4. FRONTERA INDO-PAKISTANI

20:08


Frontera Indo-Pakistani



FRONTERA INDO-PAKISTANÍ

Aprovechando la proximidad de Amritsar con la frontera de Pakistán, no quisimos perdernos la ceremonia de bajada de banderas, de India y Pakistán, que tiene lugar todos los días a las 5:30 pm en el pueblo fronterizo de Attari, a 30 km de Amritsar.

Ambos países se independizaron del Reino Unido en agosto de 1947 con apenas un día de diferencia, y entraron en guerra aproximadamente dos meses después, en lo que sería el primero de una larguísima serie de refriegas y conflictos armados alrededor de la zona de Cachemira. Hasta ahora las dos naciones se han enfrentado en cuatro guerras, dejando varios centenares de miles de muertos por el camino, aunque en los últimos años las relaciones bilaterales han ido mejorando poco a poco.

La ceremonia es un auténtico espectáculo de masas que congrega a miles de personas, que jalean a las tropas encargadas de vigilar la línea, como si de un partido del Madrid-Barça se tratara.






El público se sienta en unas gradas. En el mes de agosto, hacía muchísimo calor, como se puede observar.






La fiesta empieza con la frontera cerrada. Unas cuantas mujeres del público se turnan para correr con la bandera India de una punta del circuito al otro, mientras todos gritan ¡¡HINDUSTAN!! Luego empiezan a bailar con algunos éxitos musicales actuales del país.








Salen a escena los soldados de cada país con sus trajes de gala y empiezan a gritar, intentando hacerlo durante más tiempo que el país ajeno. Se supone que el grita más, gana. A continuación, se acercan al país vecino caminando de forma enérgica y estrambótica. Los pasos acaban con poses de chulería mirando a los soldados contrarios. Mientras, en la gradas, hombres y mujeres gritan consignas a favor de su país.








La ceremonia acaba con un apretón de manos entre un soldado de cada bando y la bajada de la bandera de cada país. Eso sí, ambos ejércitos ponen un especial cuidadado para bajarla exactamente al mismo tiempo, ya que sería un deshonor que su propia bandera estuviese alzada menos tiempo que la del otro.



La ceremonia dura una hora. Es un espectáculo divertido al que vale la pena asistir, si se tiene tiempo, durante la visita a Amritsar.

EN RUTA


La circulación por calles y carreteras en la India es una pura anarquía. Pese a la señalización y las marcas viales, cada conductor hace lo que le da la gana. No se respeta los carriles y los semáforos son un objeto de decoración que nadie tiene en cuenta. Acostumbran a conducir a base de bocinazos, por lo que el ruido es incesante. 

En la foto a continuación, íbamos circulando mientras se sorteaba a izquierda y a derecha los vehículos que venían en dirección contraria. Un verdadero caos que nos mantenía continuamente en vilo, lo curioso es que tienen tal destreza en maniobrar  que, durante todo el viaje, salimos sin un solo rasguño, aunque con más de un susto.


Los camiones paquistanís  alegraban la ruta con sus pinturas y su colorido.




Centro de  Oftalmología sij

Cerca de Chandigart nos invitaron a visitar un Centro de Oftalmológía en el que se hacía revisión a gente necesitada. Especialistas sijs de todo el mundo acudían allí, al menos una vez al año,  a prestar sus servicios de forma gratuita.


En una sala se agrupaba a los pacientes que esperaban pacientemente que se les avisara. Les hacía una revisión de la vista y se les proveía de gafas.






Nuestro guía nos puso en contacto con algunoss especialistas sijs que vivían en Gran Bretaña.


En una de las salas contiguas se llevaba a cabo, y sin interrupción,  la lectura del libro sagrado de los sijs.




En una sala comían hombres y mujeres por separado.





Campos de arroz

Seguimos  ruta en dirección a Daramsala, atravesando una extensa zona de campos de arroz.








Mientras disfrutamos del paisaje, que va cambiando rápidamente y se va volviendo cada vez más verde, a medida que nos acercamos a Dharamsala.



También Podría Gustarte

0 comentarios

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Google+ Followers