EL RECINTO MODERNISTA DE SANT PAU

23:38

Barcelona, abril 2014

El Hospital de la Santa Cruz y San Pablo

Cuando en determinadas ocasiones tenía que acudir, como usuaria, al recinto hospitalario de Sant Pablo, salía maravillada de su espectacular arquitectura y asombrada de que un lugar así  fuera tan poco conocido por muchos ciudadanos de Barcelona.

El hospital alojó enfermos durante un siglo, hasta que en el año 2007 se trasladó la actividad sanitaria al nuevo hospital y se cerraron sus salas para iniciar las obras de un ambicioso proceso de rehabilitación, que ha permitido recuperar el valor patrimonial y artístico del Recinto Modernista de Sant Pau, obra del arquitecto Lluís Domènech i Montaner. 

Aunque  la remodelación de la totalidad de sus pabellones no se ha completado, la reciente apertura de puertas nos permitió visitar sus instalaciones y nos dejó boquiabiertos ante la belleza de un arte tan concentrado en magníficos colores y combinaciones de sus tejados, cúpulas, techos, vidrieras, mosaicos, esculturas, ....



El Hospital de la Santa Cruz y San Pablo nace en 1401 de la fusión de los seis hospitales que había en ese momento en Barcelona. El Hospital de la Santa Cruz, como se le llamaba en esta primera época, se ubicó en pleno centro de la ciudad, en el actual barrio del Raval, en uno de los edificios más importantes del gótico civil catalán.

A finales del siglo XIX, el crecimiento demográfico de Barcelona y los avances de la medicina hicieron que el Hospital quedara pequeño. Por ello se planteó la construcción de un nuevo edificio. Gracias al legado del banquero Pau Gil, el 15 de enero de 1902 se colocaba la primera piedra del nuevo centro hospitalario, diseñado por Lluís Domènech i Montaner. 

La inauguración de las nuevas instalaciones no llegaría hasta el año 1930 con un conjunto de 13 edificios y  por otros 6 de una segunda fase que fueron llevados a cabo por su hijo Pere Domènech. La idea de los arquitectos era de dar un aspecto de poblado modernista acogedor para favorecer el ánimo de los enfermos. De esta manera se construyeron de ladrillo rojo y se destinó cada edificio a una especialidad médica.


En 1978 fue catalogado como Monumento-Artístico y es uno de los mayores conjuntos de la arquitectura modernista catalana.
En 1997 la UNESCO le declaró Patrimonio de la Humanidad por  su singularidad constructiva y su belleza artística.



























































Actualmente San Pablo, además de convertirse en un nuevo espacio de referencia de la ciudad de Barcelona, en el que conviven la historia y la innovación, acoge un centro de conocimiento formado por instituciones líderes en los ámbitos de la sostenibilidad, la salud y la educación, entre otros. Estas organizaciones desarrollan, en el recinto modernista, sus propios programas y proyectos, y también emprenden iniciativas conjuntas con el objetivo de aportar respuestas a los retos de la sociedad del siglo XXI.

Una visita que recomiendo y, seguro, que no va a defraudar.









También Podría Gustarte

1 comentarios

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Google+ Followers