RUTA POR LOS BALCANES: BOSNIA-HERZEGOVINA

19:38


BOSNIA-HERZEGOVINA  



En dirección a Dubrovnik, la autopista que bordea la costa queda interrumpida por la frontera de Bosnia durante 7,8 km para, de nuevo, salir a la autopista croata, de forma que, para ir a Dubrovnik se tiene que cruzar la frontera en dos ocasiones. Este tramo, denominado saliente de Neum, es la única salida de Bosnia al Adriático y  fue una concesión de los croatas para facilitar la firma de un acuerdo de paz.


Así pues, habiendo decidido continuar nuestro viaje por Bosnia Herzegovina,  antes de finalizar el tramo del saliente de Neum, nos adentramos en Bosnia  vía Imostki, cruzando la frontera por la ciudad de Neum, un lugar turístico con buenas playas y muchos hoteles, sin mucho interés, salvo por la curiosidad de entrar en otro país. 

 Atravesamos la frontera con los controles rutinarios  y sin ningún tipo de problema. 


Bosnia-Kerzegovina es el resultado de una fascinante mezcla de las culturas mediterránea, oriental y bizantina. El nombre del país viene de dos regiones: Bosnia y Herzegovina, que tienen una frontera muy vagamente definida entre ellas. Nuestro mayor interés era conocer Mostar y Sarajevo pero por el camino hicimos una par de paradas en dos lugares emblemáticos: Pocitejl y Blagaj.


POCITEJL

Es una pequeña ciudad medieval, declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO,  situada en el valle del río Neretva, a 30 km de Mostar, que desempeñó un papel de gran importancia estratégica durante la época medieval. La característica principal son sus reminiscencias islámicas del siglo 16, incluyendo una madrasa, la mezquita Hadzi Alija, los baños, la torre sahat y la Fortaleza Gavran-Kapetanovic, edificios construidos durante la ocupación otomana pero, la mayor parte de ellos, gravemente perjudicados por la guerra de los 90 .




BLAGAJ 

La siguiente parada que hicimos, poco antes de llegar a Mostar, fue en Blagaj para visitar el monasterio derviche "Tekija"  emplazado en un bonito marco al pie de la montaña y junto al nacimiento del río Bruna. Fue construido entre los siglos XV y XVI por una cofradía religiosa musulmana. Durante varios siglos fue un punto de encuentro, entre miembros de diversas fraternidades, para mantener amistosas discusiones y charlas.


En uno de los rincones situados al borde del río, hicimos un alto en el camino y saboreamos un delicioso café turco ante tan magnífica vista y el sonido del agua que caía con fuerza . 


MOSTAR

Es la ciudad más importante de Herzegovina. Situada junto al río Neretva,  entre 1992 y 1993, después de que Bosnia y Herzegovina declarase su independencia de Yugoslavia, la ciudad fue objeto de un asedio de 18 meses.

La entrada en Mostar nos impresionó. Habiendo pasado algo más de 20 años, algunos edificios conservaban el impacto de las armas, consecuencia de la terrible guerra civil que enfrentó a musulmanes, croatas y serbio-bosnios, a principios de los 90.







Su viejo puente, el Stari Most, que data del siglo XVI, forma parte del Patrimonio de la Humanidad desde el 2005. Fue bombardeado el 9 de noviembre de 1993 por las fuerzas croatas, convirtiéndose en el símbolo del conflicto que, entre 1992 y 1995, dejó más de 200.000 muertos, consecuencia del deterioro de las relaciones entre los bosnios musulmanes, los serbios y los croatas que  desembocaron en una guerra fraticida. Con la llegada de la paz, la Unesco inició su reconstrucción, inagurando el nuevo puente,  en  julio del 2004,

El puente, siempre ha sido considerado como un símbolo de unión entre culturas (los católicos croatas al oeste del río Neretva y los musulmanes al este). Tiene una anchura de 4 metros y una longitud de 30. Lo flanquean dos torres, la Torre Halebija (Oeste) y la Torre Tara (Este), añadidas en el siglo XVII. 

Desde el fin de la guerra hasta el comienzo de las obras de reconstrucción ambos lados del la ciudad permanecieron unidos gracias a un puente provisional construido por ingenieros militares españoles destinados en Bosnia como parte de la misión de paz de la ONU.




Cruzando el puente, entre el cauce verde esmeralda del río Neretva, vemos  en una orilla las construcciones católicas croatas y en la otra las torres de las mezquitas musulmanas.  



El camino del puente y las calles cercanas están pavimentadas con adoquines. El entorno está  rodeado de decenas de pequeñas tiendas de artesanía y de antigüedades. En una pequeña parada improvisada al lado del puente, nos llamó la atención un teléfono de la Segunda Guera Mundial,  que adquirimos a muy buen precio.

Actualmente, el viejo puente "Stari Most" es el símbolo de reconciliación nacional en Bosnia Herzegovina. En una de las piedras conservadas del bombardeo han grabado: "Don´t forget ´93".


De Mostar a Sarajevo nos desplazamos por una de las carreteras más bellas del país. Un paisaje increíble entre las montañas de los Alpes Dinariques y el río Neretva con sus aguas turquesas y cristalinas.

Justo antes de llegar a Sarajevo, el río se convierte en lago y la gente va a bañarse y a practicar deportes acuáticos.




SARAJEVO


Siguiendo la carretera principal, a 129 km de Mostar, se encuentra Sarajevo  la capital y la ciudad más poblada de Bosnia-Herzegovina. 

En la época de nuestra visita, el ambiente de las calles era animado, cosmopolita y especialmente juvenil pero, sin embargo, las huellas de la guerra eran todavía evidentes, mucho más que en Mostar y, aunque la mayor parte de los edificios estaban restaurados, otros  seguían dañados y sin posibilidad de reparación, conservando el recuerdo del terror que sus habitantes soportaron durante casi cuatro años. El sitio de Sarajevo, que duró desde abril de 1992 hasta febrero de 1996, fue el asedio más largo de una ciudad capital en la guerra moderna.

Se estima que de las más de 12.000 personas que perecieron y las 50.000 que resultaron heridas durante el asedio, el 85% de las bajas estuvo compuesta por civiles. Los francotiradores tomaron la ciudad y algunas calles eran muy peligrosas de cruzar. Algunos barrios fueron tomados por los serbios, mientras la ofensiva serbia era detenida en otras zonas. Para contrarrestar el asedio, el aeropuerto de Sarajevo fue abierto al transporte aéreo de la ONU a finales de junio de 1992 y la supervivencia pasó a depender en gran medida de esta vía.




En la parte vieja de la ciudad la vida transcurría con normalidad. Por la calle principal, jóvenes y estudiantes paseaban entre un ambiente de bazares y cafeterías y apenas se veía gente mayor. Algunas mezquitas, que habían sido severamente dañadas, estaban reconstruidas.
Sarajevo . Plaza Brascalija


Ubicada en el centro de la ciudad vieja, en la plaza de Bascarsija, se encuentra la Sebilj, una fuente pública de madera y piedra en forma de kiosco,  emblema de la ciudad.  Un punto de parada para disfrutar de los restaurantes, cafeterías y tiendecitas que hay alrededor. De noche, iluminada, también tiene mucho encanto.




Sarajevo- Río Miljacka

En las afueras de la ciudad vieja, visitamos el icónico Holiday Inn (edificio amarillo) que era el único hotel que funcionaba durante el sitio y donde se alojaban la mayoría de los periodistas que informaban en directo. También los francotiradores dispararon y mataron a dos mujeres que protestaban pacíficamente en frente de este hotel .


Y en lugar de parques, las colinas fueron ocupadas por cientos de losas blancas con una misma fecha final.


El tunel de la Vida o tunel Spasa

Entre 1992 y 1995, Sarajevo vivió un auténtico infierno. La ciudad estuvo sometida durante 1.425 días con bombardeos casi diarios de la artillería de los radicales serbios y la mortífera acción de los francotiradores.  La única ruta de entrada y salida de la ciudad atravesaba la pista del aeropuerto que desde julio de 1992 estaba bajo control de la ONU. Pero para transferir a la fuerza internacional el control, los serbios pusieron como condición que sólo se utilizara para las operaciones de los cascos azules y éstos aplicaban a rajatabla el acuerdo.

El puente aéreo humanitario permitía la entrada de alimentos a la ciudad asediada y en Sarajevo escaseaban los productos de primera necesidad y, además, difícilmente la ciudad podía defenderse si los bosnios no podían abastecer a sus fuerzas en la capital ni dotarse de munición.

Así nació la idea de excavar un túnel por debajo de la pista del aeropuerto. Se empezó a construir en enero de 1993, en el más absoluto secreto militar y en condiciones muy precarias. Unos 300 hombres trabajaron en la obra y el 30 de julio, dos de ellos, procedentes de los dos extremos de la excavación, consiguieron darse la mano bajo tierra . El túnel fue la salvación  y la única entrada y salida para la población de la capital que sufrió el mayor sitio de la era moderna, pudiendo obtener durante la guerra comida, animales, ropa, armas, sacar a los más heridos a la zona libre, y tener un cable telefónico para comunicar con el mundo exterior. 

Mapa asedio y túnel de Sarajevo

Llegar al tunel con el coche no fue fácil porque, por aquel entonces, el lugar no estaba bien señalizado. Normalmente se visita la entrada del túnel del aeropuerto (zona de Drobinja) pero preguntando llegamos por error a la entrada del otro extremo (zona de Butmir). 

Un joven nos acompañó dentro de una casa en la cual había una estancia con restos de bombas y armamento de la guerra y en un ángulo de ella, había la entrada al túnel al que no se podía acceder por posibilidad de hundimiento. Nos dijeron que el joven había vivido los enfrentamientos armados cuando contaba 12 años y por la forma de hablar y expresarse nos pareció que presentaba importantes secuelas psicológicas .   


Entrada del túnel por la zona de Butmir





 
El joven nos acompañó con su coche a la otra entrada del túnel, atravesando el aeropuerto. En esta entrada las visitas estaban  más organizadas y se pagaba una pequeña entrada. Los dueños de la casa aún vivían allí y en algunas habitaciones había un museo con la historia del túnel.

Vivienda donde se encuentra la salida del túnel por la zona de Drobinja (aeropuerto)
El túnel tenía un longitud de 800 metros, la anchura no superaba un metro y estaba revestido de madera y acero.






La altura variaba a lo largo del recorrido; en el tramo de Butmir llegaba a 1,8 metros, pero bajo la pista del aeropuerto no llegaba a un metro, lo que obligaba a recorrerlo agachado. Las filtraciones de agua eran habituales y unas bombas eléctricas paliaban el problema pero, con las lluvias fuertes o el deshielo tras el invierno, el remedio no era suficiente y en ocasiones había que circular con agua hasta la rodilla. El suelo estaba cubierto por unos plafones de madera.


Después de la visita del túnel que nos dejó bastante impresionados, estuvimos callejeando y observamos como la ciudad se iba reconstruyendo. 

La Catedral Ortodoxa serbia, una de las más antiguas, estaba recientemente restaurada y tenía una placa en agradecimiento a la ayuda que prestó el Ayuntamiento de Barcelona. 

Saborna crkva o Catedral de la Natividad de la Madre de Dios.



La solidaridad de Barcelona ante Bosnia-Herzegovina durante el conflicto fue el inicio de una intensa amistad. El mismo año que Barcelona se preparaba con entusiasmo para acoger las olimpiadas de 1992, un primer convoy con alimentos y medicinas partía de la capital catalana, mientras el entonces alcalde, Pasqual Maragall, pedía en vano la recuperación del espíritu de las antiguas polis griegas, que dejaban de hacerse la guerra en tiempos de Olimpiadas (Sarajevo había acogido los Juegos Olímpicos de Invierno en 1984).


Unos años más tarde, alcaldesa Semiha Borovac se expresó en términos similares: "Sarajevo está hermanada con 25 ciudades, pero con ninguna está tan vinculada como con Barcelona".


La antigua Biblioteca, uno de lo símbolos de Sarajevo y que fue arrasada durante la guerra en un incendio causado por los disparos de artillería del ejército serbiobosnio, estaba en obras de restauración. Había contado con un inventario de unos dos millones de publicaciones, entre ellos miles de textos antiguos de gran valor histórico  y era el punto de unión y de encuentro entre las distintas culturas representadas en la ciudad, que llegó a ser considerada como la segunda capital del Imperio Otomano. Paradojicamente, el hombre que ordenó el ataque era un profesor de Literatura. ¡A lo que lleva  el fanatismo!


Actualmente la biblioteca ha sido restaurada e inaugurada de nuevo (2014) , con fondos de la Unión Europea y el emirato de Qatar.

Nos acercamos también a la histórica esquina donde Gavrilo Princip asesinó el 28 de junio de 1914 al archiduque Francisco Fernando, heredero al trono austrohúngaro,  una chapuza que desencadenó la I Guerra Mundial. Una placa, en el muro de una fachada, recuerda el acontecimiento.


Seguimos paseando, la diversidad de edificios es sorprendente. En pocos metros encontramos una mezquita, una iglesia ortodoxa, otra católica y una sinagoga.


Academia de Bellas Artes


Avaz Twist Tower o torre giratoria
Mezquita del Brey
Sarajevo aparentaba una ciudad pacífica a pesar de que los viejos equilibrios entre  las diferentes culturas y credos religiosos se habían roto en la guerra de los Balcanes.  La llamada "Jerusalén de Europa" se había apagado y la cultura  musulmana iba ganando terreno.  

Abandonamos Sarajevo y tomamos la carretera que  lleva a la frontera de Melkovic para pasar de nuevo a Croacia. La belleza del Parque Nacional Sutjeska,  parecía ajeno a tanto horror. 







Abandonamos Bosnia-Herzegovina con tristeza, un país donde la belleza de sus paisajes y sus culturas,  chocó contra la intolerancia y el fanatismo, provocando el  horror y la destrucción.








También Podría Gustarte

0 comentarios

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Google+ Followers