DEL ROMÁNICO EN EL PIRINEO CATALÁN AL MONTSEC (TRES DÍAS)

22:26

Marzo  2014 


Despedimos el invierno con una visita la Vall de Bohí y la Vall d' Aran, localizados en la cordillera pirenaica de Catalunya, en la comarca de la Alta Ribagorza (provincia de Lleida) y, además de disfrutar de su magnífico entorno paisajístico, aprovechamos para visitar el importante conjunto artístico monumental integrado, sobre todo, por un gran número de iglesias románicas de los siglos del IX al XIII, que están  consideradas como una de las colecciones más importantes de Europa y declaradas Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, en el año 2000.

Iniciamos nuestra visita por la Valle de Bohí, salpicado de pequeños pueblos construídos en piedra, madera y pizarra. En el pequeño municipio de Taüll se localizan dos iglesias del conjunto: Sant Climent de Taüll y Santa María de Taüll. 


La Iglesia de Sant Climent de Taüll, justo a la entrada del municipio, fue consagrada en el año 1123  y es uno de los emblemas de románico catalán, tanto por el templo en sí, con su esbelta torre de campanario, como por sus pinturas murales y el Pantocrátor, aunque el original se conserva en el MNAC (Museo Nacional d' Art de Catalunya) de Barcelona.




Sant Climent de Taüll
Sant Climent de Taüll
La mayor parte de los muros de estas iglesias están desnudos, las pinturas murales fueron extraídas con la técnica del strappo, o arranque en bloque, que consiste en arrancar la pared con la pintura literalmente. Es un proceso costoso y muy complejo pero es la manera que menos modifica el aspecto de la obra. En el MNAC (Barcelona)  se explica, de forma muy didáctica, el proceso de esta técnica y a mí, particularmente, me encantó y me ayudó a comprender el procedimiento.

Actuando así, muchas de estas pinturas se salvaron del expolio y de la ruina. De hecho, el Pantocrátor se descubrió cuando unos estudiosos, en el siglo XX, acudieron a Taüll y observaron una parte que sobresalía por encima del retablo gótico que por aquel entonces cubría el ábside central de la iglesia y valoraran aquellas pinturas ocultas que se estaban perdiendo. Emplearon la técnica del strappo, se las llevaron al Museo de Art de Barcelona y así fue cómo la decoración pictórica fue desapareciendo de los muros de las iglesias pirenaicas catalanas.

Sant Climent de Taüll
Sant Climent de Taüll
En Sant Climent de Taüll se proyecta un magnífico vídeo, que no hay que perderse,  con la recreación de las pinturas del ábside mayor y el Pantocrátor, que devuelve a la iglesia la pintura mural cuyo original, como ya he comentado, se expone en el MNAC y que está considerado como uno de los máximos exponentes del arte románico en Cataluña.

Inicio de la proyección con el Pantocrátor en Sant Climent de Taüll
El Pantocrátor, proyectado en la pared del ábside,  da la imagen al conjunto y es uno de los mejores ejemplos del género por la fuerza expresiva, pureza de líneas y rica policromía.

Avance del vídeo con las pinturas proyectadas en las paredes del templo.
La imagen a continuación del Pantocrátor, es la que se conserva en el MNAC después de la extracción con la técnica strappo. La tomamos en nuestra visita al  museo de Barcelona.
 MNAC (Barcelona)
Taüll, un pueblo de montaña con bellos rincones, rodeado de nieve en esta época del año.


Un poco más adelante, en la plaza del pueblo, se encuentra Sta. María de Taüll,  consagrada un día más tarde que Sant Climent,  con la misma estructura y un hermoso campanario integrado en el templo. 



Las pinturas murales de Sta. María de Taüll, también fueron trasladadas a principios del S.XX a Barcelona pero puede verse una reproducción del ábside central presidido por la escena de  la Virgen con el Niño. 


.
Como las iglesias están muy cercanas unas de otras, nos acercamos a visitar algunas más. En la entrada del pueblo de Durro se encuentra La iglesia de la Natividad y a 1,5 km la Ermita de St. Quirc, a la que no llegamos.

 Esglesia de la Natividad de la Madre de Dios de Durro
Un rincón de Durro con la torre de su iglesia.
Sta. Eulàlia d'Erill la Vall destaca por tener uno de los mejores campanarios del valle de Bohí, propia del románico.




Encima de una viga, en la boca del ábside de Sta. Eulàlia d'Erill la Vall, podemos contemplar una copia del conjunto escultórico del Descendimiento de la Cruz. Los originales se hayan repartidos entre dos museos: el MNAC y en el Museo Episcopal de Vic.




A continuación, en la plaza del Trejo de Boí encontramos Sant Joan de Boí (S.XI) que destaca por el conjunto de pinturas murales encontradas en el interior de sus naves, cuyos originales se conservan en el MNAC.
S. Joan de Bohi



En todas las iglesias se puede subir al campanario y disfrutar de una bonitas vistas.


Llegamos a Vielha, capital de la Vall d'Arán y lugar con animado trajín. Su iglesia de S. Miqueu , cuya construcción original es de transición del románico al gótico,  es famosa por albergar la escultura más preciada y emblemática de todo el valle: El Cristo de Mijarán, del siglo XII.

Puente de Vielha
Sant Miqueu de Vielha
El Cristo de Mijaran es una talla de madera fragmentada que formava parte de un conjunto escultórico del "Descendimiento" similar a los existentes en la Vall de Boi. La imagen pertenecía a la antigua iglesia de Santa Maria de Vielha, destruida durante la guerra civil, en cuya época desapareció,  siendo localizada en Suiza en el 1940 y devuelta a la Vall d'Aran.

El Cristo de Mijarán
En la portada (S. XIII), esculpida con cinco arquivoltas,  se puede apreciar la época de transición entre el románico y el gótico.  A la izquierda de esta portada puede verse un típico Cristo Crucificado románico (frontal y plano).



Nos hospedamos en Arties, un bello pueblo de arquitectura típica pirenaica y bellos tesoros artísticos. La iglesia de Santa María, es una joya del románico lombardo de Arán. Construída en el siglo XII, fue una hospedería de Caballeros Templarios, quienes construyeron un castillo junto al templo, del que todavía se conserva una torre defensiva. 



El interior del templo de Santa María conserva unas magníficas pinturas y un retablo considerado una obra maestra de la pintura gótica, pero desgraciadamente el templo estaba cerrado y no pudimos  visitarlo.


Esglesia Sta.Maria de Arties

Terminamos nuestro recorrido en Salardú, un pequeño pueblo de calles empinadas y rincones típicos.
   Salardú

La Iglesia de S. Andreu de Salardú , cuenta con algunos elementos de transición entre el románico y el gótico. Su interior nos sorprende con las pinturas murales, del siglo XVII, mejor conservadas del valle, en las que se representa diversas escenas y personajes bíblicos.




Próximo a Salardú está Baqueira Beret, con sus pistas de esquí muy animadas y bonitas casas. Cogemos el desvío que nos lleva a la gran esplanada del Pla de Beret, a 1.860 m de altitud. Forma parte de la estación de esquí de Baqueira y cuenta con un circuito de esquí de fondo de unos 7 km de longitud.



Pla de Beret





Atravesamos el Port de la Bonaigua, cuyo punto más alto se encuentra a 2.072m. Nuestra intención es llegar al Parc Nacional d'Aigüestortes y hacer una ruta de senderismo hasta llegar al Estany de Sant Maurici.

Port de la Bonaigua


La ruta transcurre por medio de unos valles cubiertos de nieve. Las vistas son preciosas y merecen una parada para tomar  fotografías. 


 Al cabo de media llegamos a Espot, desde se coge la carretera de acceso al parking  de Sant Maurici pero, para nuestra sorpresa, está cerrada por malas condiciones, hay muchos tramos helados.



Seguimos por un camino andando pero encontramos mucha más nieve de la que esperamos y sólo podemos recorrer algunos km., hasta conseguir la  vista de la cima de Els Encantats.





De vuelta a Salardú, donde nos han recomendado algunos  restaurantes de gastronomía local. El primer día, una buena  olla aranesa nos compensó de tanto recorrido y nos dio fuerzas para continuar. La segunda noche elegimos el restaurante Eth Bot, un viejo establo restaurado situado en la plaza Mayor, con excelentes menús a 30€ que podemos recomendar.



De vuelta a Barcelona nos desviamos por Balaguer, donde recogemos a nuestra amiga Sara que nos acompañará para hacer una ruta de senderismo por el Montsec. En esta zona los árboles frutales evidencian la llegada primavera. 



Nos dirigimos hasta Ager. Nuestra intención es llegar al Congost de Montrebei pero,  una vez más, nuestro intento resultará fallido.
La carretera nos deja al pie del estrato en el que se alza la ermita de la Mare de Deu de la Pertusa, que domina desde su altura el curso del río Noguera Ribagorzana, límite actual entre las comunidades de Aragón y Catalunya. Para llegar hasta ella hay un pequeño sendero de unos trescientos metros.



Y vale la pena llegar porque las vistas desde la cumbre son espectaculares.








El sendero hacia el Congost de Montrebei es largo y dificultoso. El camino está marcado pero no hay indicaciones de distancias y, después de mucho andar, decidimos volver para atrás. Volveremos a intentarlo, en otra ocasión,  desde Montanya, que es de acceso más sencillo.



Sara nos ha traído una "coca de recapte" y una "coca de sucre",  muy típicas de la zona. 



Decidimos ir a comerla en el pantano de St. Llorenç de Montgai, un agradable lugar




 Fotos finales y de regreso a Barcelona.


También Podría Gustarte

0 comentarios

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Google+ Followers