SENDERO LAGUNA DE LOS TRES Y MIRADORES DE CONDORES Y AGUILAS.

19:20


Sendero Laguna de los Tres y Miradores de los Cóndores y de las Águilas. Unas rutas con magníficas vistas.
























8/11 Senda Laguna de los Tres


Al levantarnos, lo primero que hicimos, fue mirar por la ventana de la habitación. El cielo estaba cubierto de nubes y la cumbre del Fitz Roy no se divisaba. Ese día teníamos programado hacer el sendero Laguna de los Tres, un camino que conduce a la base del Fitz Roy. 


Para hacer el sendero de la Laguna de los Tres se puede iniciar desde el mismo pueblo de El Chaltén y se tarda unas diez horas en ir y venir. Sin embargo, se pueden ahorrar unas dos horas de caminata empezando el sendero desde la Hostería el Pilar, situada a unos 17 kilómetros del pueblo por una carretera de gravilla y por ello,  el día anterior, habíamos contratado un colectivo que, a las 8h, pasó a recogernos por el hotel y nos cobró 300 pesos (los dos)


Comenzamos el recorrido desde la Hostería del Pilar, siguiendo el sendero que bordea el Río Blanco, una senda solitaria que permitía percibir los diferentes sonidos de la naturaleza.













Durante el recorrido y, a pesar del día gris, se apreciaban las vistas de la cordillera de los Andes y los diferentes picos de granito, característicos de la zona y del Paso Marconi, puerta a los Hielos Continentales.









Progresivamente, el sendero se fue internando en un tupido bosque patagónico, donde predominaban los Nothofagus (lengas, ñires y coihues).






En la ruta había una  buena vista del glaciar Piedras Blancas, uno de los más bajos de la zona, y un poco más adelante, llegamos a su mirador.




La vista era hermosa, sólo por llegar aquí ya valía la pena hacer el circuito.








Después de cruzar el Río Blanco nos encontramos con una espectacular vista del cerro Fitz Roy. ¡Lástima de cielo gris!. 




Luego de 2:30 horas de marcha, llegamos al Campamento base Poincenot (uno de los sitios de acampe del Parque Nacional ). Allí nos sentamos un ratito a descansar, reponer fuerzas y comer unos bocadillos que habíamos comprado en el pueblo.





Del Campamento Base Poincenot podíamos continuar el circuito hacia el Chaltén pero decidimos desviarnos e intentar llegar a la Laguna de los Tres, de dificultad medio/alta. Cruzamos el río por su margen derecha y atravesamos el campamento base Río Blanco (sólo para escaladores).









A partir de ahí la senda seguía por una pendiente muy empinada, de aproximadamente 400 metros de desnivel .





La subida era muy escarpada y con piedras resbaladizas, que requirieron más de una hora y media hasta llegar a la laguna. Rafael, que no tenía la rodilla en muy buenas condiciones, se quedó a menos de medio kilómetro. Yo, con mucho esfuerzo, conseguí llegar y obtuve mi recompensa.

Durante la subida, magníficas vistas de la estepa,  El Chaltén, y el Lago Viedma, al fondo.








Al terminar el camino, la recompensa fue única.  El gran coloso de piedra, el Fitz Roy, estaba cubierto por la niebla pero, aún así, la belleza impactante de los glaciales y la laguna era un regalo y todo un espectáculo de la naturaleza. El sacrificio valió la pena.


Bajando a la laguna se puede continuar por la senda que la rodea, y llegar a otra laguna denominada la Laguna Sucia  pero yo no lo hice y me reuní con Rafael.






Retrocedimos hasta el campamento Poincenot y desde allí seguimos la senda hacia El Chaltén, pasando por la Laguna Capri. Por el camino seguíamos obteniendo unas buenas vistas del Fitz Roy.








Laguna Capri


Un poco antes de llegar a El Chaltén paramos un rato en el Mirador Río de las Vueltas, en la inmensidad de un valle rodeado de montañas.




Lo conseguimos! Ruta finalizada y una magnífica forma de disfrutar de la naturaleza.


9/11 Mirador de Los Cóndores y de Las Águilas
Teníamos la mañana libre, antes de partir para El Calafate, que aprovechamos haciendo una ruta corta. Nos decidimos por los miradores que se ubican encima del pueblo, desde donde se pueden observar los vuelos de las aves y, aunque vimos muy pocas, sólo por las excelentes vistas ya valió la pena.

A esta ruta se accede desde la entrada de El Chaltén, se cruza el puente sobre el río Fitz Roy, hasta las oficinas del Parque Nacional, y desde allí parte un sendero bien señalizado que asciende hasta los puntos estratégicos donde se pueden observar las aves. El total de recorrido es de 3 Km.





Durante el ascenso del camino nos fuimos parando en los letreros informativos que hay colocado y que explican la vida y costumbres de lo cóndores. De esta forma, la subida se nos hizo más distraída y llevadera.


Primero nos acercamos al mirador de los Cóndores, situado encima de un pequeño cerro con hermosas vistas panorámicas del pueblo, el Valle del Río de las Vueltas, los espectaculares macizos del Cerro Torre y del Fitz Roy. 



Allí estuvimos un buen rato y vimos planear a dos cóndores.




Más tarde, tomamos el sendero hacia el mirador Las Águilas, que se iniciaba en una bifurcación que habíamos pasado antes de dirigirnos al anterior mirador.














En poco tiempo llegamos a un balcón natural con una espectacular vista panorámica sobre la estepa y el grandioso Lago Viedma. No vimos ningún águila pero el paisaje lo compensaba todo.




Hacía mucho viento y decidimos regresar al pueblo para ir a comer antes de partir a El Calafate. 

En el trayecto de vuelta teníamos de frente la cima del Fitz Roy, siempre esquiva con alguna nube que tapaba y que no la dejaba ver por completo.






Al descender de los miradores entramos en el Centro de Visitantes del Parque Nacional, vimos una exposición sobre la flora y fauna de la zona y hablamos con los guardaparques.

Comimos en el restaurante El Viejo Nando, experto en carnes a la parrilla y un poco más tarde emprendimos el viaje de regreso a El Calafate, disfrutando, de nuevo, del paisaje de la estepa patagónica.

También Podría Gustarte

0 comentarios

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Google+ Followers