13. TOKIO

7:00




Resumen de nuestra estancia de cuatro días en Tokyo.













TOKYO

Nuestra estancia en la capital fue de cuatro días completos, más alguna tarde al regreso de alguna excursión a las afueras. Los dos últimos días coincidieron con la llegada del tifón Lan y, a pesar de que en ningún momento nos sentimos intimidados porque es un país muy preparado para las grandes amenazas, que por experiencia ha ido sufriendo a lo largo de su historia, si nos afectaron  las continuas lluvias que cayendo, especialmente el domingo 22 de octubre, fecha que además coincidía con la celebración de elecciones generales para renovar la Cámara Baja del Parlamento del país..

Tokio es la capital de Japón, desde 1868 y está situada a orillas del río Sumida, junto a la bahía de Tokio. Fue devastada por el terremoto de 1923 y por los bombardeos de la II Guerra Mundial. Desde entonces se ha erigido como una de las ciudades más modernas y energéticas del mundo. 

Su área metropolitana cuenta con 37 millones de habitantes, mientras que el centro de Tokio, con sus 23 barrios y en una superficie de 621 Km2, la población es cercana a los 13,23 millones, lo que la convierte en la mayor aglomeración urbana del mundo.

Eso sí, Tokio cuenta con excelentes servicios de infraestructura en transporte público y toda la ciudad está eficientemente comunicada, por lo que es fácil moverse por ella una vez comprendes todo el engranaje de los medios de comunicación, lo que para un turista al principio puede ser dificultoso.

Hay que destacar la línea ferroviaria llamada Yamanote que recorre el centro de la ciudad, tiene estaciones prácticamente en todos los puntos de interés y que entra dentro de la JRPass, por lo que es una de las más utilizadas por los turistas. En el resto de zonas de la ciudad, que no son recorridas por esta línea circular de tren, se pueden hacer transbordos y enlazar con el metro, pudiendo llegar literalmente a cualquier rincón de Tokio.

Nosotros, al estar alojados en el distrito de Asakusa y no pasar por allí la línea Yamamote, teníamos que enlazar con el metro. El primer día nos pareció complicado y tuvimos que pedir ayuda debido a la complejidad de la red, con muchas líneas privadas y públicas que se cruzan, enormes estaciones con multitud de pasillos, tiendas, bares, restaurantes y mucha gente apresurada. Pero una vez nos centramos, nos resultó muy cómodo y práctico.




Hay que destacar que cada día utilizan la red del metro millones de personas. Como ejemplo, la estación Shinjuku es la más concurrida del mundo, con un número de 3.600.000 viajeros cada día. 


Los vigilantes de las estaciones se suben a unos taburetes para poder ver entre las grandes multitudes.




Hablar por el móvil en el metro o tren es de mala educación y los japoneses lo cumplen al 100%, son extremadamente silenciosos y respetuosos.



Es fácil ver esta imagen. De vuelta a casa, agotados de la jornada laboral que comentan es muy dura.






LÍNEA YAMANOTE 



Lo primero que hicimos fue planificar nuestras visitas con la línea Yamonote, que recorre todo el centro de la ciudad. 





Resumen que hicimos de las visitas que más nos interesaban, desde las  principales paradas de la línea Yamanote: 

Nippori. Desde donde se puede disfrutar de una vista del Monte Fuji desde la zona de Fujimizaka, en un día claro.

Ueno. Es una de las estaciones desde la que se puede ir al aeropuerto Narita. El barrio está dominado por un gigantesco parque.

Akijabara. Es el centro de la electrónica, así como tiendas de Manga o cafés de sirvientas (el más importante de esos cafés es el AKB48 Café, situada en el octavo piso del edificio Don Quijote). Al lado hay una cafetería dedicada al universo Gundam. En las cercanías se pueden visitar cafeterías de gatos.

Tokyo Station: Es la estación central de la ciudad, Aquí comienzan muchas líneas del Shinkansen o tren bala. Está muy cerca de Tokyo International Forum y también del Palacio Imperial.

Yarakucho: Está cerca del Palacio Imperial y de Bic Cámera, una de las tiendas de electrónica más grandes de Tokio. En el distrito de Gadi Shita comer en uno de los bares y restaurantes que están situados debajo de las vías del tren elevado (una especie de bares de tapas), muy frecuentados por los empresarios de Tokio.

Shimbashi: Mercado de pescado Tsujuki. Desde esta estación se puede cambiar de transporte y coger la línea Yurikamore para ir a la isla Odaiba.

Tamachi: Comer unos deliciosos fideos ramen en la tienda original de Ramen Jiro.

Hamamatsucho: Visita del templo Zojoji y la Tokyo Tower.

Shinagawa.  Centro de negocios de Tokyo. Sedes de empresas y edificios

Shibuya. Uno de los centros de moda y cultura juvenil por excelencia, donde se inician muchas de las tendencias de moda. Ver la estatua de Hachiko (el perro que esperó pacientemente a su dueño fallecido y que motivó una película Richard Gere). Cruzar el paso de peatones más concurrido del mundo ( vista magnífica desde el Café Starbucks). Visitar centro comercial de Shibuya 109 para ver las últimas tendencias de moda.

Harajuku: Sede de algunas de las modas más curiosas de la ciudad. Santuario de Meiji y parque YoYogui. Pasear por la calle Takeshita, llena de tiendas de ropa para las últimas tendencias como de ghotic, lolita, puestecillos con deliciosos creps de fruta, Subir las escaleras del centro comercial Tokyo Plaza Omotesando Harajuku. 

Shinjuku. Capital de la metrópoli y sede de la gobernación. Aquí  se encuentra el barrio rojo de Ksabukicho, la famosa calle de Golden Gai, Takadanobaba (zona dedicada al Astro Boy).

Ikebukuro. La segunda estación más transitada del mundo. Está llena de tiendas de Manga y muchos almacenes. La plaza Ikebukuru tiene muchos neones. Tiendas como la Kit Kat Chocolatery, en donde se pueden encontrar esos chocolates con multitud de sabores. 


Distrito de  ASAKUSA

Nuestro apartamento estaba localizado en uno de los distritos más tradicionales de la ciudad. La zona  era muy tranquila aunque, al no llegar la línea Yamanote,  teníamos que enlazar con el metro.

Nos encontrábamos cerca  del templo de Sensoji, es el más antiguo e importante de Tokio, dedicado a la diosa budista Kannon y que atrae a miles de fieles cada día. La leyenda dice que dos pescadores que faenaban en el río Sumida pescaron una estatuilla de oro de la diosa y decidieron consagrarla en un pequeño templo para que todos los habitantes pudieran adorarla.

Al templo se accede por la impresionante puerta Kaminarimon de color bermellón, de la que cuelga una enorme linterna de cuatro metros de altura y  se avanza por la calle Nakamise Dori, que está llena de tiendas de recuerdos como kimonos, figurillas, abanicos,  galletas de arroz y cosas típicas de Asakusa.









Debajo del farolillo hay un dragón tallado en madera, probablemente porque el nombre oficial del templo es Kinryuzan o ‘montaña del dragón dorado’.








De la calle Nakasine Dori seguimos caminando hasta segunda puerta la puerta Hozomon, que en su origen era la puerta principal del templo.


Delante de la puerta princial, encontramos la zona para quemar las barritas de incienso y la de ablución.




Por unas escaleras se accede al edificio más importante del templo, el salón principal Hondo, donde se supone que está enterrada la estatua de Kanon que encontraron los pescadores. El techo y paredes están decoradas con verdaderas obras de arte.


A un lado del salón principal se encuentra los omikuji, los pequeños papeles que predicen el futuro y la fortuna. Para conseguir un omikuji se debe hacer una pequeña ofrenda de 100 yenes  y agitar el recipiente hexagonal metálico para sacar una varilla de bambú; cada varilla tiene un número que indica de qué cajón hay que sacar el papelito omikuji.


Uno de los símbolos nacionales japoneses, el crisantemo, es celebrado en varios festivales cada otoño. Los niños levan crisantemos al templo para preparar el festival.


En el templo hay una bonita pagoda de cinco pisos.


La visita nocturna es más tranquila porque no es tan frecuentada y con la iluminación resulta magnífica.





Kappabashi Dogugai

Desde el templo Sensoji fuimos paseando hasta la calle comercial Kappabashi Dogugai,  donde se pueden encontrar las tiendas que suministran, a los restaurantes, las réplicas de los platos que éstos exponen en sus vitrinas. 




Es una calle larga y sin mucho interés arquitectónico pero curiosa porque se pueden encontrar todo tipo de objetos de cocina: Ollas, cazuelas, vasos, palillos, ... pero lo que más llama la atención son las increíbles tiendas de platos de plástico que tienen a lo largo de la calle…Es realmente espectacular lo auténticos que parecen todos los platos, postres, helados, bebidas.


Distrito de SUMIDA

Aprovechando que hacía un día despejado, atravesamos el río Sumida y fuimos paseando hasta Tokyo Skytree, la torre de comunicaciones más alta del mundo y uno de los mejores miradores de la ciudad. (Estaciones de metro: Tokyo Skytree, Oshiage y Honjonazumabashi). 






La torre se encuentra en el distrito de Sumida, que combina edificios antiguos y muy modernos.


El gran diseño futurista de la torre sobresale desde cualquier perspectiva.  La torre se inauguró el 22 de mayo de 2012.


Cuenta con dos miradores a gran altura, un complejo comercial y de oficinas, restaurante y una radiofusora. La entrada completa de la visita vale 3000 yenes (26 euros) y hay que adquirirla en el primer mostrador de la cuarta planta, desde sale el primer ascensor que asciende hasta los 350m. en tan sólo 50 segundos.  En este piso se encuentra el observatorio Tembo Deck con enormes ventanas que permiten una  panorámica excepcional. 




Desde esta altura, veíamos con claridad  el edificio donde estaba situado nuestro apartamento. 


Un segundo ascensor lleva a la Tembo Galleria, situada a 450m, un enorme pasillo tubular con paredes de cristal, que es como pasar por  una nave espacial. 




En días claros se observa hasta los 70 km de distancia e incluso se puede ver el Fuji pero, lamentablemente, nosotros no lo vimos porque, aunque era un bonito día soleado, el fondo se veía con cierta niebla.





Por la noche,  antes de ir a dormir, nos despedíamos con la imagen iluminada, que cambiaba de color cada día.





AKIJABARA (línea Yamanote)

Es el centro de la electrónica, del manga y del anime, de videojuegos, del coleccionismo y de negocios tan frikis y excéntricos como son los cafés de sirvientas, cafeterías de gatos.

Estuvimos gran parte del tiempo entre los distintos establecimientos y disfrutamos mucho viendo las ultimas tendencias electrónicas,  las tiendas repletas de objetos de manga  y el hiperactivismo consumista de la sociedad nipona.








Además de por sus tiendas, Akihabara es también conocido por los populares "maid cafes" o cafeterías de sirvientas, donde sirven chicas de aspecto juvenil, vestidas con trajes de sirvienta. Este tipo de cafés surgieron para dar salida a las fantasías de los hombres fans del manga, el anime y los videojuegos . El más importante de esos cafés es el AKB48 Café, situada en el octavo piso del edificio Don Quijote. Al lado hay una cafetería dedicada al universo Gundam.

Por la calle había jovencitas repartiendo publicidad. Subimos a uno de los edificios para informarnos pero no llegamos a entrar.

A un occidental nos llama atención la sexualización de las jóvenes en la sociedad japonesa, vistiendo de colegialas, conejitas y hasta cambiando el tono de voz.

También es curioso las cafeterías para pasar un rato con gatos. Una hora cuesta casi 9 euros y  da derecho a tomar algo.  Los gatos son muy populares en Japón pero la mayoría de habitantes de Tokio no puede permitirse tener un gato y  estos lugares son muy apreciados.




TOKYO STATION ( línea Yamanote)

Es la estación central de la ciudad, aquí comienzan muchas líneas del Shinkansen o tren bala. Más de 3.000 trenes salen de esta estación cada día, proporcionando medio de transporte para más de 400.000 pasajeros. Está ubicado en el distrito financiero de Marunouchi y cerca del Palacio Imperial y la Tokyo International Forum de una arquitectura espectacular.

El edificio original de la estación fue inaugurado en 1914, aunque ha estado en obras durante muchos años debido a que quedó gravemente afectado durante los bombardeos al final la Segunda Guerra Mundial. Es muy bonito, aunque sorprende por su arquitectura inspirada en el estilo clásico europeo, muy diferente a la japonés.

El interior de la estación es moderno y tan enorme que es fácil perderse. Tiene diversas plantas con tiendas de todo tipo, restaurantes y cientos y cientos de personas moviéndose caóticamente pero, al mismo tiempo,  en una perfecta organización.




Camino al Palacio Imperial pasamos por enorme Avenida Marunouchi, muy tranquila y bordeada de tiendas de lujo, boutiques de moda y cafés.


Entramos a tomar un té en Kitte, un centro comercial de lujo que, a aparte de eso, no ofrece nada especial.


La enorme avenida se extiende con muchos edificios modernos que son sede de bancos, compañías del sector financiero y  algunos despachos gubernamentales.


Para llegar al Palacio Imperial  tuvimos que atravesar Kokyogaien National Garden, que estaban muy cuidados. Lástima que el tiempo no acompañaba.




El Palacio Imperial es la residencia oficial de la familia imperial japonesa.  Está situado en los terrenos del antiguo castillo de Edo y se utilizaron los muros y terrenos del castillo para construirlo.



Se pueden visitar los terrenos interiores del Palacio Real a través de visitas guiadas. Para acceder, hay que estar a las 09:30 h en la puerta Kikyomon pero no lo visitamos porque habíamos leído varios comentarios que lo desaconsejaban y decidimos emplear el tiempo en otras cosas. Eso sí, llegar hasta allí y ver la zona y los jardines vale la pena.




Desde la gran explanada de los jardines, se tiene una imagen de los dos puentes que forman la entrada a los terrenos interiores del Palacio Imperial: los puentes Nijubashi.


De vuelta, atravesamos los jardines Kokyogaien por una zona rodeada de pino negro japonés, perfectamente cuidada y  perfecta.



Entre la estación y la de Yuakucho se encuentra el espectacular Tokyo International Forum, una sede de convenciones, exposiciones y conciertos. El edificio, de estilo futurista, fue diseñado por el arquitecto uruguayo Rafael Viñoly e inaugurado en 1997.

Su hall central de enormes dimensiones está completamente vidriado y su exterior en curvas. Se puede recorrer el edificio gratuitamente. 


Justo al entrar vemos la estatua de Ota Dokan, samurai japonés, guerrero-poeta y monje budista. Mejor conocido como el arquitecto y constructor del Castillo Edo. Su estatua se encontraba en el solar donde se construyó el edifico del Forum y el arquitecto la incorporó en su interior.


Posee siete salas, una de ellas con capacidad para 5.000 personas 


Caminar por los puentes aéreos del nivel superior amplia la sensación del tamaño y la forma de la estructura de vidrio.


La visita nos encantó. En el sector de alrededor tiene una muy buena oferta gastronómica.

Distrito de SHIMBASHI (metro)

Para asistir al mercado de Tsukiji tuvimos que ir hasta la estación de metro sukiji Shijo de la línea Toei Oedo. También se puede llegar por la línea Hibiya desde Tokyo Metro.

El mercado Tsukiji es la mayor lonja de pescado del mundo. Asistir a la subasta del pescado en la lonja Tsukiji era una de las cosas que más ilusión nos hacía. Fuimos un día antes a preguntar y nos dijeron que ya no era posible asistir a las subastas, que estaban cerradas al público y que la hora de entrada era a partir de las 9:00h. Anteriormente se podía asistir en dos turnos de visita , a partir de las 5:00h de la madrugada, así que, lamentándolo mucho, nos ahorramos el madrugón.

El mercado no abre cada día, por lo que es  importante informarse en el calendario oficial, cuyo enlace indico a continuación (cierran los días señalados con la marca roja):

http://www.shijou.metro.tokyo.jp/calendar/2018/


Aunque lo bonito y espectacular debe ser asistir a la subasta, visitarlo fue interesante y nos gustó.  Estuvimos paseando por los numerosos puestos de pescado,  viendo la vibrante actividad de los trabajadores e intentando no entorpecer su labor.  Habían ya despedazado atunes gigantes, aletas de tiburón, vimos todo tipo de algas, pescados que no conocíamos y una gran variedad de mariscos.


Fue curioso ver las técnicas de despiece, casi propias de un samurai  y observamos que las labores de oficina quedan reservadas a las mujeres. También nos sorprendió ver como en el mercado más importante del país de la tecnología se siguen utilizando antiguas balanzas y teléfonos analógicos .








Un empleado interrumpió su actividad para mostrarnos un pez luna que estaba despedazando. Intentaba explicarnos pero no entendíamos absolutamente nada de lo que nos decía.


La ubicación del mercado tiene los días contados y se prevee que en el 2018 se trasladará al distrito de Toyosu, una cercana isla artificial en la bahía de Tokio, donde se levantará un gran complejo turístico con motivo de los Juegos Olímpicos de 2020.

Justo a la salida del mercado, hay una zona donde, tanto japoneses como extranjeros, coinciden en que es el mejor lugar para comer sushi y otros platos compuestos por un marisco especialmente fresco. Son  restaurantes minúsculos, están abiertos desde las cinco de la mañana hasta el mediodía y para conseguir entrar en uno de ellos tuvimos que aguantar, estoicamente, un buen tiempo de espera. A pesar de que no somos muy amantes del sushi, fue curioso ver como lo preparaban. Todo era muy fresco y de gran calidad y cuando lo servían iban indicando de que se trataba,  en japonés,  por lo que apenas nos enterábamos de lo que estábamos comiendo. 


Después del desayuno pasamos a visitar el mercado exterior, que además de pescado vendían frutas, verduras, encurtidos, productos marinos de todo tipo, carnes, cereales, utensilios de cocina, magníficos cuchillos y todo tipo de souvenirs. El gran reclamo son los restaurantes que se agolpan en sus alrededores que tenían una muy buena pinta. 
Los cuchillos japoneses están considerados por muchos como los mejores del mercado y siguen la tradición del forjado de las famosas espadas japonesas.



Distrito de GINZA (metro)

Del mercado Tsukuji fuimos paseando hasta el  próximo distrito de Ginza, el barrio sinónimo de lujo. Algunas de sus tiendas  son verdaderas atracciones turísticas por sus espectaculares diseños arquitectónicos. Como por ejemplo los de  Chanel, Louis Vuitton, Cartier, Wako Clock Tower, San’ai Dream Center, ....


El edificio del centro comercial Tokyu Tokyu es uno de los más fantásticos y espectaculares. Muestra una fachada tridimensional de cristal que dicen que refleja la luz del día de manera sorprendente.






El edificio Ginza Place alberga los showrooms de Nissan y Sony.  Ese día fue curioso ver como un robot fabricaba la carrocería de un coche.



SHIBUYA ( línea Yamanote)

Es el centro de cultural juvenil, adonde acuden en masa los jóvenes y se donde se marcan las últimas tendencias de moda. Shibuya compite con Harajuku como el barrio más "fashion" de la ciudad.

Saliendo de la estación de Shibuya por la salida denominada "Hachiko" hay una plaza donde se encuentra la estatua del perro Hachiko, el lugar más famoso de Shibuya.

Hachiko fue un perro que, desde la muerte de su amo en 1925 y durante 10 años, continuó yendo a la estación cada tarde a esperar el regreso de su amo de la universidad, como lo hizo durante su vida. La estatua fue levantada en 1934 para conmemorar su fidelidad y se hizo famosa a raíz de la película que se estrenó en 2009, protagonizada por Richard Gere, que trata la historia de Hachikō y su relación con el profesor, 
 

Ese día Hachiko estaba acompañado de un buen amigo felino.


Frente a la estatua se halla el cruce peatonal de Hachiko, que es el más concurrido del mundo.


Se trata de cinco pasos de peatones sincronizados, lo que significa que cada vez que se abren los semáforos una marea humana invade el asfalto, convirtiendo al lugar en el cruce más transitado del mundo. 

El mejor lugar para contemplar el espectáculo es desde el segundo piso de la cafetería Starbucks.


Quieres ver un pequeño vídeo del movimiento? Pulsa aquí. 
                                                    Y también aquí    . Como un desfile de paraguas

Al otro lado se encuentra la calle peatonal de Center Gai, donde se encuentran multitud de tiendas de ropa y bares que frecuentan los jóvenes. El corazón de la moda juvenil son los Grandes Almacenes 109 (diez pisos ocupados por decenas de boutiques), las propias dependientas son una atracción por lo extravagante de sus vestidos.





SHINJUKU (línea Yamanote )

Este barrio está dividido en dos partes por la estación de tren y del metro y una de las mayores  dificultades es escoger la salida, ya que hay decenas de ellas.

Según el Libro Guiness de los Records es la estación de tren más transitada del mundo,  con un promedio de 3,64 millones de personas cada día y un auténtico laberinto para el turista, puesto que cuenta con 36 andenes repartidos en tres edificios y por su estación pasan 24 líneas diferentes y varias líneas de metro y  otras líneas de tren.

Iniciamos el paseo por la salida de la Nishi-Shinjaku, la zona de los rascacielos, donde sobresale el espectacular edificio Mode Gakuen Cocoon Tower, que alberga un complejo educativo, diseñado con la forma de un capullo, "que cría a los estudiantes que formarán parte de la sociedad".



Siguiendo por  la zona de los rascacielos llegamos hasta el edificio del Gobierno  Metropolitano,  que cuenta con un observatorio en el piso 45. Se puede visitar hasta las 5:30h y es gratuito.




El Centro de Información Turística de Tokio está ubicado en la planta baja del edificio principal número uno.


Anunciadas las Olimpiadas del 2020.


Subir hasta el piso 45  es gratuito y vale la pena porque desde se obtiene una magnífica vista.










En la zona este de Shinjuku, el distrito de Kabukicho, es todo lo contrario. Conocido como el "barrio que nunca duerme" es una zona muy animada, enfocada al entretenimiento, con grandes luces de neón anunciando restaurantes, clus, ... La calle Yasukuni-dori es la puerta de entrada y una de las zonas más curiosas para visitar por la noche. 








Cruzando la calle se entra en la Golden Gai, una zona nocturna, con estrechas y cutres callejuelas y diminutos establecimientos, en los que comer y beber,  que conservan un ambiente que recuerda a los años 50. 








En el interior de la estación de Shinjuku (y en otras principales también) se encuentran una serie de grandes almacenes con tiendas de comida en sus plantas inferiores. Más de un día elegimos algunas bandejas para cenar en el apartamento y quedamos encantados de la excelente calidad.





Eran los días de Halloween  y muchos pastelillos lo representaban.



Cerca de Shinjuku-ku, en la estación de Takadanobaba, hay unas pinturas en las paredes del dibujante de historietas y animador japonés Osamu Tezuka, considerado «el dios del manga». Estas pinturas se encuentran ahí porque su personaje más famoso, Astro Boy, nació en esa estación.





HARAKUJU ( línea Yamanote)

Harajuku es el barrio más fashion de Tokio. Es conocido por ser uno de los lugares de compras más populares de la ciudad y también por ser el punto de reunión de los más extravagantes personajes de la capital nipona. Muchos jóvenes, se reúnen cada domingo y exhiben estilos de moda únicos y de vanguardia






La calle más entretenida es Takeshita-dori, una concurrida calle de moda juvenil.








En Takesita-dori son especialmente populares los creps con fruta. No son muy caros, alrededor de 500 yenes, y vale la pena probarlos porque son deliciosos.


En otro extremo del barrio se encuentra el centro comercial Tokyo Plaza Omotesando, al que se accede con unas  impresionantes escaleras  rodeadas de cristales. 





ODAIBA - Metro Shimbashi + Línea Yurikamome (privada)

Se trata de una isla artificial, construida principalmente en la década de 1990 sobre terrenos ganados al mar,  con edificios grandes y llamativos, espacios amplios y una enorme zona de recreo con vistas a la bahía de Tokio.

Para llegar a Odaiba fuimos hasta la estación de metro Shimbashi que conecta con la línea Yurikamome, una línea de trenes que, al ser privada, no está incluido en el Japan Rail Pass, aunque merece la pena pagar los 310 yenes que vale el trayecto hasta Odaiba, sólo por experimentar este tren completamente automizado y sin conductor.


Yurikamome va por un monorrail que sale de la estación y serpentea entre rascacielos antes de cruzar el Rainbow Bridge (puente del Arcoiris). Al no llevar conductor permite contemplar las vistas más fácilmente, eso sí, hay que espabilarse para colocarse en la primeras filas del vagón.

Quieres ver un vídeo?. Pica aquí.




Lo mejor de Odaiba es, sin duda, las vistas y el ambientillo futurista que se respira en la zona. El Rainbow Bridge, el edificio Fuji Tv o recientemente el Gundam gigante son algunos de sus mayores los atractivos.


El edificio Fuji, de corte futurista, fue diseñado por Tange Kenzo, el mismo arquitecto de las Oficinas del Gobierno Metropolitano de Tokio. Para llegar hay que bajar en la parada de Daiba. 

Es la sede de la cadena de televisión japonesa Fuji TV, consta de 25 plantas y está totalmente a prueba de terremotos. Nada más llegar, subes por unas escaleras mecánicas que están cubiertas con unos cristales y te dejan debajo de las imponentes estructuras metálicas y de la bola gigante. Todo muy futurista.





Entrar es gratis salvo que queramos subir a Hachitama , el mirador del edificio, que vale 500 yenes (unos 5 euros), no es muy alto pero debe tener magníficas vistas, como estaba muy nublado no lo comprobamos. En su interior tiene varias tiendas de regalos y estudios de grabación donde se ruedan muchos programas.


Bailando bajo la lluvia, entre  el edificio Fuji y la bahía de Tokio.


Delante de la bahía de Tokio y el  Rainbow Bridge (puente del "Arcoiris")


A la izquierda del edificio Fuji Tv se levanta una pequeña réplica de la Estatua de la Libertad. No es que sea muy espectacular pero está situada en un mirador con grandes vistas a la bahía y  el Rainbow Bridge justo detrás. Un marco de lo más bonito.

Frente al centro comercial se levanta una pequeña réplica de la estatura de la Libertad donde las vistas son espectaculares.










Delante de la comercial Diver City, llama la atención la magnífica réplica, de 18m de altura, del robot de la serie Gudman , que pese a no ser fans, nos dejó con la boca abierta.



De las 18 a las 23 h hay un espectáculos de luces. El robot sólo mueve la cabeza.


Diver City es un centro comercial que está lleno de almacenes interesantes, salas de videojuego y sitios de entretenimiento. Ese día celebraban Hallowenn y estaba muy animada con jóvenes disfrazados.
Dos jóvenes nos hacen el saludo mas popular japonés, "cheese", con los dos dedos.








En el edificio Toyota MegaWeb había una exposición con algunos coches antiguos, los últimos modelos Toyota y otros vehículos muy futuristas. Era una especie de mini-parque de atracciones donde se podían ver, conducir y conocer las últimas tecnologías aplicadas al mundo del motor. Era completamente gratis y pasamos un rato divertido. 



HARAJUKU

El domingo es el día ideal para ir a la zona de Harajuku y el parque YoYogi. En el santuario de Meji, el domingo suelen haber bodas sintoístas y a mediodía se juntan en el puente cercano a la entrada del santuario decenas de jóvenes en cosplay con los trajes y maquillajes, aunque dicen que se están trasladando a Odaiba.

Por esa razón, habíamos aplazado la visita a esta zona para el domingo 22 de octubre de 2017, el día  en el que, lamentablemente, la ciudad se vio amenazada por el poderoso tifón Lan que estuvo causando lluvias torrenciales y vientos durante todo el día. Aún con esas adversas condiciones climatológicas decidimos acercarnos, con la esperanza de que el tiempo mejora en algún momento, cosa que no sucedió y estuvo lloviendo sin parar un segundo durante todo el día, lo que perjudicó el ambiente popular y festivo del lugar.


El Santuario Meiji se encuentra en el corazón de un frondoso parque que incluye cerca de 100.000 árboles. Está dedicado al primer emperador del Japón moderno, el emperador Meiji y su esposa, la emperatriz Shoken. Terminó de construirse en 1921, unos años después de la muerte del ambos, en reconocimiento a su labor durante la llamada Restauración de Meiji, etapa en que Japón dejó atrás el periodo feudal de Edo, abriiendo las fronteras al mundo y a la modernización. Lo extranjero dejó de ser una amenaza a la cultura japonesa tan arraigada y se trasladó la capital de Kioto a Tokio.




En el camino al santuario nos encontramos con unas estanterías con hileras de barriles de sake . Se trata de ofrendas que cada año realiza al templo la Meiji Jingu Zenkoku Shuzo Keishinkai, una asociación de amantes del Sake, para que la industria del sake prospere y haya abundantes ventas.


El Santuario Meiji .es uno de los santuarios sintoístas más populares de todo Japón. Fue totalmente destruido en la 2º Guerra Mundial durante un bombardeo a la ciudad, años más tarde, en 1958 fue reconstruido de nuevo.




Este santuario es uno de los más solicitados para casarse por el rito sintoísta. Durante nuestra visita se celebraron varias que pudimos observar desde lejos.


HAMAMATSUCHO (línea Yamanote)

Era nuestro último día y, a pesar del temporal, no quisimos marchar sin acercarnos hasta la torre Eiffel japonesa.

Para llegar a ella atravesamos el pequeño templo Zojoji, que ofrece una preciosa mezcla de tradición y modernidad, al estar justo al lado de Tokyo Tower.




Tokio Tower es otro de los símbolos de las capital nipona. Se diseñó imitando a la Torre Eiffel de París, en 1958, con una altura de 333 m (trece más que la Eiffel). Su función era cubrir las retransmisión de señales de TV y radio, sin embargo, con el cambio de la emisión analógica a la digital en 2011, como no podía cubrir completamente la zona de Kanto, se construyó la nueva torre de Tokyo SkyTree que daba salida a las nuevas necesidades de emisión

Está emplazada en el centro de Tokio, con un característico color rojo y blanco, de acuerdo a regulaciones de aviación y de noche se ilumina con diferentes colores.

En la base principal hay un espacio donde comer o tomar algo, una tienda de recuerdos y alguna exposición. Acercándonos al espacio FootTown vemos un ascensor para llegara un primer observatorio, a 150 m de altura. De allí, pagando un extra se puede subir hasta el observatorio especial, a 250m , desde donde disfrutar de maravillosas vistas de 360 grados de la ciudad de Tokio






La torre tiene una iluminación especial que puede mostrar hasta 7 colores diferentes y cambia según la temporada o el evento que se quiera promocionar.






Después de contemplar las bonitas vistas nocturnas desde la torre, y en vista de que el temporal continuaba (eran las 7 de la tarde), decidimos regresar al apartamento. En un centro comercial de la estación, compramos unas bandejas de comida y refugiados del frío y la lluvia, disfrutamos las últimas horas en esta magnífica ciudad , relajados y ante la magnífica imagen de la SkyTree Tower iluminada. Todo un lujo.

Y qué decir de las bandejas de comida! Todo buenísimo y de excelente calidad. Era como estar en casa.




Durante la noche el temporal empeoró.  Debido al tifón se habían suspendido algunos vuelos y los medios de comunicación estaban retenidos. 

Al día siguiente, cuando nos levantamos ya no llovía, nos fuimos para la estación de metro de Asakusa, de allí a Tokio Station y enlazamos con el Shinkansen,  hasta el aeropuerto de Narita. Habíamos calculado que  JR Pass caducara hasta justo ese día.

Habían abierto los vuelos y el nuestro tan sólo se demoró un par de horas, aunque tan poco nos hubiera importado quedarnos unos días más en una ciudad donde había tanto por  descubrir y a la que algún día nos gustaría volver.

También Podría Gustarte

0 comentarios

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *