3. AMRITSAR

13:49

En Amritsar la capital espiritual del sijismo, visitamos el Templo de Oro, uno de los lugares más fascinantes para visitar en India.











AMRITSAR


De Haridwart nos fuimos hacia Amrtsar  (407 km), una ciudad situada en el Estado de Punjab, muy cerca de la frontera con Pakistán.  

Amrtsar está considerada la capital espiritual del sijismo porque en ella se encuentra el espléndido Templo de Oro, conocido en la India como Harmandir Sahib, un centro de peregrinación al que acuden millones de personas y la mayoría de los sijs lo visita por lo menos una vez en su vida, especialmente durante ocasiones especiales como alumbramiento, cumpleaños y matrimonio.

Las blancas paredes de mármol  del templo están cubiertas de oro puro que proviene de las donaciones hechas por los sijs de todo el mundo, que también se ocupan de su mantenimiento.

Tiene cuatro entradas, una a cada lado, que simbolizan la apertura de los sijs a todas las religiones, entre otros aspectos. Y es que el sijismo es una religión panteísta, creada por Gurú Narak (1469-1538), un hindú fuertemente influenciado por dos religiones: hindú y musulmana y que, tras varias peregrinaciones a los principales lugares de culto de ambas, decidió crear una nueva religión que acabara con los conflictos y fuertes luchas existentes entre los seguidores de ambas creencias.

"No hay hindúes, no hay musulmanes; no hay más que un Dios, la Verdad Suprema" es su lema.











En el interior del Templo se venera al Granth Sahib, el libro sagrado de los sijs. Hay tres músicos sentados en un estrado, que cantan delante de micrófonos su lectura,  y la música se difunde por todo el recinto del estanque. Es un cántico constante, una melodía infinita, que no cesa en las 24 horas del día, pues los músicos se van turnando. 


Grabados en el oro se pueden leer versículos del libro sagrado de los sijs














La entrada al templo es libre pero hay que cubrirse la cabeza y entrar descalzo.






Un buen sij deberá observar las cinco 'Ks' como símbolo de aceptación y compromiso con el sijismo:
  • Kesh, pelo largo sin cortar y barba sin afeitar.
  • Kangha o peineta de madera.
  • Kirpan, el sable o cuchillo. En sus orígenes era una espada ceremonial pero, actualmente, es una pequeña daga. El kirpan nunca debe desenvainarse para atacar, pero puede usarse para la autodefensa o para proteger a un tercero.
  • Kara, pulsera metálica en la muñeca derecha.
  • Kachha, calzón debajo de la vestimenta habitual.

Los sijs han sido tradicionalmente los guerreros de la India y la guardia personal de los primeros ministros. En una intentona independentista, en la que reclamaban la independencia del Punjab, la primera ministra Indira Gandhi, ordenó al ejército el asaltó al interior del Templo Dorado y hubo una gran matanza. Muchos sijes consideraron el ataque como una profanación a su sitio más sagrado e Indira Gandhi fue asesinada, a los pocos meses, por dos de sus guardaespaldas (ambos sijs) el 31 de octubre de 1984. 


Los impresionantes 'Guardianes del Templo' son los encargados de hacer respetar las reglas dentro del recinto, empuñando su lanza.






Hay sijs que no se han cortado nunca el pelo. Para recogerlo primero lo sujetan con una tela normalmente negra, el keshi y después el turbante, una pieza de tela de siete metros que se coloca siguiendo una técnica especial.







En las cocinas un organizado equipo de hombres y mujeres prepara el chapati (pan) y el dahl (guiso de lentejas) que se ofrece de manera gratuita a más de 10.000 personas cada día. Además, es posible pernoctar en los gurudwaras, especie de dormitorios colectivos, sin pagar nada durante tres noches.











En el año 2004 el Templo de Oro fue declarado Patrimonio de la Humanidad. Sin duda, es uno de los lugares más fascinantes a visitar en la India, a nosotros nos gustaba tanto que fuimos todos los días que estuvimos en Amritsar, antes o después de otra excursión.





Durgiana Temple

Otro monumento importante de Amritsar es el templo de Durgiana. Aunque de menores dimensiones, tiene la misma estructura que el Templo de Oro de los sijs: un santuario en medio de un estanque accesible por un puente. Pero, en este caso, se trata de un templo hinduista dedicado a la diosa Durga. A veces se llama templo de plata por sus puertas de plata talladas.













Nos alejamos de las calles cercanas al Golden Temple, caóticas y ruidosas, para conocer los barrios de la ciudad.
























































Nos encantó visitar Amritsar, su Templo Dorado y su gente.




También Podría Gustarte

0 comentarios

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Google+ Followers