EL CHALTÉN. SENDERO LAGUNA DE LA TORRE.

19:07






En El Chaltén, paraíso del trekking, realizamos varias rutas de senderismo, empezando por Laguna Torre.









6/11 - Calafate/El Chaltén.

A las 7.30 pasó a recogernos por el hotel la empresa de colectivos para ir a El Chaltén, una pequeña población ubicada dentro de la parte norte del Parque Nacional Los Glaciales que está considerada como la capital senderista de Argentina. Allí se pueden realizar diversas rutas hacia los picos más famosos de la zona como el Cerro Fitz Roy o el Cerro Torre, con diferentes grados de dificultad y duración.

El viaje duró aproximadamente unas 3 horas (220km. /1.100 pesos ida y vuelta) y, a lo largo de todo el camino, disfrutamos de una vista de los diferentes picos y montañas que forman parte de la majestuosa Cordillera de Los Andes, así como del seco paisaje de la estepa desértica que contrastaría, con los frondosos bosques de El Chaltén. 





Tonalidades terrosas, amarillentas, grises. Desiertos de tierra seca y dura, con matorrales bajos que apenas levantaban unos centímetros del suelo. De vez en cuando, la valla de una estancia aislada que nos hacía pensar en lo duro que debe ser la vida en una tierra tan inhóspita. 




Las especies vegetales que habitan de la estepa patagónica son de pequeño tamaño, con hojas reducidas y resinosas.. Algunas como es el coirón, de bonito color amarillo, sumamente apetecible para los animales del altiplano: vicuñas, alpacas, guanacos, llamas,...







Siguiendo en ruta, de repente, emocionados, divisamos, en la lejanía, a la derecha de la carretera la silueta del Fitz Roy  y, a la izquierda,  la lengua de hielo del glaciar Viedma que con sus 978 km2 de extensión es el mayor de Sudamérica.




Hicimos una pequeña parada en la que nos permitieron bajar y hacer algunas fotos.


La majestuosa cumbre del macizo Fitz Roy (3.402m) nos hizo contener el aliento a medida que nos íbamos acercando.




El Chaltén se encuentra situado en la base del Cerro Fitz Roy (3.405m) y Torre (3.128m). Su nombre significa "montaña que fuma" en lengua de los indios tehuelches, que habitaban la zona, y que creían que se trataba de un volcán debido a las nubes que casi constantemente coronan su cima.


A la entrada del pueblo, el bus se paró en el Centro de Visitantes Guardaparque Pedro Fonzo, donde los visitantes nos registramos y un guarda nos proporcionó información sobre los senderos más complicados, las condiciones meteorológicas y algunos consejos y advertencias para los excursionistas, especialmente para los que acampaban en la montaña. También nos ofrecieron unos mapas. La entrada al parque y a todos los senderos es gratuita.

Sus habitantes se sienten muy orgullosos del entorno natural que les rodea y estás muy atentos para preservar su equilibrio. Es un lugar sin contaminación y se esfuerzan para que siga siendo así. Funciona un sistema de reciclado de residuos y los cables de energía eléctrica corren bajo tierra para evitar la contaminación visual del paisaje. También está prohibida la introducción de especies animales y vegetales no autóctonas.


Las opciones de senderismo son varias. Nosotros nos decidimos por las siguientes:

1er día - Sendero Laguna Torre (la iniciamos al llegar al Chaltén )
2º día  -  Sendero Laguna de los Tres.
3er día - Mirador de los cóndores y  Mirador de las águilas (antes de partir de El Chaltén).




De las estación de autobuses nos dirigimos andando a La Hostería Los Ñires, donde nos alojamos dos noches. Como en esos días no había mucho turismo, la amable señora nos dejó elegir una habitación, grande y con vistas al Fitz Roy.













El Chaltén es el pueblo más joven de la nación Argentina (fundado en octubre de 1985) que apenas cuenta con unos 600 habitantes. Nos explicaron que las condiciones en invierno son muy duras y muchas veces se quedan aislados, con nieve, sin teléfono, sin internet, por lo que la mayoría de la población se va y vuelve durante el verano austral que es cuando llega el turismo y abren los establecimientos turísticos, su mayor medio de vida.

En uno de los bares cercanos, comimos ligeramente unas empanadas para no perder tiempo e iniciamos la primera ruta de senderismo por el sendero Laguna Torre, que marcaba escasa dificultad . Sin embargo, para nosotros, que no somos muy senderistas, no fue del todo cierto. 



Sendero Laguna Torre

El sendero empieza en la calle Las Loicas. Ya en el primer tramo hay un desnivel de 100m en poco espacio, que una vez se supera ofrece una bonita vista de toda El Chaltén. 

Un cartel anuncia el inicio de la ruta.



La senda Laguna Torre avanza por el valle del río Fitz Roy y asciende entre frondosos bosques de lengas y ñires hasta llegar a la laguna, situada a 11 km.



De vez en cuando, hay  que superar algunos  tramos pedregosos y con desnivel, que son agotadores, pero el paisaje es muy bonito.






En poco tiempo, alcanzamos el mirador Margarita, desde donde se ve una pequeña cascada que hay al otro lado del cañón del río Fitz Roy.













Las raíces de los árboles en el camino, dificultaban el paso.






Llegamos al Mirador Torre agotados y descansamos un buen rato disfrutando de las magníficas vistas que desde allí se obtenían del valle del río Fitz Roy y de las montañas que rodean la Laguna Torre, que estaban cubiertas de nieve. Habíamos hecho 2,5 km de camino sinuoso, de los 10 que marcaba la ruta, hasta llegar a la laguna y, al ritmo que íbamos, pensamos que de regreso se nos haría de noche. Así pues, decidimos iniciar el regreso.






De vuelta a El Chaltén fuimos a cenar. El restaurante del hostal aún no había abierto la temporada y nos aconsejaron La Tapera, que estaba próximo. Cenamos bien, unas excelente truchas y un guiso de cordero.

Un pequeño paseo y, como hacía mucho frío, nos fuimos pronto a dormir. El próximo día nos esperaba una buena caminata  hacia la base del Fitz Roy, una de las rutas más bonitas del Chaltén.


También Podría Gustarte

0 comentarios

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Google+ Followers