1. DEL GANGES AL HIMALAYA: DELHI

19:28


Ruta del Ganges al Himalaya

Iniciamos nuestro viaje por la ciudad de Delhi, visitando algunos de los lugares y monumentos más interesantes y  callejeando por las calles del Viejo Delhi.






INDIA - Agosto del 2010

Ésta sería nuestra segunda visita a la India, un país ubicado en el sur de Asia,  que con una superficie de 3 287 263 km2  y sus más de 1.240 millones de habitantes, es el segundo país del mundo con más población. 

Esta vez, iniciaríamos la ruta en Delhi para ir subiendo hacia el norte, a través del Himalaya, hasta llegar a la región de Ladakh, la denominada "Pequeño Tibet" pero, desgraciadamente, no la podríamos culminar debido a los graves sucesos que en aquel año, allí, acontecieron. Un alud de barro y piedras sepultó pueblos enteros y nos nos pilló porque se hundió el puente  que debíamos atravesar para llegar  allí.

"Del Ganges al Himalaya" fue un viaje que nos organizó a medida una pequeña agencia de Barcelona. Desde el primer día, tuvimos a nuestra disposición un coche con conductor y guía, para realizar el siguiente itinerario, cuyo final tuvimos que modificar:

ITINERARIO

1- Barcelona - Delhi
2- Delhi
3- Desli - Haridwart
5- Rishikesh - Chandigarh - Amritsar
7- Amritsar - Dharamshala
8- Dharamshala
9- Dharamshala - Manali
10- Manali
11- Manali - Sarchu
12- Sarchu - Leh
13- Leh
14- Leh - Lamayaru - Leh
15- Leh - Delhi (vuelo) - Agra
16- Agra - Delhi - vuelo de regreso
17- Llegada a Barcelona



INICIO DEL VIAJE

DELHI - Agosto 2010

Delhi fue el inicio y el final de nuestro viaje. Llegamos con un vuelo regular desde Barcelona y, a pesar de que habíamos estado en la India en 1991, sentimos de nuevo el shock inicial ante el caos, el ruido, la suciedad, el ambiente de extrema pobreza y la elevada temperatura del mes de agosto, cargada de humedad. Pero algo tiene la India de que a pesar de que puede agobiar, también  atrapa , y es el contraste de sus costumbres y tradiciones, tan diferentes a los de nuestra cultura occidental y el colorido que la rodea.

Visitamos algunos de los lugares y monumentos más interesantes y callejeamos por los barrios populares, donde más se pueden observar las costumbres y la auténtica vida de la India.


Jami Masjid


Es una de las mayores mezquitas de la India y el principal centro de culto para los musulmanes de Delhi. Fue construida por el emperador mogol Shah Jahan, que quería construir una réplica de la que hay en la ciudad de Agra. Está situada encima de una pequeña colina y consta de tres cúpulas hechas en mármol blanco y negro, con una mezcla de estilos mongoles e hindúes y contiene algunas reliquias del profeta Mahoma: un pelo, una sandalia y la huella de su pisada.

Como en todas las mezquitas hay que dejar los zapatos fuera, no se puede entrar con pantalón corto y sin mangas. Son muy estrictos con las normas por lo que si no cumples los requisitos te plantifican cualquier trapo. A mi me tocó la túnica de lunares y, la verdad, que no me hizo mucha gracia, pues muy higiénica no parecía.




El Fuerte Rojo

Está situado frente a la mezquita de Jami Masjid. Toma su nombre por el color de la piedra arenisca roja con la que se construyó. Fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en el año 2007. Fue construido por el emperador mongol Shah Jahan, mucho más conocido por ser el artífice del Taj Mahal. Como lo habíamos visitado en nuestra primera visita a la India, esta vez sólo lo vimos desde afuera


Qutb Minar


Situado al sur de la ciudad, es el alminar de ladrillos más alto del mundo y el monumento islámico más antiguo de Delhi. Su construcción se inició en 1193 y se finalizó en 1368. Tiene una altura total de 72,5 metros. Su diámetro en la base es de 14,3 metros. Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en el año 1993.





Palacio Presidencial

Está situado en el corazón de la ciudad, en Connaught Place. Conocido como Rashtrapati Bhavan es todo un símbolo del poder colonial británico. Era la antigua residencia del virrey y, actualmente, la casa del presidente de la India. Es la mayor residencia presidencial del mundo, contiene 340 habitaciones, dos veces más grande que la Casa Blanca.

No pudimos conocerlo  por dentro porque estaba cerrado.



India Gate

La Puerta de la India fue construida en memoria de los soldados que perdieron la vida en la I Guerra Mundial. 



Desde aquí, la avenida de Raj Path, desemboca en la Rashtrapati Bhawan, la antigua residencia de los virreyes. Esta grandiosa obra arquitectónica del imperialismo, concebida por el arquitecto Edwin Lutyens, comprende más de 1.200 hectáreas de espacios verdes, edificios del gobierno, residencias de los oficiales que durante el imperio gobernaron sobre millones de indios y  los mejores restaurantes internacionales .



Raj Ghat

Es el monumento dedicado a la memoria de Mahatma Gandhi. Se trata de una plataforma de mármol negro que se erigió para recordar el lugar donde fue incinerado,  en 1948. Es un lugar sencillo pero cargado de emotividad y lugar de peregrinación. 



Templo de Bahai 


Conocido como el Templo del Loto debido a su impresionante forma que parece un despliegue de esta flor. El edificio fue completado en 1986, con un reconocido diseño arquitectónico que ha ganado numerosos premios arquitectónicos. Es el templo madre e invita a la gente de todas las religiones a rendir culto.



Templo de Gurdwara Bangla Sahib 

Es el principal templo sij de la ciudad de Delhi. Originariamente fue un palacio en que residió el octavo gurú sij, Gurú Har Krishan, durante su estancia en Delhi en el año 1664. En esa época, una epidemia de cólera asoló la ciudad y el gurú ayudó a los afectados ofreciendo ayuda y agua fresca procedente del pozo de la casa. El agua de este pozo es ahora considerada como curativa y sijs de todo el mundo acuden al templo para bañarse y recogerla para llevarla a sus hogares, convirtiéndose en un centro de peregrinación.

Se debe entrar descalzo y con la cabeza cubierta. En interior, suenan la música y los rezos ininterrumpidos durante las 24 horas del día. Todo el mundo es bienvenido, sin importar su edad, religión ni condición social y a los peregrinos que se acercan, se les ofrece una humilde comida.

La religión sij es la novena religión con mayor número de creyentes del mundo y su lema principal es ver a Dios en cada uno de nosotros. De ahí que la igualdad esté por encima de todo.

Ya en nuestra primera visita a la India este templo nos fascinó y no quisimos marchar sin volver a entrar. 







Los sij llevan el pelo largo enrollado en el turbante y no se pueden afeitar, una pulsera en la mano derecha y un pequeño sable (más adelante, entraré en detalles)






Templo de Akshardham.

Este gran templo fue inaugurado en noviembre del 2005, o sea, hacía tan sólo cinco años y quedamos maravillados de su arquitectura. Fue elaborado enteramente con piedra rosada y mármol de Carrara. Ni un pilar de hormigón se utilizó para levantarlo, no hay metales en su estructura y sólo oro, en la decoración. En su construcción colaboraron 3.000 voluntarios que ayudaron a 7.000 artesanos. 

Se trata de un fascinante complejo que cuenta la historia de la India y la vida del santo Swaminarayan un religioso hinduista que es la figura central de la «fe de Swaminarayan», una de las sectas del visnuismo (que es una de las religiones principales dentro de la religión hinduista, junto con el shivaísmo, el vedantismo y el shaktismo).





El monumento principal, ubicado en el centro del complejo, está tallado de arriba a abajo con detalles de flora, fauna, bailarines, músicos y deidades.  

Al entrar al templo requisan todas las pertenencias. No dejan pasar mochilas, cámaras ni móviles. Por lo que las fotos que adjunto a continuación las he bajado de internet.

Es una visita que no hay que dejar perder en Delhi. Es una maravilla.











Old Delhi

Recorrer las calles de la vieja ciudad es siempre una gran experiencia y  donde se puede apreciar como transcurre la auténtica vida en la India. En las imágenes que adjunto, a continuación, no he querido desestimar algunas que pueden dañar la sensibilidad de más de una persona, pero he decidido incluirlas porque no dejan de ser una realidad constante en la India.

De la calle principal, caótica y ruidosa, salen calles que forman laberintos repletos de bazares y negocios donde parece que el tiempo se detuvo hace siglos. De hecho, Delhi, es una de las ciudades habitadas más antiguas del mundo.













Encantadores de serpientes ofrecen la cobra al turista que se atreva, por tan sólo unas rupias, aunque creo que actualmente el gobierno indio ha prohibido tener serpientes domésticas , por lo que los encantadores de serpientes están condenados a la ilegalidad.





Por calles sin pavimento, los coches circulan en todas direcciones, y entre ellos, se mezclan las motos, las bicicletas y los rickshaws, que van esquivando a los viandantes,  con el ruido incesante de las bocinas.





Los comerciantes están agrupados por gremios. Se pueden ver bazares de artesanías, adornos, bisutería, libros, calzado de piel de camelo, figuras de madera de sándalo y palo de rosa, piedras preciosas, .....











Janpath Market o mercado tibetano, es un lugar donde se pueden encontrar tejidos típicos, mantas, bolsos,  blusas, chalecos...de todos los colores, tamaños y a muy buen precio. Es muy bonito y colorido. Aconsejo  ir y regatear si se desea adquirir algo.




Por las calles del "Viejo Delhi" el turista es muchas veces la atracción de jóvenes y niños, que piden fotografiarse con nosotros.


Les gusta que les enseñemos las grabaciones y las fotos que les hacemos.


Debido a que las condiciones higiénicas de la India son tan precarias, uno de los consejos que nosotros aplicamos a rajatabla, fue no beber agua que no fuera embotellada, ni siquiera lavarnos los dientes con agua del grifo en los hoteles y no comer nada de la calle. Íbamos a los restaurantes que nos aconsejaba el guía o bien en los hoteles, evitamos comer frutas sin lavar o sin pelar, así como verduras y hortalizas crudas. Nuestro estómago nos lo agradeció y no tuvimos ningún problema.




Diseños de ropa infantil.




















Los santones o sadhu (Saa-dhu) recorren las calles. Son ascetas hindú o monjes que siguen el camino de la penitencia y la austeridad para obtener la iluminación. Viven únicamente de las limosnas de los fieles y son gente venerada y bien considerada. Es la cuarta fase de la vida en la religión hindú, después de estudiar, de ser padre y de ser peregrino.






Mercado de las especias

Una de las zonas que más nos impactó fue la del mercado de las especias, situado en el centro de la parte antigua. Es el mercado más grande de Asia de especias. 

Se trata de un conjunto de calles estrechas con ambiente caótico, donde se vende, especialmente al por mayor, toda clase de especias, frutos secos, hierbas y productos alimenticios como arroz y té. Lo mejor es llegar andando, está cerca del Fuerte Rojo.


Hombres portando sacos cargadados de pimienta, azafrán y chiles, que parece imposible que pueda mover.





























Peluqueros, zapateros, planchadores, dentistas, técnicos de informática, ... son oficios que se mantienen vivos  en las calles  ante la imposibilidad de hacerse con un local.









Hospital jainista de pájaro

Frente al Fuerte Rojo, un hospital de confesión jainista recoge y cura a los pájaros malheridos. Para esta religión surgida en India hace casi 3.000 años cualquier vida, grande o pequeña, es sagrada y como tal debe protegerse.

Los jainistas son vegetarianos estrictos. Algunos de sus monjes y monjas se tapan la boca y llevan una escoba con la que barren el suelo cuando caminan para evitar tragar o aplastar a un insecto por descuido.

Entre 3.000 y 4.000 aves reciben tratamiento gratuito en este edificio de tres plantas. Alas seccionadas, patas rotas, enfermedades oculares e intestinales son algunas de las dolencias tratadas.

Para los perros o gatos "se encuentran fácilmente clínicas privadas, o administradas por el gobierno o por oenegés, pero para los pájaros no hay nada", explica el doctor Dheeraj Kumar Singh mientras nos muestra un pasillo con cajas superpuestas de papagayos, cuervos o cotorras.



Al pie de algunos bares y restaurantes, grupos de hombres en cuclillas esperan que les regalen los restos de comida. Pertenecen a la casta de los "intocables".

En el sistema de castas de la India un intocable es una persona que, de acuerdo con las creencias hindúes tradicionales, se considera fuera de las cuatro varnas o castas y no pueden alcanzar la iluminación. Viven aislados en sus propias comunidades y sólo se les permite realizar trabajos marginales


Como no hay contenedores de basura, ésta se acumula por cualquier sitio. 




















Mujeres con coloridos saris, el vestido más típico de la India.









Vendiendo adornos de flores para ofrendas y ceremonias: rosas, lotos, jazmines, caléndulas,...






Aunque la India declaró oficialmente erradicada la lepra hace más de una década, la realidad es que sigue siendo el país del mundo con más leprosos, enfermos que aún siguen cargando en el siglo XXI con los estigmas que arrastra esta enfermedad desde tiempos bíblicos. Existen unas 700 colonias en las que conviven leprosos con vecinos sanos y es que, pese a creencias erróneas que han pervivido durante siglos, cerca del 99 % de la población es inmune o resistente a la bacteria, no se contagia por contacto y la lepra tiene cura, que se produce en menos de un año en la mayoría de los casos.


 Ambiente con mezcla de miles de olores: especias, flores, fruta,  comida,  grasas,   sudor, ....




Duchas improvisadas en la calle.


Niños pidiendo y viviendo en la calle. Una triste realidad de la India.


Imágenes difíciles de olvidar. Delhi cuenta con 20 millones de habitantes, de los cuales 4 millones viven bajo el umbral de la pobreza







Para los hindúes, los “hijras”, como se conoce a los transexuales, son sagrados. Se los considera tocados por los dioses y su bendición es sinónimo de buena suerte. Por eso, a menudo se los invita a bodas, nacimientos, inauguraciones de viviendas y otras celebraciones a cambio de cuantiosas propinas. Otros recorren los vagones de trenes o esperan a los conductores en los semáforos en rojo para conseguir dinero por sus buenos deseos y tienen su propio templo en Becharaji. Sin embargo, son una de las comunidades más marginadas en el país porque no entran en las categorías estereotipadas de hombres o mujeres y sufren discriminación en acceso al empleo, la educación o la sanidad.













Una imagen espeluznante de una mujer cuyo rostro ha sido atacado con ácido. En la sociedad patriarcal de India, los hombres que se sienten despreciados recurren al ácido como arma de represalia, causando estragos en la vida de miles de mujeres jóvenes que rechazan propuestas de matrimonio, insinuaciones sexuales o que se ven atrapadas en el fuego cruzado de las disputas domésticas.


Vacas y cabras, deambulan por las calles y van consumiendo los restos de basura.








Posiblemente es el país que conocemos , en el que las personas son más amables y amistosas. Era muy fácil entrar en contacto.








Los monos recorren las calles de Delhi y están en todas partes.








A pesar de las contradicciones, de la innegable suciedad, de la desconcertante pobreza y el tráfico impresionante, India es un país que captura y no deja a nadie indiferente.





También Podría Gustarte

0 comentarios

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Google+ Followers