9. EDIMBURGO: Castillo de Edimburgo, Royal Mile , Catedral de St Giles, Victoria Street, Cementerio Greyfriars, Palace of Holyroodhouse, Parlamento- New Town

7:00



Terminada nuestra ruta por tierras escocesas, sólo nos quedaba conocer la capital, una ciudad  con muchos rincones que conservan su aspecto medieval.

Fueron tres días completos  en Edimbugo, que aprovechamos al máximo.












EDIMBURGO

Es la capital de Escocia desde 1437 y es donde se ubica el Gobierno. Está compuesta por dos zonas diferenciadas, la Old Town (Ciudad Vieja) y la New Town (Ciudad Nueva), ambas nombradas Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en el año 1995 y separadas por los jardines de Princep Street. 

Su impresionante castillo, sus edificios oscuros pero bien conservados y sus magníficos jardines, hacen de ella una ciudad misteriosa y evocadora. Pasear por sus callejones medievales nos traslada a otro siglo, sino fuera por la gran afluencia de turismo que en ella se concentra y le resta cierto encanto. 


Para visitar la ciudad adquirimos el billete Royal Edinburgh que incluye, durante 48 horas, la visita al Palacio de Holyrood, el buque real Britannia y el Castillo de Edimburgo, así como el transporte en los buses City Sightseeing, Edinburgh Tour y Majestic Tour (56,69€ ). A nosotros nos salió a cuenta. Se puede adquirir al llegar a la ciudad o bien reservarlo a través de la siguiente dirección:

Castillo de Edimburgo

Nuestra primera mañana la dedicamos a la visita de la antigua fortaleza que se alza sobre una colina. Como suele estar a rebosar de turismo, acudimos a primera hora.

En ella se albergan las joyas de la corona de Escocia y la Piedra de Scone o Piedra del Destino (la piedra donde se coronaban los reyes de Escocia en Scone, que ya visitamos, y que Eduardo I arrebató y se llevó a Londres, siendo devuelta a Edimburgo en 1996). 

Desde sus murallas se pueden contemplar las impresionantes vistas sobre la New Town o ver disparar el cañón "de la una en punto", una curiosa tradición de Escocia que desvela la obsesión de la puntualidad británica.

Iragarkia

La visita duró unas tres horas. Con ayuda de una audioguía fuimos recorriendo todas sus estancias: la Capilla de Santa Margarita, las habitaciones reales, los Honores de Escocia y  las prisiones,  al tiempo que íbamos conociendo su historia, curiosidades y leyendas. 








Royal Mile

A continuación bajamos por la calle principal, denominada Royal Mile, que va desde el castillo al Palacio de Holyrood. En esta calle se encuentra la catedral de St. Giles, varios edificios históricos, los closes (pequeños callejones que llevan a antiguos patios), pubs y multitud de tiendas de recuerdos y prendas de tartan (tejido tradicional) de diferentes colores.










La Catedral de St Giles 

Es el principal edificio religioso de la ciudad, de culto presbiteriano. Data de finales del siglo XIV, siendo posteriormente restaurado en el siglo XIX. Su interior conserva unas vidrieras muy bonitas pero especialmente destaca La Capilla Thistle (Capilla del Cardo), con unos sitiales neogóticos en los que se sientan la orden de caballería más distinguida de Escocia durante las ceremonias, en correspondencia con los blasones de sus respectivas familias nobiliarias.





Muy cerca de la entrada hay un mosaico con un corazón en el suelo. Se trata de un recordatorio del lugar donde antiguamente estaba el cadalso y  es frecuente que la gente lo escupa para conjurar la buena suerte.



En la Plaza del Parlamento, junto a la catedral de St Giles se encuentra la columna de Mercat Cros, que se eleva sobre una estructura octagonal, adornada con escudos heráldicos y esculturas de unicornios. Las proclamas parlamentarias, las quemas y las ejecuciones se llevaron en este lugar desde el siglo XIV.


Continuamos nuestro recorrido por la Royal Mile hasta el cruce con la calle George IV Bridge, que nos lleva a Victoria Street, una calle con fachadas de colores a dos niveles, llena de pubs, terrazas, tiendas y mucho ambiente.






Victoria Street termina en la plaza Grassmarket,  cuya memoria está ligada a episodios de linchamiento, desórdenes y disturbios. Cuentan que en uno de sus callejones que desembocan en la plaza, tenían su guarida dos conocidos asesinos y exhumadores de cadáveres que atraían a sus propias víctimas para procurarse cadáveres y vender al respetadísimo médico Robert Knox. Capturados y condenados fueron ahorcados  en esa misma plaza.




Pero actualmente en la plaza de Grassmarket hay un ambiente muy agradable, con varias tabernas para sentarse a tomar algo y vistas del castillo desde los escalones que llegan hasta su base y en donde se reúnen los jóvenes.


Cerca está el Cementerio Greyfriars, donde se encuentra la tumba del popular perro Bobby y la de Tom Riddie, famoso por los libros de Harry Potter.

Antes de entrar, nos paramos ante la estatua de Geyfriars Bobby para tocar su nariz, que dicen que da buena suerte. Es el  perrito más querido de la ciudad, que se hizo conocido en Edimburgo en el siglo XIX por permanecer catorce años junto a la tumba de su dueño, hasta su muerte el 14 de enero de 1872.​ 


El cementerio es una maravilla, en cuanto arquitectura y está cuajado de historias a cuál mas increíble y espeluznante. Es fácil encontrarse con uno de los tours que recorren los lados más oscuros de la ciudad y de buena gana nos hubiéramos unido a uno.





Palace of Holyroodhouse

Al final de la calle Royal Mile, muy cerquita de nuestro alojamiento, se encontraba el Palacio de Holyrood, que durante siglos fue la residencia real y sigue siendo el lugar donde la Reina de Inglaterra, Isabel II, suele alojarse cuando visita la ciudad, normalmente una semana al año, que es cuando está cerrado al público.

Fue construido por el rey Jacobo IV, en 1498, en el lugar que ocupaba la zona de invitados de la abadía adyacente, cuyas ruinas también se visitan . Más tarde, entre 1538 y 1536, Jacobo V añadió la torre noroeste.


La visita al Holyrood Palace arranca en el patio, en cuyo centro hay una fabulosa fuente renacentista que ornamenta este espacio.


El interior del palacio es una sucesión de fastuosas salas y salones, con grandiosas molduras en los techos y paredes revestidas de retratos, tapices y obras de arte. Todo un reflejo de esplendor y grandeza.



Es el lugar perfecto para adentrarse en la historia de la realeza, entre sus muros hay mucha historia: coronaciones y bodas, intrigas y traiciones… Aquí contrajo matrimonio María Estuardo, reina de Escocia y asistió al asesinato del fiel secretario italiano Rizzio a manos de su marido, Lord Darnley. Se puede ver su habitación e incluso en el suelo de madera quedan rastros de las manchas de sangre de tan terrible suceso, que, según dicen, no se van por más que limpien.



Holyrood Abbey

Nuestra visita continua con la visita a las ruinas de la abadía , fundada por los monjes agustinos en 1128. Los orígenes del palacio se remontan a su existencia .

Según la leyenda, en 1127, cuando el rey David I estaba cazando en los bosques cercanos a Edimburgo, cayó de su caballo que se asustó al ver un ciervo. Sobre lo que sucedió a continuación existen varias versiones: algunas dicen que entre la cornamenta del animal apareció una cruz resplandeciente; otras, que en las manos del rey apareció un crucifijo que le permitió defenderse. Sea como sea, el rey pudo huir. Y, como agradecimiento, fundó la Holyrood Abbey, la abadía ‘de la Cruz Sagrada’.

 A pesar de haber  sido el sitio de muchas coronaciones reales, ceremonias matrimoniales,  sepulturas de monarcas y  realezas, a lo largo de los siglos, sufrió numerosos ataques, guerras y saqueamientos. Fue restaurada varias veces pero en 1768 el techo colapsó con un huracán, quedando hasta hoy en día en un estado ruinoso.







El palacio junto con las impresionantes ruinas de la abadía es una visita imprescindible y con ayuda de la audioguia resulta muy completa e interesante.

Parlamento

A pocos metros del palacio, se encuentra la sede del Parlamento de Escocia. El edificio, con un diseño muy moderno, fue inaugurado en septiembre de 2004. Su arquitecto fue Enric Millares, arquitecto catalán que murió en el año 2000, durante la construcción del edificio.

Es un edificio con mucha originalidad, aunque contrasta mucho con los edificios de la Ciudad Vieja. Consta de seis plantas por un lado y cuatro por el otro.

Se puede visitar gratuitamente e incluso se realizan visitas guiadas por las diversas salas donde se desarrollan los debates y hasta, si ese día hay sesión, se puede entrar como oyente.





Old Town

Old Town  está separada de New Town  por los jardines de Princep Streetla gran artería de la ciudad nueva y una calle muy comercial que corre paralela a la colina del castillo y al parque urbano más importante del centro de Edimburgo.

New Town a Ciudad Nueva se empezó a construir en el siglo XVIII para descongestionar la superpoblada zona vieja. Actualmente es una zona de amplias vías arboladas y hermosos edificios con fachadas neoclásicas. 



Al principio de Princep Street se alza Scott Monument,  una construcción de estilo gótico que se erigió en honor al escritor escocés Sir Walter Scott. Se puede ascender a la torre, a través de 287 peldaños, desde donde dicen se obtienen unas magníficas vistas de la ciudad (no lo pudimos comprobar porque cierran antes de las cinco y llegamos tarde).


Desde el monumento y Waverley Bridge hay unas vistas de la Ciudad Vieja fantásticas.





Atravesamos a la otra orilla por los Jardines de Princes Street, el parque urbano más importante del centro de Edimburgo, que fueron creados en 1820 tras drenar el North Loch. Es fácil ver ardillas que acuden si les ofreces algo.




Seguimos paseando por las calles que van ascendiendo al castillo, donde se encuentra la zona universitaria con unos antiguos e interesantes edificios.


Traspasar el edificio de  New College the University es como realizar un viaje al pasado. Los aficionados a la saga de Harry Potter estarán de suerte porque es como entrar en uno de los decorados de sus películas.

El edificio fue diseñado en 1789 con una plaza en medio, cuya intención original era centralizar allí toda la universidad (fundada dos siglos antes). Actualmente solo alberga la biblioteca, la escuela de derecho y algunas oficinas pero su imagen impacta.


La Universidad de Edimburgo es la cuarta universidad más antigua de Escocia y muy concurrida en el Reino Unido con sus 60.000 inscriptos por año. Cuenta en su historial con muchos ex-alumnos famosos en la política, ciencias y artes, tales como el naturalista Charles Darwin, el filósofo David Hume, el cirujano Joseph Lister y escritores como Sir Arthur Conan Doyle, Robert Louis Stevenson, Sir Walter Scott y J. K. Rowling, y se relaciona con la familia real británica, dado que la princesa Ana es rectora actual



Apuramos la tarde hasta ir a cenar a uno de los pub situados en la calle principal. Una de las cosas que más nos llamaba  la atención en estos locales, es la gran variedad de cervezas de que  disponen,  parecía que el perro hasta esperaba la suya.

SIGUIENTE POST:

10 - EDIMBURGO:Britannia y Royal Botanic Garden.



También Podría Gustarte

0 comentarios

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *