CÓRDOBA: FIESTA DE LOS PATIOS

22:10



Aunque ya conocíamos Córdoba, la hermosa ciudad andaluza a orillas del Guadalquivir, visitarla en la Fiesta de los Patios, fue todo un maravilloso espectáculo.




FIESTA DE LOS PATIOS (CÓRDOBA) (Mayo del 2017) 

Los patios de Córdoba son auténticos santuarios, que datan desde varios siglos atrás ocultos en casas particulares y que abren sus puertas al público, para dar la bienvenida a la primavera, en la primera quincena de mayo, durante el denominado Festival de los Patios en el que se realiza un concurso municipal con dos categorías en competición: “patio tradicional” y “patio de construcción moderna”.

La entrada es gratuita aunque se suele dejar un pequeño donativo a los dueños del patio. Se pueden visitar todos los días en horario de 11:00 a 14:00 y de 18:00 a 22:00 pero es aconsejable no hacerlo en fin de semana ya que, tras la reciente declaración de la Fiesta de los Patios Cordobeses como “Patrimonio Intangible de la Humanidad” por parte de la UNESCO, las colas que se forman a la entrada son enormes.


Origen de los patios

El clima seco y caluroso de esta zona del sur de España, con temperaturas que suelen pasar los 40 grados centígrados en los meses de verano, generó que sus habitantes -romanos primero, musulmanes luego- construyeran viviendas que les permitieran sobrellevar mejor estas condiciones.

Así fue que las casas se centraron alrededor de un patio provisto, por lo general, de una fuente y de un pozo para recoger el agua de las lluvias. Más tarde surgieron los pórticos o zaguanes y, para aumentar la sensación de frescor, la vegetación comenzó a cultivarse en abundancia. Estos espacios interiores, era donde las familias se reunían para escapar del calor del verano. Los romanos también utilizaron los patios para recoger el agua de la lluvia.



CONCURSO DE PATIOS POPULARES


Se encuentran divididos en seis áreas de la ciudad: Santa Marina-San Andrés, San Lorenzo-San Agustín, Regina-La Magdalena, San Pedro-Santiago, Judería y San Basilio. 

Aunque se suelen visitar por libre, también se ofrecen visitas guiadas:  http://patios.cordoba.es/es/  

A continuación expongo algunos de los que visitamos que más nos gustaron:


Patio 35. C/ Maese Luis, 9 (Zona de San Pedro y Santiago).


Iniciamos nuestro itinerario visitando este patio que se encontraba cerca de nuestro hotel y  de la plaza Corredera. Es un lugar agradable con vegetación abundante y variadas flores: Geranios, begonias, cintas, rosas, hortensias, pendientes de la reina,... En uno de los muros tiene un surtidor que provee el agua para el riego, que cae a una pequeña acequia que la traslada a una fuente hecha de ladrillo.

La señora Isabel López es la propietaria de la vivienda desde 1985 y ella se preocupa de cuidar sus plantas.






Patio 30. Calle Judíos, 6 (Zona de la Judería).
Esta casa-patio, situada a escasos metros de la Sinagoga de Córdoba, cuenta con un pasado de tres siglos, a lo largo de los cuales fue fábrica de velas, hospital y vivienda vecinal. Es de planta cuadrangular, con paredes encaladas recubiertos de macetas y en el centro un surtidor rodeado por una estrella de cinco puntas.







Patio 43. C/ Martín de Roa, 2  (Zona de San Basilio).
Un bello rincón poblado de plantas con flores dispuestas en macetas colgando de las paredes y distribuidas sobre el suelo. A esto se le suma un pozo,  rejas y balcones engalanados, cerámicas y enseres. Un verdadero deleite para los ojos.







Patio 45. Casa de "El Langosta". Calle Martín de Roa, 9/ Pza. del Langosta ((Zona Alcazar Viejo)). 

Forma parte de un conjunto de dos casas con una sola entrada principal que se bifurca en dos para dar acceso al nº 7 y nº 9 de la misma calle. Ambas son antiguas casas de vecinos conservadas casi intactas con su humildad y sencillez y que explotan en una variedad de color y olor con las paredes encaladas cubiertas de macetas con geranios y gitanillas. 













Patio 44 - C/ Martín de Roa, 7 (Zona  de San Basilio). 
Es el  patio que corresponde a la casa nº 7 y que comparte la  misma entrada con la anterior casa nº 9. Estos patios se encuentran entre los más premiados de los que Concursan en Mayo y verdaderamente, a nosotros, nos enamoraron.





Patio 42 - C/ San Basilio, 14  (Zona Alcazar Viejo).
Un patio muy alegre y colorido, adornado con numerosas macetas de color rojo carruaje que cubren casi totalmente el blanco de las paredes. Sobresalen: geranios, gitanillas, costillas de Adán, helechos, cintas, claveles, .... 
El pórtico está compuesto por tres arcos pintados de amarillo, que era el color original y se han conservado la cocina y los lavaderos,  antiguas dependencias de la casa.














Patio 41. San Basilio,15
Es un pequeño espacio bien cuidado pero sin los atractivos de los anteriores patios.





Patio 40. C/ San Basilio, 22 (Zona Alcazar Viejo)
Destaca por la multitud de macetas verdes en los muros y un pozo de tradición árabe que dicen que "bebe de la misma agua que el patio de los naranjos" y "en primavera, el patio parece un mantón de manila de muchísimos colores".
En 1961 era un patio que compartían 9 familias y, en 1990, la casa sufre una gran remodelación, dividiéndose en tres viviendas. 
Por este patio han pasado personajes tan variopintos como Carmen Sevilla, la Duquesa de Alba, Curro Romero, .... Cuenta la dueña que a Carmen Sevilla no se le ocurrió otra cosa que regar las macetas con una mangera.... y claro acabó chorreando.








Patio nº 9.  C/ Marroquies, 6 (Zona Santa Marina - San Agustín)
Es uno de los patios más conocidos y el que más premios ha recibido, concretamente en la especialidad de arquitectura antigua. En realidad se trata de una calle entera ajardinada con más de una veintena de viviendas y varios talleres artesanales y una pequeña sastrería. Personalmente, es el que más nos gustó de todos.
Tan pronto se accede al patio por una puerta de cancela, nos llega el agradable aroma y el colorido de  gran variedad de flores y vegetación que han sabido colocar en rincones con mucho encanto. 

Las viviendas se encuentran a ambos lados de la calle, todas de ellas de una sola planta. Destaca una habitación al aire libre con nueve lavaderos y un pozo, se trata de un antiguo espacio común. También hay cocinas y retretes comunes, que dan la sensación de que el tiempo no ha pasado por allí.

A diferencia de otros patios aquí las macetas no se han pintado para no quitar protagonismo a las plantas, aunque sí los marcos de puertas y ventanas de color azúl de viana.






 





























Patio nº 8.  C/ Chaparro, 3 (Zona Santa Marina - San Agustín)
Esta casa, construida en 1988, se compone de seis viviendas y desde sus inicios los vecinos han mantenido la tradición de las casas de vecinos de Córdoba, como espacio de convivencia y entorno donde compartir los buenos momentos. Es una construcción de arquitectura moderna, con joven vegetación  pero muy agradable para compartir buenos momentos y en la noche refugiarse del calor.







Patio 14. C/ Parras, 5, ( Zona Santa Marina- San Agustín)

Casa de vecinos en la que vivieron hasta seis familias hasta y que actualmente pertenece a una, que la adquirió en la década de los 80. Lo más destacable de este patio es la bella composición vegetal y floral.






Patio 13. C/. Parras, 8. (Zona Santa Marina, San Agustín)
Ubicado en una casa de más de 400 años, este patio formó parte de un convento y posteriormente de un cuartel. La dueña es amante y coleccionista de plantas curiosas y exóticas y tiene algunos ejemplares nos muestra.  A pesar de ser un patio de arquitectura renovada conserva varios elementos antiguos, como dos pila de lavar, un pozo y cinco arcos de piedra.







Patio 12. C/ Parras, 6. (Zona Santa Marina, San Agustín)
Dicen de ese patio que respira poesía porque es la casa nació donde nació el famoso poeta cordobés Pablo García Baena, como da fe la placa colgada en la fachada. El origen de esta casa deducen que podría rondar el año 1530 y junto con otras casas formaba parte de un cuartel, luego un hospital y después de un convento. Dicen que el patio, a través de los años, no ha cambiado mucho y en él destaca un antiguo pozo




Patio 5. C/ Pedro Fernández, 6  (Zona Regina- Realejo).
De arquitectura moderna pertenece a una familia que tiene el patio como un verdadero vergel, con una gran variedad de flores, matices y fragancias y les gusta mostrar todas las variedades y comentarlas: pendientes de la reina con capullos dobles, gitanillas de todos los colores, farolillos chinos, begonias, geranios, camelias, hortensias, clavelinas, ibiscus, verbenas, helechos, petunias, azucenas, ....etc, etc. De hecho, le llaman el Patio de las mil flores..”








Patio nº 33. C/, Gutiérrez de los Ríos,  33 (Zona Regina - Realejo).
Construido hace 20 años en un viejo solar, conjuga la arquitectura moderna con la tradicional. Entrar en él es como entrar en un oasis de paz con una explosión de color y un ambiente relajado. Fue uno de los que más nos gustaron.
La decoración está compuesta por macetas, barreños metálicos, platos ornamentados o piezas de cerámica. En el centro diversas flores adornan una mesa que se encuentra entre un naranjo y un limonero, cuya presencia está acompañada por una buganvilla
Una piscina aparece en una segunda altura, tras tres peldaños y cubierta por un seto, un limonero y bordeada de flores. Desde abajo aparenta un estanque gracias a la falta de escaleras y a dos surtidores de agua que surgen de uno de los muros.









Patio 24. C/ Isabel II, 1 (Zona Santiago -San Pedro)
Un rincón, que podría ilustrar un cuento de hadas. En la estructura del patio destacan dos capiteles de arte islámico que sustentan parte de la planta superior y que están rodeados, con gusto exquisito, de flores y vegetación, entre las variedades: alegrías de flor doble, calceolarias, coles ornamentales, camelias, pendientes de la reina y campanillas entre otras







Como homenaje a todos los vecinos que cuidan los patios y cuya labor ha permitido que la Unesco declare Patrimonio Inmaterial de la Humanidad la Fiesta de los Patios de Córdoba, se ha instalado una escultura, en la Puerta del Rincón, que  representa a una mujer que riega un tiesto con una caña, obra del escultor José Manuel Belmonte, 


 Nos quedaron muchos patios por visitar por falta de tiempo y por las largas colas que se forman en fin de semana. No obstante, volvimos encantados y maravillados por su sencilla y colorida belleza. Los patios son verdaderos tesoros que se encuentran ocultos y que hay que aprovechar, en este particular momento del año, cuando se abren al público.









También Podría Gustarte

1 comentarios

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Google+ Followers