CUATRO DÍAS POR LOMBARDÍA.

17:43




CUATRO DÍAS POR LOMBARDÍA: MILÁN, LAGO DI COMO Y BÉRGAMO













Mayo de 2018.  Aprovechando un vuelo de low cost, organizamos un viaje a de cuatro días por la región de Lombardía, visitando: Milán, Lago de Como y Bérgamo.

Llegamos al aeropuerto de Bérgamo a primera hora de la mañana y recogimos el vehículo que habíamos reservado en una empresa de alquiler. De allí nos fuimos para Milán y, para evitar los atascos que se forman en el centro de la ciudad, dejamos el coche a las afueras, en el parking de Maciachini, que comunica con el metro número 3 y que, en 20 min, te lleva al centro. Entramos por el norte a Milán pero, si la entrada es por el sur, se puede dejar en el parking de San Donato. Ambos están gestionado por la TM y la tarifa es muy barata, de 1 a 5 horas vale 1,50€ y de 5 a 10 nos costó 2€ (es preferible reservar plaza. Enlace: Parking Metro Milán )


Primer día: MILÁN

Bajamos del metro en la estación de la Piazza del Duomo, el punto ideal para visitar el centro histórico, que puede recorrerse a pie.

Milán es la capital de Lombardía, la región más rica y con mayor densidad de población de Italia, después de Roma. Está situada en medio del valle del río Po y, debido a su estratégica situación, ha sido siempre un centro comercial importante. 

La Piazza del Duomo fue diseñada por Giuseppe Mengoni e inaugurada en 1865 . Esta zona era el centro religioso de Milán en el siglo IV y donde se asentaron los pequeños negocios hasta el siglo XVIII; en ella se celebraban las ceremonias religiosas y civiles más importantes. En el siglo XIX se convirtió en el núcleo urbano del que partían las avenidas y se derribaron las casas y tiendas aledañas al Duomo para construir la entonces futurista Gallería, símbolo de Milán tras la unificación de Italia. Durante II Guerra Mundial, los bombardeos dejaron grandes espacios vacíos, donde se construyeron numerosos edificios modernos.




El Duomo

Nuestra estancia en la ciudad fue breve pero sólo por visitar el Duomo valió la pena. Esta magnífica catedral, de estilo gótico lombardo, es la tercera iglesia más grande del mundo (tras San Pedro y la catedral de Sevilla). Su construcción duró cuatro siglos que han quedado reflejados en la mezcla de estilos desde el gótico al neoclásico. Fue comenzada por la familia Visconti en 1386 y terminada por Napoleón en 1805.


Está hecha totalmente de mármol de Candoglia, que fue transportado por los canales Navigli, con inmensas estatuas, arcos, columnas, pináculos. En su parte superior está la Madonnina, una estatua de 4,16 m de altura revestida de oro que se ha convertido en símbolo de la ciudad y que fue esculpida por Giuseppe Bini en 1774.

En el exterior hay alrededor de 3.500 estatuas decorativas, típicamente medievales, que representan santos, animales y monstruos.








Espectacular como pocas, tanto por sus dimensiones como por todas las obras artísticas que le rodean y que hacen de ella una verdadera obra de arte.




Las cinco puertas de entrada fueron construidas entre 1840 y 1965, están hechas de bronce con bajorrelieves. La flagelación, de Ludovico Pogliaghi, está situado en la puerta principal.






En el interior pueden verse las altas bóvedas de crucería y los cinco pasillos de la nave, separados por 52 pilares (uno por cada semana del año) con capiteles decorados con estatuas. Se conservan muchas obras de arte interesantes: la tumba de Gian Giacomo Medici di Marignano, la cripta y la estatua de San Carlo Borromeo, el candelabro Tivulziano, el coro de madera, la cuenca egipcia de pórfido, las magníficas vidrieras del siglo XV.


Detrás del altar hay un extraordinario coro de madera, con la vida de San Ambrosio, labrado entre 1572 y 1620. En la bóveda que hay sobre el coro, una luz roja señala la situación del nicho donde, desde 1461, se conserva un clavo de la cruz de Cristo.


Abajo, ante una copia de la Madonnina:


Pero si hay alguna escultura que ponga los pelos de punta, es la de San Bartolomé desollado y con su propia piel sobre el hombro, obra del escultor lombardo Marco dÁgrada.


En su espalda, piel de su propia cabeza colgando. Impresionante.


Las vidrieras muestran escenas de la Biblia y datan del siglo XIX. La más antigua (la quinta en la nave lateral dcha) data de 1470-1475 y relata la vida de Cristo; la más moderna (la séptima) es de 1988.


El acceso a las terrazas del tejado es inolvidable, entre las agujas (la más antigua data de 1404), las estatuas y los arbotantes. Y una magnífica vista de la ciudad y de las montañas





Gallería Vittorio Emanuele

Cerca de la catedral se encuentra la Gallería Vittorio Emanuele, un elegante y reconocido pasaje comercial cubierto, con las mejores tiendas de moda, librerías y bares exquisitos. Fue una de las primeras construcciones de hierro y cristal de Italia, del arquitecto Giuseppe Mengoni. Se inicio en 1865 y fue inaugurada dos años más tarde por el rey Víctor Manuel II, de quien recibe el nombre. 




En la bóveda hay mosaicos de Asia, África, Europa y América. 





En el suelo de la zona central octogonal, debajo de la bóveda de cristal de 47 m de altura, se encuentra el emblema heráldico de la familia Saboya: una cruz blanca sobre fondo rojo. A su alrededor están los escudos de armas de las cuatro grandes ciudades italianas: el toro de Turín, la loba de Roma, la azucena de Florencia y la cruz roja sobre fondo blanco de Milán. 



Y si eres superticioso, no debes irte de allí sin pisarle los testículos al mosaico que representa el toro. Hay un pequeño agujero en el dibujo y se dice que si pones el pie dentro, y das tres giros, te traerá buena suerte.


En las galerías se encuentran tiendas con marcas de lujo y el famoso restaurante: Savini.


Piazza della Scala 

Atravesando toda la galería se llega a la Piazza della Scala, dominada por el célebre Teatro della Scala y el Museo Teatrale, dedicado a la célebres figuras de Verdi y Toscanini. Se trata de uno de los teatros más famosos del mundo y sede del estreno de grandes óperas famosas, que mantuvo una relación muy especial con el compositor Giuseppe Verdi. Construida por Giuseppe Piermarini entre 1776 y 1778, fue el primer monumento reconstruido en Milán tras los bombardeos de 1943 y reabrió en 2004. Su escenario es uno de los más grandes de Italia y tiene una capacidad para 2.105 espectadores.


Desde una de las callejuelas que salen desde la Plazza del Duomo se llega Piazza Mercantia, un rincón medieval donde se celebraban acontecimientos públicos y cívicos y estaba instalada la cárcel. 



Seguimos hacia el noroeste, por la Vía Dante (una de las calles más elegantes de la ciudad), flanqueada por bellos edificios, que lleva al Castello Sfornisco. 



El castillo Sforzesco es una fortaleza construida en 1368 por los Visconti pero ampliada y embellecida por los Sforza, quienes la convirtieron en una de la residencias más elegantes de Europa. 


El castillo alberga varios de los mejores museos de la ciudad  (que no visitamos) y tiene un patio magnífico.


Detrás del castillo está el Parque Sempione que tiene una extensión de unas 47 hectáreas pero que ocupa sólo una parte del antiguo jardín ducal de los Visconti, ampliado por los Sforza en el siglo XV para convertirlo en un coto de caza de 300 hectáreas. 


Del Parque Sempione se sale atravesando el Arco della Pace, inspirado en el arco de Triunfo de Séptimo Severo, que se construyó para celebrar las victorias de Napoleón. Es el monumento neoclásico más grande de Milán. Está revestido de mármol de Crevola y decorado con bajorrelieves que representan episodios de la restauración tras la caída de Napoleón. En la cima puede verse el Carro de la Paz rodeado por cuatro Victorias a caballo.





Avanzada la tarde, regresamos para tomar el metro y llegar hasta el parking de Maciachini, donde recogimos el coche y pusimos rumbo al Lago di Como, donde habíamos reservado el alojamiento para todos los días.


Segundo día: LAGO DI COMO

El Lago de Como es el más cercano a Milán y acoge pueblos encantadores que están situados en todo su entorno.

Aunque nosotros llegamos en coche, y consideramos es la forma más interesante y rápida para recorrer las principales localidades, sea bordeando las poblaciones por carretera o tomando los transbordares que cruzan el lago, constantemente por un módico precio,  existe la opción de transporte público puesto que el tren llega hasta  las poblaciones más importantes y desde ellas se puede enlazar con los barcos que dan la vuelta al lago y que ofrecen diferentes circuitos.

Nos alojamos en una casa rural de Maggiana, una aldea próxima a Mandello de Lario y cerca de Varenna. Una elección que fue todo un acierto. Propiedad de una familia encantadora  y muy hospitalaria, que además cuentan con una "Ostería"  donde se come muy bien, cocina típica de  la región. Gabriele, el dueño, nos ayudó a organizar el planing de los dos días y después de las cenas solíamo tener  agradables y largas charlas. Una de las hijas habla perfectamente el español y  viene a menudo a España. Por si alguien le interesa, dejo el contacto:  

http://www.allatorredelbarbarossa.it/
info@allatorredelbarbarossa.it


El Lago di Como está situado a 199 metros de altitud sobre el nivel del mar con una superficie de 146 km² tiene forma de una “Y” invertida y es uno de los lagos más profundos de Europa. Es el tercer lago más grande de Italia, después del lago de Garda y el lago Maggiore.

Los pueblos del lago que están considerados los más bonitos son:

Nesso, un pueblo colgado junto a una cascada.
Bellagio, de carácter señorial. Villas con expléndidos jardines.
Varenna, al pie de las murallas de roca.
Menaggio en el la zona centro del lago.
Brienno pueblo pintoresco (a 10km de Como). No lo visitamos.
Cernobbio en la zona sur. No lo visitamos.

No nos dio tiempo de visitar todos pero, tal vez, algún día volvamos a completar la visita puesto que es una zona preciosa y con muchas posibilidades.

El primer día, iniciamos el recorrido en coche, tal y como nos aconsejó Gabriele, que nos marcó en un plano los puntos de interés más recomendables con este itinerario: De Mandello de Lario bajamos a Lecco y desde allí nos desviamos hacia Bellagio, pasando por Eupilio, una zona preciosa entre el Lago di Prusiano y el  Lago Segrino, donde pasar todo el día. Más adelante nos detuvimos en Magreglio para visitar la ermita de Madonna del Ghisallo, patrona de los ciclistas, muy curiosa de ver. Al llegar a Bellagio, seguimos bordeando el lago hasta la pequeña población de Nesso, famosa por la  popular imagen de la cascada que cae al lago.  Regresamos a Bellagio y, después de visitarlo, embarcamos con un ferry hasta Varenna, donde nos sentamos a tomar un aperitivo en uno de los encantadores locales situados en la orilla del lag

El segundo día, como coincidía con domingo y es el día que lo frecuentan muchos motoristas y ciclistas, Gabriele nos aconsejó hacer un circuito por el centro del lago con los barcos. Podíamos coger el tren que pasa por Mandello de Lario y llega a las poblaciones donde se encuentran los embarcaderos pero preferimos dejar el coche en un parking de Varenna y desde allí embarcar con un circuito por el centro del Lago que permite visitar los puntos más interesantes,  durante todo el día.


Primer día: LAGO DI COMO- RUTA EN COCHE

MAGREGLIO. Santuario Madonna del Ghisallo

Nuestra primera visita fue a una pequeña iglesia cuya Virgen es considerada Patrona de los Ciclistas. Está en la ruta por donde pasa el Giro d´ Italia. 



Una capilla muy curiosa de ver. El mundo ciclista internacional venera y frecuenta esta Madonna y le llevan reliquias y regalos, de los cuales la iglesia está llena: bicicletas, camisetas, trofeos,  banderines, etc.






Una de las paredes de la iglesia está cubierta por las efigies de los ciclistas que fallecieron a los largo de los años.


Al lado de la iglesia está el Museo del Ciclismo y un paseo con una magnífica panorámica del lago de Como. 










Seguimos ruta, atravesamos Bellagio (más tarde lo visitaríamos), rumbo al Nesso y disfrutando de un bello paisaje.




Paralelo, en la otra orilla,  distinguíamos la isla Comacina.




Atravesamos la localidad de LEZZENO.






Llegamos a NESSSO, el famoso pueblo colgado junto a una cascada. La imagen que se captura desde el agua, es una de las más conocidas del lago.

En la misma carretera que atraviesa el pueblo, aparcamos el coche en la placita al lado de la cascada y bajamos las muchas escaleras que llegan hasta la desembocadura. 




Aunque luego teníamos que ascender, el esfuerzo valió la pena porque se llegamos a un rincón inolvidable.




 

Desde este otro punto, bordeando la iglesia, llegamos a otro inolvidable rincón de Nesso.












BELLAGIO fue el segundo pueblo que visitamos.

Su situación -en la intersección de los brazos del lago- y las impresionantes vistas desde el punto de Spartivento, hacen de este lugar uno de los más populares del lago. Conserva su estructura medieval con calles escalonadas y espléndidas villas nobles s.XVIII. En el s.XIX se construyeron numerosos hoteles que lo convirtieron el un importante centro turístico. Entre sus atractivas residencias destacan Villa Serbelloni y Villa Melzi d´Erial. La primera en 1870 fue convertida en hotel, donde se alojaron Churchill y Kennedy, entre otros ilustres personajes. Cerca de la ciudad están las villas diociochescas de Trivulzio y Trotti. La iglesia de San Giacomo (s.XII), con su púlpito decorado con los emblemas de los evangelistas.


















La neoclásica Villa Melzi d´Erial fue construida en 1810 por Giocondo Albertolli. Era la residencia veraniega de Francesco Melzi D´eril, vicepresidente de la República Italiana, en tiempos de Napoleón (1802-1805). El interior no está abierto al público, pero el Museo Archeologico, la capilla y los jardines, si. 






 






Villa Melzi está rodeada de un espléndido parque que representa el primer ejemplo de jardín inglés en Como. Podemos ver magníficos ejemplares de plataneros, hayas, secuoyas, coniferas, bambú, palmeras, ... todo muy cuidado y con un gusto exquisito, junto con una magnífica colección de estatuas y monumentos, varias de ellas proceden de la campaña de Napoleón en Egipto.





















De Bellagio tomamos en ferry hasta Varenna. Es un  trayecto de unos trece minutos y nos costó, si no recuerdo mal, 14 euros, los dos y coche incluido. 






VARENNA 


Es un espléndido pueblo de origen romano, cuya estructura medieval sigue intacta. Algunas sus calles consisten en escalones y pasarelas alzadas sobre el agua. Fue refugio para los habitantes de Isla Comacina cuando los de Como quemaron la isla en 1169. En el centro del pueblo, la iglesia de San Giorgio (s.XIV) tiene un retablo (1467) de Pietro Brentano, mientras que Santa Marta contiene una galería de arte parroquial. 




Bajando del embarcadero, accedimos al pueblo en un agradable paseo, a través de la romántica “pasarela lago”, de color rojo, muy apreciada por los enamorados.






De la pasarela construida casi sobre el lago, llegamos al paseo de la Gelatería, donde saboreamos un excelente helado de higo.


Rumbo hacia la parte alta, Varenna nos ofrece multitud de callejuelas con bastante encanto.






En la parte alta se encuentra la iglesia la iglesia de San Giorgio (s.XIV) tiene un retablo (1467) de Pietro Brentano.


Varenna es un lugar ideal para visitar por la tarde (por la orientación de la luz) y tomar un aperitivo en alguna de las terrazas situadas en la orilla del lago y, si el tiempo lo permite,  disfrutar de la puesta de sol. 




Aunque el tiempo no nos fue del todo favorable y no pudimos disfrutar de la puesta de sol, reposar en esta terracita, con la espléndida vista del lago y el perfil del pueblo,  fue algo inolvidable.


Varenna también es famosa por Villa Cpressi, con su jardín escalonado y villa Monasterio. Alrededor del pueblo había canteras de mármol negro, utilizado en el suelo del Duomo de Milán y a 4 km ( 20 min) se encuentra el castillo medieval de Vezio construido sobre una torre romana, con espectaculares vistas panorámicas del lago.

Visitamos Villa Monasterio (5€ los jardines + 8€ la casa museo. Cierran a las 19h.)

La historia de esta villa abarca nueve siglos, por lo que es uno de los lugares más conocidos de Varenna. Construida alrededor del año 1100, sobre un convento para monjas cistercienses, el edificio ha pasado por muchos propietarios y modificaciones a través de los siglos.

Tiene unos bonitos jardines que se extienden por la orilla del lago, desde las afueras de Varenna hasta casi Pino y que están organizados por diferentes secciones temáticas. El paseo es muy bonito.









 Desde el siglo XIX, las villa fue un centro de artistas, músicos, escritores y actores destacados.








La casa museo, tiene decoraciones originales y muebles que han ido dejando los diferentes propietarios, en sus cuatro siglos de historia. Sólo pudimos ver las dos estancias porque cuando llegamos estaban cerrando.






Desde Villa Monasterio se distingue el perfil de la localidad de Lierna.




Como el día era largo, decidimos conducir un poco más por la orilla noreste del lago. Llegamos hasta Dorio, una zona  muy tranquila, con un paisaje precioso y  no tan turística.


Empezaba a anochecer cuando decidimos volver a nuestro alojamiento de Mandello del Lario. 


Tercer día: LAGO DI COMO (NAVEGACIÓN)

Al día siguiente, decidimos dejar el coche en el parking que hay a la entrada de Varenna (frente a Villa Monasterio) y visitar los pueblos de la otra orilla con el servicio de navegación. A continuación el circuito que elegimos, con los horarios:




Este circuito recorre los pueblos  del centro del lago. El ticket vale 15€ por persona, ida y vuelta y se puede bajar en cada uno de ellos, visitar y luego continuar. 



De Varenna el barco nos llevó a Bellagio, no bajamos y continuamos hasta Tremezzo, donde visitamos Villa Carlota. 


TREMEZZO



Situada en frente de Bellagio, es un importante centro turístico con magníficas villas y enormes hoteles construidos entre los siglos XVIII y XIX.







En Tremezzo se encuentra la famosa y dieciochena Villa Carlota, un regalo de boda para Carlota de Prusia (1843). La residencia está rodeada por un magnífico parque de 20 hectáreas y un jardín escalonado de estilo italiano, con más de 150 especies de rododendros y azaleas.

Fue convertida en el S.XIX en villa neoclásica y contiene cuadros de Francisco Hayez, muebles de Maggiolini, esculturas de Antonio Canova (Tepsícore, una copia de Cupido y Psique, …). Las estancias están decoradas con estucos, una con frescos tomados del Palazo Reale de Milán. 







Preciosa la cunita de la que sonaba la melodía de una nana.  







Después de la visita de Villa Carlota, subimos en el siguiente barco que nos llevo a Lenno para visitar la magnífica Villa Balbaniello. 










LENNO 

Desembarcamos en esta pequeña localidad, donde se encuentra la famosa Villa Balbaniello, uno de los principales motivos para visitar el Lago di Como. La villa está situada en un promontorio boscoso a orillas del lago, al que se puede acceder a pie o en barca por 7€ ida / vuelta (nosotros decidimos está última opción). 

La entrada completa al recinto, que vale 20 euros, comprende la visita al interior de la casa guiada en inglés o en italiano .

Es famosa no solo por su belleza sino también por haber albergado a muchos intelectuales conocidos en el exilio, durante el Risorgimento italiano. Encargada por el cardenal Angelo Maria Durini y construida, a principios del siglo XVIII, sobre los restos de un antiguo monasterio franciscano, a su muerte pasó al Conde Luigi Porro Lambertenghi, un partidario muy activo de la Unificación de Italia y finalmente a Guido Monzoni, que la llenó de objetos traídos de sus expediciones y al morir, en 1988, dejó la villa al Fondo per l' Ambiente Italiano, actual propietario.

Balbianello, tiene rincones tan especiales que han servido de escenario a diferentes películas, como Star Wars, Episodio III o Casino Royal. 









Los jardines Villa Balbaniello son una obra de arte y están magníficamente cuidados. Entre magníficos pinos, sicómoros y la diversidad de arbustos hay muchas estatuas.





















La visita del interior de la vivienda es muy interesante porque está tal y como la dejó su ultimo propietario Guido Monzino, en 1988, un empresario y explorador italiano enriquecido con el comercio, que poseía unos grandes almacenes y que, al morir, donó a la FAI para que la gente pudiera verla y disfrutarla.









Aunque por todos las lados hay objetos que traía Guido Monzoni de sus expediciones, en una de las salas se exponen una interesante colección de arte africano, precolombino y arcaico, en otra,  objetos propios de sus expediciones y en la de la biblioteca hay una amplia colección de libros dedicados a sus expediciones geográficas y alpinas, de hecho en sus grandes viajes se hacía acompañar siempre por un fotógrafo profesional.




El magnífico jardín tiene una logia con una vista de la Isla Comacina, a un lado, y a la bahía de Trementina al otro.











Después de Villa Balbaniello, nos acercamos al núcleo de Lenno para visitar el Baptisterio Octogonal y la iglesia de Santo Stefano (s.XI). En la parte alta de la ciudad se encuentra la abadía cisterciense de Acquafredda y, como curiosidad, en el cercano pueblo Giulino di Mezzegra, Mussolini y su amante fueron ejecutados en 1945.











Cerca de Lenno y Villa Balbianello se encuentra la Isla Comacina, la única isla del lago y que dejamos a nuestro paso de regreso hacia Bellagio.




MENAGGIO

A Menaggio fuimos desde Varenna, con el mismo circuito (volviendo a pasar por Tremezzo y Bellagio). El pueblo se halla a orillas del río Sanagra y es el centro comercial más importante de la región del Alto largo, así como popular centro turístico. Está dominado por las ruinas de un castillo y ha conservado parte de su estructura medieval. Merece la pena visitar la iglesia parroquial de Santo Stefano, cuya arquitectura barroca esconde su origen románico y San Carlo del siglo XVII, donde hay una excelente pintura de Giuseppe Vermiglio (1625). Junto al lago hay villas y casas portadas y a lo lardo del paseo que lo bordea se obtiene una amplia perspectiva del lago.


















La lluvia empezó a amenazar la visita.










La lluvia nos permitió llegar justo a tiempo para tomar el barco de vuelta a Varenna, donde recogimos el coche y nos trasladamos al alojamiento de Mandello de Lario.

En el restaurante tuvimos una agradable y larga charla con Gabriele, hablamos política, de cultura,,de gastronomía. Nos enseñó varios libro con fotografías y la historia de Maggiana y la Torre Barbarossa, así como de la gastronomía típica del lugar, uno de cuyos platos "polenca" es el que habíamos elegido para esa noche y que allí preparan tal como lo hacía su abuela.
Nos despedimos de esta familia, con la que conectamos muy bien,  manteneomos el contacto y  esperamos reencontrarnos pronto. 


Cuarto día: BÉRGAMO

Del Lago di Como regresamos al aeropuerto de Bérgamo, devolvimos el coche y tomamos un autobús que nos llevó hasta el casco antiguo de Bérgamo, conocido como la Città Alta, un entorno medieval con mucho encanto, situado sobre una colina. 

El billete de ida y vuelta nos costó 4,50€ y llegamos en unos 20 min.

En la Città Alta de Bérgamo, visitamos:

Piazza Vecchia que ocupa el lugar donde se encontraba el foro romano y fue el centro de la ciudad medieval. Su aspecto actual se configura a mediados del siglo XV, cuando se procede a la demolición de algunos edificios y se le anexa una pequeña plaza donde se encontraba el mercado de cereales. Se encuentra rodeada de los monumentos más importantes de la ciudad: el Palazzo della Raggione, la catedral, la Capella Colleoni, la biblioteca Civica, Santa Maria Maggiore y en su centro la vistosa Fontana Contarini; también hay cafés y restaurantes para sentarnos un rato y disfrutar de esta bella plaza italiana.


Fontana Contarini es una magnífica fuente ubicada en el centro de la Piazza Vecchia. Fue construida en 1780, siendo regalada a la ciudad por su alcalde, Alvise Contarini; en 1858 fue sometida a una reforma radical, que modificó en gran medida sus características originales. De forma octogonal, está realizada en mármol blanco, procedente de la cantera de Zandobbio, que se encuentra a unos 20 kilómetros. Está rodeada por dos esfinges de cuya boca mana agua, así como de otras figuras, que representan serpientes y leones. Durante un período de unos 30 años fue desplazada de este lugar, siendo sustituida por una estatua de Giuseppe Garibaldi y restituida a principios del siglo XX a su emplazamiento original. Aunque en su día cumplió una importante función como depósito de agua, en la actualidad su finalidad es puramente estética.


Palazzo della Ragione o Palazzo Vecchio. Está situado en la Piazza Vecchia, junto con otros edificios históricos. Es también llamado El Campanone, ya que todas las noches a las diez da cien repiques de campana para recordar el toque de queda que se cumplía un tiempo atrás. Este Palacio tenia usos administrativos dedicados a los asuntos de la región de Lombardia.


Bajo el pórtico de este edificio histórico se puede ver la Meridiana Monumentale del Palazzo della Ragione, un reloj solar ingenioso, del siglo XVIII, famoso por su precisión para señalar la hora. Señala la meridiana que pasa por allí y los grabados son curiosos de observar. Este ingenio astronómico fue construido en 1798 por el abad Giovanni Albrici, eminente matemático y físico. Debido a las obras que se sucedieron a principios del siglo XIX, la meridiana fue deteriorándose lentamente, hasta que en 1857 se acometió una profunda restauración, que la dejó en mejor estado aún que en su forma original. 






El Campanone o Torre Civica está pegada a la Piazza del Duomo y el Batisterio (5€ascenso).  Como era lunes estaba cerrada.



Basílica di Santa Maria Maggiore. Sólo por ver esta magnífica iglesia vale la pena llegar hasta Bérgamo ( Horario: 8:30 - 12:30, 14:30 - 18:00)

Fue fundada en 1137, en el lugar en el que se encontraba otra antigua iglesia del siglo VIII. El exterior de la basílica conserva la estructura arquitectónica original de estilo lombardo-románico. Se puede acceder al templo por dos entradas: la de Giovanni da Campione (1353) y la porta della Fontana de Isabello. 










El interior de Santa Maria Maggiore es una auténtica belleza. La decoración, sin embargo, es fruto de la renovación barroca realizada en el sighlo XVII.


La paredes están decoradas con tapices; algunos fueron realizados en Florencia (1583-1586); otros son de origen flamenco, como el que representa la vida de María. En el tapiz de la crucifixión (hecho en Amberes, en 1698, se encuentra una pintura de Luca Giordano,  el paso del mar Rojo, de 1691.







Cappella Colleoni. Este edificio, con una magnífica fachada, está dedicado a los santos Bartolomé, Marcos y Juan el Bautista y fue construida entre 1472 y 1476 como mausoleo propio por Bartolomeo Colleoni, miembro de una de las familias más importantes de la ciudad, y también como mausoleo de su hija, Medea. El acceso es gratuito.






En el interior Cappella Colleoni vemos lel sarcófago de Colleoni.


Cattedrale (Duomo) di Bergamo e Battistero. Es una catedral preciosa pero no se puede evitar las comparaciones con su vecina, la Basílica de Santa María la Mayor.  Está junto en la misma plaza y ademas la entrada es gratuita . Magníficos sus extraordinarios sus frescos y sus artesonados. 




Lavatoio di Città Alta.  Debido a las precarias condiciones higiénicas de la ciudad a finales del siglo XIX, particularmente a la epidemia de cólera de 1884 y a las fiebres tifoideas que se sucedían cada verano, debidas fundamentalmente a la mala calidad del agua, se decidió construir una serie de lavaderos públicos. 

Situado en la via Mario Lupo,  se puede ver un lavadero que data de 1891 y que  estuvo en funcionamiento hasta la década de los 50 del siglo pasado, conservándose hoy como recuerdo de aquella época. Se compone de una estructura de mármol blanco cubierta por una techumbre de hierro fundido y chapa. Su diseño asombra aún hoy día; cuenta con un sistema para la conducción del agua, un desagüe para evitar el desbordamiento, un canal para evacuar el agua sucia y otro para recoger todos los residuos que se producían tras las labores de lavado. 


El dulce más conocido de la comida bergamasca,  es la “polenta e osèi”, preparado con bizcocho esponjoso y relleno de una crema de chocolate, mantequilla y avellana, con el añadido de Ron. Lo vemos en los escaparates de la calle principal de Città Alta y decidimos probarloUn dulce recomendable para los más golosos.




A la Ciutat Alta de Bérgamo llegan dos funiculares:

  • El Funicolare Bergamo Alta, (1,30€) que conecta la Ciudad Baja con la Città Alta de Bérgamo (si se llega desde el aeropuerto con el autobús no hace falta ) .

  • El Funicolare San Vigilio, que se toma dentro de la Città Alta ( despúes de recorrer las calles de esta ciudad, pasando Largo Colle Aperto y la puerta San Alessandro) y lleva hasta la zona mas alta de la ciudad, donde está el castillo de S. Virgilio (1.30 euros).






Castello di San Vigilio. Se trata de las ruinas de un castillo con poco atractivo y que no se puede visitar pero desde donde hay un paisaje excepcional de los pueblos circundantes.




La parte antigua de Bérgamo se visita fácilmente en medio día. Como nuestro avión salía a última hora de la noche, aprovechamos para comer y más tarde bajamos dando un paseo bordeando las murallas hasta ciudad nueva.

Mura Venete. Las murallas que rodean la città alta de Bérgamo comenzaron a construirse en 1561, cuando la República de Venecia decidió fortificar la ciudad para prevenir los posibles ataques de los enemigos, ataques que nunca llegaron a producirse, lo que ha hecho posible que lleguen hasta nuestros días en un excepcional estado de conservación. Se extienden a lo largo de más de seis kilómetros y están compuestas por catorce baluartes, dos plataformas, más de 100 cañones, dos polvorines y cuatro puertas, además de todo el entramado subterráneo de pasajes y galerías. En 2017 fueron reconocidas por la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad. Paseando por el Viale della Mura admiramos buena parte de ellas, así como unas magníficas vistas de la città baja y de la llanura lombarda.








Bajamos a  la città baja de Bérgamo para visitar la Accademia Carrara, una de las mas importantes de Italia


La Accademia Carrara, se encuentra en un magnífico edifico neoclásico, fundado en tiempos del conde Giacomo Carrara, mecenas y coleccionista, que dejó una generoso legado a la ciudad de Bérgamo a finales del siglo XVIII, a las que se le fueron añadiendo donaciones de grandes autores. Con casi dos mil pinturas a parte de esculturas, entre los pintores mas famosos se encuentran cuadros de Tiziano, Raffaello, Tiepolo, Mantegna, Bellini, Botticelli, Canaletto, Lotto, Guardi etc.






Impresionante la puerta de la Alcoba de Ganimedes, de Grazioso Fantoni el joven y su taller, realizada en madera (1774- hacia 1775).



La academia tiene varias salas y la magnífica colección es fascinante, fue interesante seguir las explicaciones con un audioguía.

El edificio también acoge una academia de arte.

Finalizada esta visita, nos despedimos de Bérgamo y nos desplazamos al aeropuerto para emprender el vuelo de regreso a nuestra ciudad. Fueron cuatro días que nos permitieron conocer una nueva región italiana, de la que volvimos enamorados.




También Podría Gustarte

0 comentarios

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Google+ Followers