9. REGRESO II: MONTECARLO Y LA PROVENCE (FRANCIA)

18:04



En la segunda etapa de regreso a casa, visitamos Montecarlo y Aix-en-Provence, donde hicimos noche, y al día siguiente, antes de partir, nos acercamos hasta los campos de lavanda.













MONTECARLO

Interrumpimos nuestra ruta parar visitar Mónaco, el país más pequeño del mundo después del Vaticano. Su distrito más famoso, Montecarlo,  es sinónimo de lujo, glamour y elevado nivel de vida.





El  distrito de Montecarlo fue creado en 1856 cuando el Príncipe de la época Carlos III de Mónaco autorizó la creación de un casino con la intención de nutrir sus arcas, tras la pérdida de ciertos feudos en territorio francés. Mientras Francia abandonaba los últimos retazos del feudalismo, en Mónaco se mantenían y las fuertes inversiones convirtieron el barrio de Montecarlo y su Casino, en un fuerte referente de la Costa Azúl francesa.

Pero lo que en un principio estaba rodeado de numerosos palacetes y residencias de lujo es, hoy en día, debido al boom inmobiliario que se inició en 1970, una montaña rellena de edificios horribles que han modificado el paisaje del barrio.

Con una larga tradición de competiciones automovilísticas, Montecarlo alberga uno de los circuitos más carismáticos de la Formula 1. En las calles más famosas, hay un constantemente tráfico de coches exclusivos de lujo y deportivos que sus propietarios pasean y llaman la atención de los turistas. Marcas como Ferrari, Porsche, Lamborghini, Rolls Royce, son de lo más común.



















   Rolls-Royce 400.000 €

    Rolls-Royce. Cocktail Hamper Edifición limitada (1 de 15). 38.000 €









Casino de Montecarlo

El famoso Casino de Montecarlo fue construido por Charles Garnier, el arquitecto de la Opera Garnier de París. Frente a la entrada  los turistas se aglomeran para ver a los famosos que salen alardeando de sus flamantes coches.


La visita del  Casino es gratis.


    Hotel de París, en un lateral del Casino.

    Al fondo, el Casino




AIX-EN-PROVENCE

Llegamos a Aix-en-Provence y después de hacer el chek in en el hotel salimos a conocer el casco antiguo de la ciudad, que nos sorprendió gratamente.

Era ya avanzada la tarde y había mucho ambiente. El centro, mayoritariamente zona peatonal, está repleto de terrazas donde la gente se reúne para charlar, comer o tomar algo. En las callejuelas hay bonitos edificios del siglo XVII y XVIII, plazas por doquier con innumerables fuentes y comercios variados.

Aix-en-Provence es la antigua capital de la región histórica de Provenza y pertenece al área urbana de Marsella. De origen romano, fue fundada en el 122 a.C con el nombre de Aquae Sextiae. Posee un patrimonio arquitectural rico y son famosos sus festivales de arte lírico.

    Fuentes en todas la plazas.











                            El Palacio de Justicia, en la avenida principal, le cours Mirabeau


    Comercio tradicional.

CAMPOS DE LAVANDA

Aprovechando que junio es una época de pleno apogeo para la lavanda, decidimos repetir la visita que hicimos hace unos años a Valensole (a 70km), la zona donde se concentran grandes extensiones.

























Quizá demasiadas fotos pero ante tal belleza era algo irresistible.







En la Provence dimos por finalizado nuestro viaje a los Dolomitas. Habíamos superado todos los objetivos que nos marcamos al inicio,  el buen tiempo nos acompañó y fue un viaje precioso 

Emprendimos el regreso a casa,  a 372 km,  con plena satisfacción.

También Podría Gustarte

0 comentarios

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Google+ Followers