7. GRECIA: ATENAS (1ª PARTE)

23:09


Dos días y medio en Atenas, nos dio tiempo para ver lo que teníamos marcado como más importante.

En esta primera parte, el relato de las visitas alrededor del barrio de Plaka: Acrópolis (yacimiento y museo), Barrio de Anafiotika, Templo de Zeus o Olimpeion.








 Jueves 14, 15 y 16 de junio

En el aeropuerto Internacional Eleftherios Venizelos, había una larga cola para sacar los billetes del metro y tuvimos que esperar más de un ahora. Parece que es algo normal allí.

Bajamos en la estación de la plaza Sintagma. A pocos metros de se encontraba el hotel Acrópolis House, que habíamos reservado en el barrio de Plaka y, aunque antiguo, resultó ser un emplazamiento ideal, pudiendo llegar a todos los puntos de interés mas importantes de la ciudad a pie y con comodidad. 

Atenas es una de las ciudades más famosas del mundo y cuna de nuestra civilización, de cuyos orígenes conserva un gran número de testimonios. Es por eso que, después de haberla conocido, hasta nos pareció extraño no haberlo hecho antes. 

En los dos días y medio que estuvimos en la ciudad, éstas fueron las principales visitas que realizamos:

Barrio de Plaka, la Acropolis. Museo Acrópolis, barrio d Anafiotika y Templo de Zeus.
Plaza Sintagma. Cambio de guardia.
Zona de Monastiraki
El Ágora
Colina de Licabeto
Museo Arqueologico Nacional
Museo Benaki


BARRIO DE PLAKA

Nuestro alojamiento estaba situado en una tranquila calle del barrio de Plaka, conocido como “el barrio de los dioses” por su cercanía a la Acrópolis. Una zona muy transitada por el turismo, llena de tiendas de souvenirs y restaurantes donde poder seguir degustando la gastronomía griega, en una de sus múltiples terrazas y tabernas.



ACRÓPOLIS .  Abierto de 8 a 20h

Como nuestro alojamiento estaba muy cerca de la entrada principal del recinto arqueológico, fuimos andando. Llegábamos a las 8,10h y había una pequeña cola en la taquilla pero nosotros habíamos  sacado las entradas el día anterior.

El precio de la entrada a la Acrópolis es de 20€. Existe una tarifa reducida de 10 euros para ciudadanos europeos mayores de 65 años.

También existe la posibilidad de sacar una entrada conjunta que incluye además de la Acrópolis, varios monumentos. Es válida durante cinco días, al precio de 30 € ó 15€ los mayores de 65 años.  Si, como nosotros, vais a visitar el resto de sitios turísticos de Atenas, merece mucho la pena, aunque sólo sea por ver  el Olimpeion (también conocido como Templo de Zeus Olímpico) y el Ágora Romana, que vale la pena visitar.




Consejos: Llevar protección solar, sombrero o gorra, agua (hay alguna fuente publica), zapato cómodo (en algunas zonas el suelo es de mármol y resbaladizo). Ir a primera hora o a última, por el calor y por la gente.  Calcular alrededor de dos horas la visita.

La Acrópolis es uno de los monumentos históricos más importantes del mundo. Declarada por la Unesco Patrimonio de la Humanidad, fue nominada como una de las Nuevas Siete Maravillas del Mundo. Se construyó durante el siglo V a.C. y alberga algunos de los monumentos más famosos de Atenas como el El Erecteion, los Propileos y el Templo de Atenea Niké, entre otros, y, el más importante, el Partenón.

Lo primero que vemos al entrar es el teatro Dionisios pero seguimos avanzando, ya nos detendremos de regreso.  Ascendemos hasta llegar a los Propileos que se edificaron en 437-432 a.C. para dar una nueva entrada a la Acrópolis, y el Templo de Atenea Niké que se edificó en el 426-421 a.C. conmemorando las victorias atenienses sobre los persas y en honor a la diosa de la victoria, que lleva su nombre.



Desde este punto hay unas vistas impresionantes de Atenas. En la ladera sur están ubicados los dos teatros, donde se representaban obras dramáticas en honor a Dionisios; Teatro de Dionisios y Teatro de Herodes Ático.

Teatro de Dionisos

En el Teatro Herodes (61 a.C. ), con una capacidad de 5.000 espectadores, estaban preparando para unos conciertos.
Teatro de Herodes Ático 

Vista desde la Acrópolis de  la Colina de Filopapo.
Siguiendo, se llega al Erecteón,  el lugar más sagrado de la Acrópolis. Se dice que es el sitio donde Poseidón clavó su tridente en una roca y donde brotó el olivo de Atenea. Es famoso por su elegante Pórtico de las Cariátides, con las estatuas de mujeres que sustituyen a las columnas y cuyos originales se encuentran en el Museo de la Acrópolis.



A continuación el  Partenón, el gran símbolo de Atenas y de toda Grecia, que domina la cima de la Acrópolis desde hace más de 2.500 años. Una obra maestra de la arquitectura clásica. De estilo dórico y jónico, se consagró a la diosa Atenea, la protectora de la ciudad. Se empezó a construir en el 447 a.C. para albergar una impresionante estatua de la diosa, esculpida por Fidias, quien también diseñó el friso (vimos los restos de su taller en el yacimiento de Olimpia) 

Desgraciadamente, a lo largo de las historia, ha sufrido muchos daños. Llegó a ser iglesia, mezquita y arsenal.  Con la llegada del Cristianismo se destruyeron muchas figuras que lo adornaban, al considerarse paganas,  durante el sitio veneciano de la Acrópolis, el general Francesco Morosini lo bombardeó y como los turcos utilizaban el templo como arsenal, en aquel tiempo, la explosión destruyó gran parte de éste. 

Aunque se conservan pocas esculturas del Partenón, aún se pueden ver algunos restos en  el frontón esculpido (la figura de un hombre en el ángulo izquierdo  y la cabeza de un caballo en el ángulo derecho), que se alternan con los relieves de la metopa y las estrias de los triglifos.


Medía 70 m de largo y 30 de ancho, con una hilera de columnas en todos sus frentes, pintado de azúl, rojo y dorado. Se construyó con una proporción 9:4 para hacerlo completamente simétrico. Los escultores también usaron efectos ópticos para constrarrestar las leyes de la perspectiva. La base del templo es más alta en el centro que en los extremos. Cada columna se inclina ligeramente hacia adentro y la curvatura en el centro hacía que la columna pareciese recta.




Fotos para el recuerdo.


Otro ángulo desde la Acrópolis en el que se domina toda la ciudad:

Monte Licabeto

Templo de Zeus Olímpico

De vuelta, descendemos hasta el Teatro de Dionisios y, esta vez si, nos detenemos para ver todos los detalles. Se trata del primer teatro construido en piedra y es la cuna de la tragedia griega. Sófocles, Eurípides y Aristófanes representaron aquí todas sus obras. 

Fue construido entre el 342 y 326 a.C. En el siglo I d.C. en reinado de Nerón se instaló el suelo de mármol de la orquesta y en el siglo II d.C., la parte frontal del escenario se decoró con relieves de la vida de Dionisio.  



Se conservan tronos, asientos de piedra y el frontal del escenario decorado con relieves de la vida de Dionisio, destacando la escultura del sátiro Sileno (En la mitología griega los sátiros eran genios de la naturaleza que habían sido incorporados al cortejo de Dionisio. Sileno era descrito como el más viejo, sabio y borracho de los seguidores de Dioniso, el dios del vino, a quien adoptó y educó cuando era joven).



MUSEO ACRÓPOLIS (Precio 5€)


A pocos metros de la Acrópolis se encuentra el Museo Acrópolis, que alberga una fabulosa colección de esculturas, relieves y piezas clásicas rescatados del yacimiento, incluso diversos fragmentos de algunos edificios como los Propileos, el Templo de Atenea Niké y el Erecteion (se pueden ver las auténticas cariátides  o columnas esculpidas con formas de mujer).
Está considerado el museo más importante de todo el país y es realmente una visita muy aconsejable. Además se proyecta un vídeo que permite tener una visión más completa de la antigua ciudad, de como eran los edificios y de los daños sufridos a lo largo de la historia.

El museo está construido sobre ruinas con piso de vidrio. La última planta fue construida de con las mismas dimensiones que el Partenón. 

Tiene una buena cafetería y  restaurante con vistas a la Acrópolis. 








BARRIO DE ANAFIOTIKA



Muy cerca de la entrada de la Acrópòlis, bajo la misma colina, se encuentra el barrio de Anafiotika, el más pintoresco de Atenas. Entrar en él es como pasear por un pequeño pueblo. Casas encaladas de blanco, rodeadas de plantas y unas callejuelas tan estrechas que hasta resulta difícil pasar por ellas.

Un lugar que se tarda poco en recorrer  pero en el que se disfruta de una tranquilidad y de un ambiente bucólico que parece salido de la gran ciudad.

Como estaba próximo a nuestro hotel fuimos  dos días,  el primero y él último porque no quisimos despedirnos de Atenas sin volver  a verlo.













Una mujer nos invitó a entrar en su vivienda, compuesta por una única sala y un patio. Pequeña pero llena de encanto.


Anafiotika también regala bonitas vistas de la ciudad .





PUERTA DE ADRIANO

Próxima a la Acrópolis  y el museo se encuentra la Puerta de Adriano, un arco de triunfo construido en nombre del Emperador romano Adriano que separaba la antigua ciudad griega, también conocida como ‘Ciudad de Teseo’, de la nueva estructura urbanística concebida por Adriano y romana.



TEMPLO DE ZEUS

Junto al Arco de Adriano se encuentra el recinto y lugar arqueológico del Templo de Zeus, también llamado Olimpeión. En las épocas helenística y romana era el templo más grande de Grecia. Las obras empezaron en el siglo VI a.C., aunque se intentó terminar varias veces, no se completó hasta 650 años después. 

No se sabe cuando fue destruido pero, como muchos edificios grandes de Grecia, se cree que fue destruido por un terremoto en la Edad Media y la mayor parte de sus ruinas se usaron como materiales de construcción.

Este estadio fue el lugar elegido para celebrar uno de los primeros Juegos Olímpicos de la historia. 






Después de nuestra visita por la ciudad, un descanso merecido en una de las tabernas del barrio de  Plaka. 


Entre las degustaciones, no podíamos olvidar, uno de los platos estrella griegos: la moussaka (especie de lasaña con carne picada, berenjenas y tomate). Después, un vistazo a las tiendas turísticas para adquirir algún de recuerdo.

SIGUE POR

También Podría Gustarte

0 comentarios

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Google+ Followers