíamos podido visitar la ciudad, debido al retraso de la aerolínea Avianca, nos organizamos para ver, al menos, lo más característico: la zona marítima de Miraflores y el centro histórico.

Habíamos hecho reserva en el Hotel Señorial (donde el primer día se habían alojado María, Antonio y Rosa) porque estaba situado cerca de la Av. Larco, un paseo marítimo con acantilados y tan pronto hicimos el check-in, nos dispusimos a dar un paseo antes de que anocheciera. La zona es  una  de las más tranquilas y  turísticas de la capital, donde se localizan la mayoría de los hoteles y está muy vigilada. Cuenta con edificios modernos, locales comerciales, restaurantes, zonas verdes y  magníficas vistas al mar. 





Desde allí llegamos al Parque del Amor, con bancos de "trencadís" que recuerdan a los del Parque Güell de Barcelona. En el centro del parque está la escultura de “El beso”, de 12 metros de largo por 3 de alto, con representa una pareja de enamorados abrazados. 



Nos llamaban la atención los letreros que, de vez en cuando, veíamos anunciando medidas de precaución en caso de seismo.  Lima es una ciudad que a lo largo de su historia ha sido devastada por varios terremotos y los especialistas advierten que es una de las ciudades más vulnerables del mundo debido a que está situada encima de las fallas tectónicas y porque gran parte de la ciudad está construida en las laderas o faldas de los cerros de forma precaria y sin patrón urbanístico. 


En  la Av. Larco, se encuentra Larcomar un moderno centro comercial, con tiendas de moda y varios restaurantes. 


Pensábamos cenar allí pero, desde el mirador, se divisaba el restaurante "La Rosa Náutica" situado en una plataforma sobre el mar. Nos lo habían recomendado y decidimos ir para celebrar el fin del viaje. Aunque parecía que estaba cerca, el taxi tuvo que dar una buena vuelta para llegar y, a continuación, fuimos andando por una bonita pasarela iluminada sobre las aguas del Pacífico.



Es un lugar muy agradable y la cena fue excelente. Pedimos un entrante de conchas a la parrilla (marinadas y parrilladas con ajo picarón, mostaza dijon, limón y salsa worcestershire),  lenguado moscatel (a la plancha, en salsa de uvas al moscatel, sobre puré de papas amarillas, reducción balsámica y espinacas crocantes),  chita solo camar (dorada, sobre papas panaderas y mariscos salteados en meuniere al ajo crocante). De postre antigua ponderac (un postre típico de Perú, muy antiguo, creado en los conventos de la época del Virreynato que lleva una base hojaldrada muy fina que se fríe en aceite y se rellena de crema, helado, ...), Para beber, vino blanco del Valle del Inca. Todo estaba delicioso.   (361.96 s.) . Consideramos que fue el mejor restaurante de nuestro viaje.



20º. día  -  23/9/15  LIMA


Al día siguiente nos levantamos muy pronto y después de desayunar, un taxi nos acercó hasta el centro de la ciudad, situada a 10 km del distrito de Miraflores y nos cobró 12 soles.

Hacía fresquito. Lima es una ciudad que normalmente está cubierta por densas neblinas pero tiene escasas precipitaciones debido a la corriente fría de Humboldt que recorre la costa. 

La zona antigua de Lima,  fue integrada en 1991 en el Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. Durante tres siglos fue la metrópoli más importante de la época colonia por lo que cuenta con monumentos importantes y bellos edificios.

El taxi nos dejó en la Pza. de Armas, ubicada en el centro histórico de la ciudad. A su alrededor se encuentran espectaculares edificios como el Palacio de Gobierno, la Catedral de Lima, la Casa del Oidor y el Palacio Arzobispal de Lima. 




El Palacio de la Unión es la sede central del club Unión, una asociación civil peruana.







A continuación, se encuentra el Palacio Municipal, una majestuosa  construcción de estilo neocolonial, adornada por unos grandes y vistosos balcones,  sede principal de la Municipalidad Metropolitana de Lima. 





El actual Palacio municipal se construyó en 1944,  después de que su antigua construcción desapareciera en un incendio, conservando su infraestructura básica, con portales en la planta baja y una galería para la Biblioteca Municipal. En frente vemos la Catedral y al costado el Palacio del Gobierno. 


El Palacio del Gobierno es la  del Perú. Fue inaugurado el mismo día en que se fundó la ciudad, el 18 de enero de 1535, siendo la residencia del conquistador Francisco Pizarro. La casa –originalmente mucho más sencilla– sufrió varias alteraciones hasta convertirse en un palacio neo-barroco de inspiración francesa.



Todos los días, a las 11:45 hs. se realiza el cambio de guardia del batallón de los Húsares de Junín en el Patio de Honor.


Después llegamos al Palacio Arzobispal, residencia del arzobispo de Lima y sede administrativa de la Archidiócesis. La fachada, una joya arquitectónica,  presenta dos hermosos balcones tallados en madera de cedro de estilo neocolonial y está hecha totalmente de piedra reintegrada con elementos característicos del barroco.





Junto al Palacio Arzobispal se encuentra la Catedral,  el principal y más antiguo templo católico de Lima. Inicialmente fue una modesta construcción  de adobe que en 1535 Pizarro empezó a construir  pero, debido a los derrumbes causados por varios terremotos, ha sido reconstruida varias veces y conserva diferentes estilos arquitectónicos. Su diseño incluye el barroco, renacentista, gótico y neoclásico. Visitamos su interior que alberga algunas importantes reliquias históricas como la sillería del coro de Baltasar Noguera y los restos de Francisco Pizarro.







Entre el Palacio de Gobierno y el Palacio Arzobispal está ubicado la Casa Oidor, considerada la más antigua de la ciudad. Fue levantada como sede administrativa de los funcionarios de la corona,  para asesorar a los Virreyes. Cuentan que desde su balcón se asomaban las damas para observar el movimiento de la plaza sin ser vistas.

La casa está construida en el siglo XVII y sus balcones son los únicos sobrevivientes de la época del virreinato en la Plaza de Armas.


De la Pza. de Armas sale el Pasaje Santa Rosa con edificios de arquitectura típica, puestos de retratistas y artistas callejeros .

Tumba de Pizarro



Nos acercamos a la plaza de San Francisco para visitar la Iglesia y el Convento de San Francisco. El solar que inicialmente les dio Pizarro a los franciscanos en 1536 estaba junto al de los dominicos, y de ello resultó un nuevo solar en el que hay convento, iglesia y museo.

La Iglesia se derrumbó en 1656 por un terremoto y fue reconstruida en 1674 con paredes de adobe y cañas y barro para resistir los seísmos con un peculiar estilo "limeño". La portada barroca está enmarcada por dos torres y coronada por una barandilla de madera. 



En el interior de la iglesia de San Francisco, lo más llamativo es la serie de arcos adornados con motivos mudéjares.



A su izquierda de la iglesia se encuentra el convento, abierto a partir de las 9.30 h. Por la visita, que siempre es guiada, nos cobraron  7 soles . Fue muy interesante  pero desafortunadamente no se podrían hacer fotos. Visitamos los claustros, la sacristía, el refectorio y una magnífica biblioteca del siglo XVIII con libros que datan desde el siglo XVI y que fueron atesorados por los franciscanos.



Pero lo más famoso del Monasterio de San Francisco son las catacumbas, un cementerio subterráneo que funcionó hasta el siglo XIX y en el que se estima que se enterraron unas 70.000 personas. Los cadáveres se agrupaban en salas a las que se accedía desde el templo y que eran propiedad de gremios, cofradías o familias nobles. En 1821 estos entierros fueron prohibidos y posteriormente los huesos fueron recogidos en osarios, algunos decorativamente colocados. Se pueden visitar algunas salas.



De vuelta a la Plaza de Armas pasamos por la Casa de la Literatura Peruana que está ubicada en la antigua estación de trenes de los Desamparados, con un edificio de estilo académico francés.


Desde la plaza bajamos por la calle Jirón de la Unión que durante muchos años fue la vía más importante y aristocrática de la ciudad, y era donde se reunían los más célebres habitantes. 


Al fondo de la Calle Jirón de la Unión  se encuentra el Convento y  la Iglesia  de la Merced, de estilo barroco churrigueresco limeño. En la basílica se venera a la patrona de las Fuerzas Armadas de Perú.




En la peatonal Calle de Jirón de Trujillo  pudimos observar muchos edificios antiguos con bonitos balcones. Al fondo se puede ver el templo de San Lázaro, hospital en otro tiempo de leprosos o lazareto. En época colonial se llamó a esta zona el arrabal de San Lázaro y los limeños antiguos la conocían como Abajo el Puente. Actualmente es una calle con muchos establecimientos de ropa, supermercado, restaurantes, colegios, bancos,....








La capilla Nuestra Señora del Rosario pasa casi inadvertida entre las tiendas del la calle Jr. Trujillo. Con apenas cinco metros de ancho, y flanqueada por restaurantes, casinos y tiendas de zapatos, es la iglesia más pequeña de Perú. En el retablo se conserva una imagen de  Nuestra Señora del Rosario del siglo XVII.



Plaza San Martín, ubicada en la Avenida Colmena,  fue inaugurada en 1921 con motivo del Centenario de la Independencia de Perú. En el centro hay un monumento en homenaje al libertador José de San Martín.

Algunos de los edificios que se encuentran  en la plaza son : el Teatro Colón el edificio Giacoletti, construidos ambos en 1914, en estilo art nouveau y el Gran Hotel Bolivar. 



Del centro de Lima, nos encantaron los balcones que fueran construidos tanto en la época virreinal como durante la República y que son parte del patrimonio arquitectónico de la ciudad. Gracias a un programa de la Municipalidad Metropolitana de Lima, desde 1997 varias empresas han “adoptado” algunos balcones del Centro Histórico de Lima y, de esta forma, se han recuperado75 balcones pero quedan  todavía muchos más por restaurar.


Se nos pasó pronto la mañana y llegó el momento que tuvimos que poner fin a nuestras visitas. Teníamos que estar dos horas antes en el aeropuerto y debíamos pasar a recoger las maletas por el hotel. Nos dio pena despedirnos de Lima dejando de ver muchas cosas que llevábamos en el programa, consecuencia de perder un día por el retraso de Avianca , pero nos conformamos pensando que el resto del viaje había ido muy bien, cubriendo nuestras expectativas al completo.

Cuando visitamos Lima nos advirtieron que no es una ciudad segura por el grado de delincuencia que hay. Nosotros no tuvimos ningún problema, todos los taxi que cogimos fueron oficiales y no salimos del circuito turístico y del barrio de Miraflores, donde hay mucho control policial.  Hubo un momento en que quisimos salir del centro y un ciudadano nos advirtió que no pasáramos de un tramo. La policía y los taxistas también lo advertían continuamente. Cuando se viaja hay que tener precaución, no hacer alarde de nada y siguiendo los consejos se puede pasear con tranquilidad.

De Perú conservaremos siempre un buen recuerdo, es un país que nos gustó conocer por su cultura,  su arquitectura,  su gente amable  y su historia, que también es parte de la nuestra. 

A todos los que habéis seguido el relato de este viaje os doy las gracias y espero que hayáis consigo viajar un poquito con nosotros.

Contacto:
Hotel Señorial
http://www.senorial.com
Miraflores - Lima - Perú
E-mail: reservas@senorial.com 


Biblioteca

Guía Total Perú- Ed. Anaya Touring
Perú. Un sinfín de mundos - Cuaderno de Viajes Altair 
El sueño del celta -Mario Vargas Llosa - Ed. Alfaguara

Internet: artículos, blogs, 













También Podría Gustarte

0 comentarios

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Google+ Followers