1. SUR DE MARRUECOS

21:52



En este viaje nos introducimos en las dunas de Erg Chebbi (Merzouga), seguimos por la ruta de las Kasbahs, la cordillera del Atlas  y finalizamos  en la ciudad de Marrakech.











OCHO DÍAS POR MARRUECOS ( del 30/9 al 8/10/2018)

Conocíamos algunas ciudades de Marruecos  y teníamos pendiente el desierto del Sahara.

En la feria de turismo,  B-Travel  coincidimos con Noemí, de la empresa Xaluca, que supo atraer nuestra atención describiéndonos una ruta por el sur,  que nos pareció muy atractiva, por lo que nos animamos a realizarla con una pareja de amigos.

Xaluca es una agencia fundada por un catalán, de Sabadell, enamorado de Marruecos y está muy especializada en la zona. El viaje estuvo muy bien organizado, los hoteles (algunos de su propiedad)  excelentes, bien situados,  habitaciones muy amplias y con una decoración exquisita,  acorde a la zona. El personal muy atento y agradable.

Un viaje estupendo que nos atrevemos a recomendar aunque la precariedad de esta zona,  en un país tan cercano al nuestro, en algunos momentos nos ha entristecido.


Un poquito de historia

Marruecos es el resultado de 3.000 años de historia, de la influencia de distintos grupos étnicos ancestrales. A diferencia de otras naciones norteafricanas, ha estado habitado desde tiempos inmemoriales. Los bereberes, o amazing, se instalaron hace miles de años y llegaron a controlar todo el territorio comprendido entre Marruecos y Egipto. Divididos en clanes y tribus, siempre han guardado celosamente su independencia y precisamente esta característica les ha ayudado a conservar una de las culturas más fascinantes del continente.

A finales del siglo XIX se introdujeron los europeos, y con ellos una larga etapa de renovaciones coloniales, hasta que el sultán Mohammed V creó un partido independentista que finalmente aseguró la independencia marroquí en 1956. Fue sucedido cinco años más tarde por su hijo, Hassan II, que en 1961 se proclamó rey de Marruecos y desde entonces está constituida como una monarquía constitucional y de derecho divino al mismo tiempo. 

Desde su independencia Marruecos reclamó el territorio del Sahara Occidental (antes Sahara español).  En agosto de 1974, España, que deseaba retirarse, anunció la organización de un referéndum de autodeterminación para 1975 pero Marruecos se opuso y Hassan II organizó la Marcha Verde al Sáhara Occidental. Con una fuerza de 350.000 voluntarios doblegaron a los saharauis para reclamar la zona, muy rica en minerales, como propia. Los aproximadamente cien mil habitantes del Sáhara no aceptaron la invasión y el Frente Popular del Sáhara Occidental (Polisario) inició una guerra de independencia. En 1991, las Naciones Unidas intervinieron en un acuerdo de alto al fuego,  no reconociendo esta toma de posesión del territorio y el Sahara occidental es legalmente un territorio no autónomo (considerado aún no descolonizado), sin autoridad administrativa. 

En julio de 1999 el rey Hassan II, que había reinado como monarca absoluto fue sucedido a su muerte en el trono por su hijo, el rey Mohammed VI, quien prometió eliminar la corrupción del gobierno, facilitar la libertad de prensa e institucionalizar una reforma democrática, pero los cambios chocan contra el muro de un país todavía anclado en sus raíces feudales.

La religión que predomina es el Islam, que irrumpió en escena en el siglo VII, cuando los ejércitos árabes cruzaron su frontera. 

La moneda oficial es el dirham y el sueldo medio es de 400€ .

Recientemente, el  Gobierno de Marruecos ha anunciado la restauración de la mili, para hombres y mujeres, entre 19 y 25 años, después de que en el 2006 se suprimiera.





INICIO DEL VIAJE

Domingo, 30 de septiembre 

Salimos del aeropuerto de Barcelona a las 19.10h en dirección Casablanca, donde aterrizamos a las 20.25h (hora local, una hora menos en Marruecos). Después de una hora, más o menos, de espera, enlazamos con el vuelo Casablanca-Errachidia, llegando a éste último a las 24h. Allí nos estaba esperando Moha, nuestro guía y conductor que con un 4x4, nos trasladó unos 70 km a Arfoud, ciudad denominada  “la puerta del Desierto”, donde se encontraba nuestro primer alojamiento en la Kasbah Xaluca, catalogada como única en Marruecos por sus peculiares características. Un hotel precioso, con una estructura tradicional marroquí y un gusto decorativo exquisito. 

Nos dieron dos magníficas suites, que superaron nuestras expectativas y, como llegamos muy tarde, nos habían dejado una cena fría con arroz, pollo y fruta. Todo un detalle.


Ese día no madrugamos,  disfrutamos de un buen desayuno y  dimos un vuelta por las instalaciones del hotel.







Alrededor de las 10h Moham, nos vino a recoger con el 4x4, para iniciar el viaje. Puesto que al día siguiente regresaríamos al mismo hotel, nos permitieron dejar las maletas en las habitaciones y preparamos una bolsa con lo más básico para pasar la noche en el desierto. 

Iniciamos el viaje con un día de desierto total.

.......

Para continuar con el siguiente post haz click a::

  Fósiles marines-Dunas de Erg Chebbi






También Podría Gustarte

0 comentarios

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Google+ Followers