RUTA POR LOS BALCANES: MONTENEGRO

21:30

MONTENEGRO


¡Último día de viaje!

Desde Dubrovnik, y aprovechando la proximidad de la frontera con Montenegro, decidimos hacer una pequeña escapada a este país, independiente desde 2006 y que, pese a no pertenecer a la Unión Europea, acepta la moneda europea euro como medio de pago en su territorio.

El nombre de Montenegro procede de la República de Venecia, que tuvo la hegemonía del país del siglo IX hasta finales del XVIII  y  deriva del color con el que se se ven los Alpes Dináricos desde el Mar Adriático debido a la tonalidad oscura de los frondosos bosques que cubren las montañas.



Teníamos sólo un día y de objetivo visitar Kotor, cuya bahía se ha ganado por su belleza, el sobrenombre del “fiordo más meridional de Europa.”. Desde el aeropuerto de Dubrovnik hasta Kotor hay tan sólo unos 75 km. 


Pasada la frontera,  entramos por la carretera que va pegada a la costa adriática y enseguida fuimos sorprendidos por las vistas espectaculares de la bahía.

Había una  zona de embarque con ferrys para pasar a la otra orilla de la bahía,  pero decidimos continuar tranquilamente por la carretera que la bordea, parando de vez en cuando y disfrutando de las vistas que aparecían desde cualquier rincón.






En el interior de la bahía se encuentran dos islas: la de San Jorge, con un monasterio benedictino del siglo XII en su interior y  la de Nuestra Señora de las Rocas, una isla artificial, construida, según dicen, con los restos de los barcos naufragados en la bahía.



El paisaje era verdaderamente hermoso, con pequeñas calas de aguas transparentes y pueblecitos pintorescos con sus embarcaderos .





KOTOR


Siguiendo la ruta panorámica, llegamos  al fondo de la bahía, donde se encuentra la capital del municipio que fue declarada Patrimonio de la Humanidad  por su excepcional belleza.  Kotor está rodeada de grandes murallas que datan de principios de la Edad Media y que esconden varios atractivos, siendo actualmente  una de las localidades más turísticas de la pequeña Montenegro.

En 1979 la ciudad sufrió un terremoto que dañó numerosos monumentos pero, afortunadamente, fueron restaurados en la década de los 80 . 



Kotor ha sido refugio de barcos y flotas desde la antigüedad. Hoy en día muchos cruceros y  embarcaciones realizan su escala en el puerto, inundando el pueblo de turistas. 




 Los robustos muros de piedra  que rodean la ciudad, y parte de la colina que está sobre ella, se extienden a más de cuatro kilómetros y reflejan la importancia que llegó a tener este enclave a lo largo de los años. 



Para acceder a la ciudad amurallada hay tres puertas: la Puerta del Mar, acceso principal a la ciudad, la Puerta Norte (o del río) y la Puerta Sur (o Puerta Gurdic).


Por la puerta del Mar  accedimos a la plaza Oruzja, la principal de la localidad, que acoge a varios edificios emblemáticos, entre ellos la Torre del Reloj y el Palacio del Duque.


Es un pueblo pintoresco, con estrechas callejuelas empedradas. En el casco antiguo hay bares y restaurantes, tiendas artesanales, monumentos antiguos, iglesias y elegantes palacios, una herencia de los 400 años de dominio de la antigua República de Venecia. 


En la Plaza de San Lucas destacan dos iglesias: a un lado la Iglesia Ortodoxa de San Nicolás, en la cuya fachada ondea una gran bandera de la Iglesia Ortodoxa Serbia.




Y al otro lado de la plaza, la iglesia de San Lucas, una pequeña iglesia ortodoxa que tiene la curiosidad de que hasta el siglo XVII fue católica. Por ello, en su interior se pueden contemplar dos altares (uno católico y otro ortodoxo).




Continuamos paseando y llegamos a otra plaza en la que se encuentra la Catedral de San Tifón, dedicada al patrón y protector de la ciudad. Tras un terremoto sucedido en 1667 sufrió numerosos daños e intentaron reconstruirla pero, por desgracia, se quedaron sin fondos y una de sus torres quedó inacabada.




Iglesia San Klare
Visitamos también la iglesia franciscana de San Klare,  del siglo XIV,  que conserva un  bello altar barroco de mármol policromo.



Situada en lo alto de la montaña se encuentra la fortaleza de San Iván.  La subida es larga y a pleno sol debe ser agotadora. Subimos un tramo, suficiente para disfrutar de unas bonitas vistas de Kotor y la bahía.






BUDVA

Después de comer, como íbamos bien de tiempo, decidimos prolongar nueva visita a la ciudad de Budva,  que tan sólo estába  a 23 km de Kotor.

La pequeña ciudad de Budva, que antaño fue una isla,  es  uno de los asentamientos más antiguos de todo el litoral adriático. Su casco antiguo está rodeado de murallas y torres del siglo XV. 





Aparcamos el coche en el puerto, que está situado junto a la ciudad vieja. Los barcos de pescadores habían desembarcado y las mujeres vendían los peces recién capturados.



Desde el puerto, atravesamos la muralla para entrar en el pequeño casco antiguo, que conserva el característico encanto del estilo veneciano, con sus callejuelas estrechas y empedradas, sus plazas,  sus iglesias. Sufrió un terremoto en los 70 que destruyó gran parte de sus edificios pero muchos habían  sido ya restaurados. 



Budva está considerada la principal localidad turística de Montenegro, un lugar que atrae a muchos jóvenes europeos por sus playas y su espectacular ambiente nocturno de discotecas. Los propios montenegrinos se refieren a esta localidad como "la discoteca al aire libre más grande del mundo". 



Aguas tan claras y cristalinas que transparentan el fondo del mar, con un hermoso color turquesa.


En frente de Budva, y a tan sólo 1km mar adentro, se encuentra la isla de San Nikolás, a la que con tiempo,  se puede acceder.  


Llegó la hora del retorno y para aligerar el regreso tomamos un ferry que nos llevó hasta Kotor. Un agradable trayecto con nuevas perspectivas del fiordo. 






Después de desembarcar en Kotor, repetimos el circuito de regreso, pegado a la bahía, y que sigue hasta la frontera.


Cuando ya estábamos llegando a  Dubrovnik, una magnífica puesta de sol puso el broche de despedida a esta magnífica región.



 A la mañana siguiente tomamos el avión. En pocos días,  habíamos conocido tres  países  cercanos en su historia y en sus fronteras, pero muy diferentes y contrastados entre sí. ¡Ojalá su historia no se olvide y ayude a no repetir los errores !.







También Podría Gustarte

0 comentarios

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Google+ Followers