ROMA (2015)

21:54


PASEANDO POR ROMA (16/5 /15 al 20/5/15)  


Típicos sampietrini (adoquines negros)


Roma es una de las ciudades europeas más cautivadoras, especialmente por el patrimonio que conserva como antigua capital del imperio romano y que se aprecia en cualquiera de sus rincones. Pasear entre sus antiguas murallas, los arcos de triunfo, las estupendas plazas y los numerosos monumentos, palacios e iglesias, es un privilegio en una ciudad tan cercana a nuestra cultura y a nuestra lengua.

Nuestra primera visita a Roma fue en 1993 (aprovechando una escala),  un día entero pero insuficiente para una ciudad así. Hacía tiempo que, volver, lo teníamos pendiente.


Año 1.993. En la Fontana de Trevi tiramos una moneda para tener el retorno asegurado.

Transporte: Del aeropuerto de Fiumucino tomamos el Leonardo Exprés (tren que sale cada media hora) para llegar a la estación de Termini (centro de la ciudad). Se compra el billete en taquilla o en las máquinas automáticas de Trenitalia y se valida en las máquinas amarillas repartidas en el andén, antes de subir al tren. El trayecto dura 31 min.

En la estación de Roma Termini tienen parada las dos líneas de metro, la mayoría de los autobuses urbanos y taxis. Aquí compramos la Tarjeta Kit Roma Pass, que también se puede comprar en tiendas y agencias de la ciudad. Vale 36€ y es válida para 3 días. Incluye: 
  • Pass (entrada gratuita a los dos primeros museos o monumentos de la red de afiliados y descuentos en los siguientes, así como viajar gratis en los medios de transporte público de la ciudad.
  • Mapa de Roma, guía de museos y monumentos afiliados 
  • La tarjeta de museos es independiente a la de transportes. Una vez activada es válida para las 72 horas siguientes. Hay entradas especiales para los poseedores del Roma Pass para la visita  al Coliseum sin hacer tantas colas.
  • La Roma Pass no incluye la entrada a los Museos Vaticanos.
Para no activar todavía la tarjeta Roma Pass, compramos varios billetes de  transporte para desplazarnos hasta nuestro alojamiento. Hay varios tipos: Bit (1 euro y vale para viajar 75 min con transbordos en metro o bus) o el Big (3 euros , válido para viajar todo el día). Existe también el Archeobus en Roma, que hace paradas en principales puntos turísticos: Sale de la piazza del Cinquecento (Termini) cada hora desde las 9.45 y cuesta 8€. El ticket vale para todo el día y se pueden comprar en el autobús o en el quiosco de la ATAC en plaza de Cinquecento. 

Nuestro alojamiento lo cogimos por internet a través de Wimdu y estaba situado en una calle tranquila, cercana al Coliseum. Estuvimos bien pero la zona de Termini es la que está mejor comunicada.


Coliseum
Tan pronto acabamos de alojarnos nos acercamos al Coliseum y empezamos a pasear para orientarnos. 



Del Coliseum fuimos paseando desde el Foro de Nerva y de Trajano. Cerca se encuentra la Plaza Venecia, el punto desde donde se inician todos los itinerarios turísticos. La estructura de las calles es en principio un poco caótico puesto que el plano de la ciudad es octogonal, hay dos calles principales,  el resto son más pequeñas y se inscriben dentro de una manzana.  Todas están tapizadas de los típicos sampietrini (adoquines negros) que dificultan un poco el andar.


Foro di Nerva 
Foro di Traiano


Después del foro, la plaza Venecia y el monumento a Víctor Manuel II
Columna de Trajano
Vista nocturna del Coliseum
Al caer la tarde cenamos en el restaurante/trattoria "Luzzi" (Via S.Giovanni laterano,88 esquina Via Celimontana,1-3), cerca del Coliseum. Me permito hacer propaganda porque quedamos tan contentos que repetimos algunos días más. Buena cocina y precios muy asequibles. Los miércoles cierran.

En el curso de los cinco días fuimos cumpliendo con el programa de visitas que llevábamos.

IGLESIA DE SAN PIETRO IN VINCOLI. (Salida Metro Cavour, Linea B ). 
Guarda como reliquia las cadenas con las que estuvo apresado San Pedro (In Vincoli significa “encadenado”). Tras su humilde fachada se encuentra uno de esos tesoros escultóricos que no se deben pasar por alto en un viaje a Roma, el Moisés de Miguel Ángel, originalmente concebido para la tumba del Papa Julio II con un proyecto mucho más grandioso que se interrumpió cuando el mismo pontífice desvió los fondos de las donaciones para la reconstrucción de la Basílica de San Pedro.
La estatua, centrada en la figura bíblica de Moisés, se representa con cuernos en la cabeza, por un error de traducción del Éxodo por parte de San Jerónimo que interpretó  "su rostro era cornudo" por "un rostro del que emanaban rayos de luz" .





COLISEO, FORO Y PALATINO. (Una entrada para todo. Vale 12 €. Visitas desde  8,30. Abierto todo el año, incluido los domingos, metro linea B).

La entrada del Coliseo está combinada con la del Monte Palatino y ésta fue nuestra primera opción para activar los Roma Pass.  Se aconseja empezar por el Palatino e ir después al Coliseo para evitar las largas colas que siempre se forman allí pero no es necesario con la tarjeta Roma Pass puesto que hay entradas especiales para pasar directamente. 

Arco de Tito. A la entrada del Foro Romano.

PALATINO hace referencia a “palacio”, ya que ahí es donde residieron muchos de los Emperadores que gobernaron durante la época más esplendorosa tanto de la ciudad como del propio Imperio. Está ubicado a 40 m de altura sobre el Foro Romano y es la más céntrica de las siete colinas de Roma y un gigantesco museo al aire libre, en el que es posible pasear tranquilamente por las ruinas de palacios, templos, casas e incluso por un gran estadio. Posee además un mirador desde donde se obtienen las mejores panorámicas del Foro Romano para poder recrearnos mentalmente en lo que, en su momento, fue una enorme y resplandeciente ciudad.

Hipódromo de Domiciano 

En el Palatino hay un magnífico museo (entrada libre) donde se exponen los diferentes hallazgos durante las excavaciones: esculturas, frescos, mosaicos y otros objetos pertenecientes a la época .






FORO ROMANO
El Foro Romano fue en otro tiempo el epicentro de la vida de Roma y en el que tenían lugar el comercio, los negocios, la prostitución, la religión y la administración de justicia.
La Vía Sacra une las tres puertas conmemorativas (Constantino, Tito y Septimio Severo) y es la arteria principal del corazón romano que latió durante tantos siglos. En este inmenso espacio hay esparcidos restos de templos dedicados a dioses como el de Vesta, el de Saturno o el mejor conservado de todos, el consagrado a Antonino y Faustina, además de otros muchos. Lo mismo sucede con las basílicas donde se llevaban a cabo los juicios, con las tribunas donde los políticos deleitaban al pueblo con su oratoria, con los tribunales o con el Senado. 








Arco de Septimio Severo.
Templo de Antonino y Faustina, el edificio mejor conservado.




COLISEO  
Es el mayor y más espectacular edificio construido en época romana para albergar las famosas luchas entre gladiadores y animales salvajes o simulaciones de batallas navales, con las que los emperadores de la antigua Roma deleitaban a la plebe.  Fue construido en 8 años (72-80 d. C.) por la dinastía Flavia. 
Frente al coliseo se encuentra el Arco de Constantino del año 315 .






PLAZA VENECIA. Es el centro de la urbe, desde donde salen las calles más importantes. Sobresale el Monumento Nazionale a Vittorio Emmanuele IIel más grande de Italia. En el punto más alto tiene dos estatuas de la diosa Minerva con sendas cuadrigas. Al pie de la estatua está el Altar de la Patria, la tumba del soldado desconocido, donde una llama nunca se apaga en honor a las víctimas italianas en la Guerra de 1915-1918,. Popularmente es conocido como la “maquina de escribir” por su parecido. En su interior se encuentra el Instituto y el Museo para la Historia del Risorgimiento italiano que no tiene demasiado interés. Se puede subir por sus escaleras y suelos de mármol para obtener unas fantásticas vistas de la ciudad. Justamente detrás de este grandioso monumento se encuentran los Museos Capitolinos que entramos con la Roma Pass. 


En frente del monumento, se encuentra el Palacio Venecia (residencia papal,  sede de la Embajada de Venecia, más tarde sede del gobierno fascista y actualmente museo) y la Basílica de San Marcos(s.IV). Las calles colindantes son muy tranquilas y pintorescas.

A la izquierda el Palacio Venecia .






FORO DE TRAJANO Frente al monumento de Vittorio Emanuele II, El foro de Trajano es cronológicamente el último de los foros imperiales de Roma y fue construido por orden del emperador Trajano con el botín de guerra traído tras la conquista de Dacia. También se encuentra la Columna de Trajano, en perfecto estado, una obra de arte que consta de 19 bloques de mármol y se mantiene erguida desde hace 19 siglos. Narra la hazaña de Trajano sobre el pueblo de Dacia. En la parte de arriba de la Columna estaba la estatua de Trajano, por voluntad del Papa Sixto V se cambio por la de San Pedro en el año 1587.




PLAZZA CAMPIDOGLIO. Actualmente centro moral de Roma. La plaza está rodeada por el Palacio de los Senadores (en el centro, actual sede del alcalde de Roma. Encima la Torre Capitolina con la campana Patarina) , el Palacio de los Conservadores (dcha.) y Palacio de los Museos (izda.). Todo el conjunto de la plaza y los edificios que le rodean fue compuesto por Miguel Angel (1546/1550). 


En la plaza Campidoglio, está la estatua de Rómulo y Remo. Las escaleras laterales llevan a la iglesia Santa María en Aracolei  y hay un ascensor con grandes vistas de la ciudad.

Rómulo y Remo.
Merece la pena la visita de los Museos Capitolinos que contienen magníficas obras de arte.




Loba capitolina
En uno de los patios la enorme estatua de mármol de Marforio, una de las seis estatuas parlantes de Roma (siglo I).
.


EL  PANTEÓN DE AGRIPA
es una de las obras maestras más impresionantes de la arquitectura de todos los tiempos, fue edificado en la época del emperador Adriano, en el siglo II d. C., como templo dedicado a todos los dioses. Lo que más impresiona es su cúpula, cuya anchura y altura son idénticas, 43’30 metros. En el centro se abre un óculo o ventana circular, que deja entrar la luz del Sol e incluso el agua de la lluvia, la cual es recogida por distintos sistemas de desagüe en el pavimento construidos hace siglos. El interior está restaurado conservando el diseño romano y hay una serie de tumbas de personajes ilustres, como Rafael. En la cornisa del pórtico se refiere a un templo que fue erigido por Agrippa en el año 27 a.C. a las divinidades tutelares de la familia Julia.
La colorida plaza Rotonda, donde se ubica, es muy concurrida. Las callecitas de alrededor son muy bonitas y típicas de la zona.







PLAZA DE MINERVA
Aquí encuentra la estatua de un elefante  cargando un obelisco  (obra de Bernini) y la iglesia de Santa María Supra Minerva, alzada sobre un antiguo templo romano que conserva una estatua de Cristo elaborada por Miguel Ángel. 


En un lateral de la plaza se encuentra la sastrería eclesiastica Gammarelli que ha sido la tienda oficial para vestir a los Papas desde finales del s. XVIII (tan sólo Pío XII cambió de sastre porque ya había uno en su propia familia).






Siguiendo por la calle San Ignacio se llega a la plaza del mismo nombre, con una iglesia con techo central casi alucinógeno.  Se llama el triunfo de San Ignacio.





PIAZZA NAVONA (Metro A. Barberini)
En la antigüedad era el estadio de Domiciano, donde podía soportar 30.000 espectadores. Se dice que es uno de los espacios más bellos del mundo. Está rodeada de bellas fachadas y tres magníficas fuentes:
  • En el centro la Fontana de Fiumi, obra de Bernini, está dedicada a los cuatro ríos, Nilo, Danubio, Ganges , de la Plata.
  • En los extremos de la plaza: La  fuente de Moro o del caracol y la  Fuente de Neptuno
Y junto a la Fontana de Fiumi, la iglesia de Santa Inés ( mártir de la iglesia), con una magnifica cúpula,  diseñada por Francisco Borromini. 


Fuente de Neptuno.
Fontana de Fiumi e Iglesia de Santa Inés.




La  fuente de Moro o del caracol


En Piazza Navona son famosos los tartufos que sirven en las cafeterías alrededor de la plaza y  dicen que es frecuente ver a Berlusconi sentado  en la terraza de Tre Scalini.

FONTANA DI TREVI (Metro A. Barberini) 
Es la fuente mas famosa de Roma y dicen que si quieres volver debes tirar una moneda. Con nosotros vemos que funcionó. 
Fue proyectada en el siglo XVIII por el arquitecto Nicola Salvi y realizada en un período de treinta años. Es una exaltación del agua como símbolo de vida, bienestar y cambio. Su situación indica el límite del trayecto del antiguo acueducto del Agua Virgen (año 19 a. C.). La personificación de Neptuno, en el centro de la fuente,  emerge del agua sobre un carro tirado por caballos marinos y tritones, no apreciable en la foto al encontrarse en obras de restauración
Su fama le proviene por la película de Fellini. La Dolce Vita.



 ¡Y cómo no, hay que disfrutar de los magníficos helados!


PIAZZA DI SPAGNA (Metro Spagna)
Es una de las mas famosas  de la Roma barroca, sobre todo por la presencia de la monumental escalinata con 1722 escalones, uno de los lugares de encuentro más popular y atiborrada de turismo. Da a la calle Tívoli, con comercios de moda de gran prestigio.
En el centro  de la plaza esta la Fuente de Barcaccia  (Bernini). Cuentan que alrededor del 1600, antes de que se construyeran las murallas de contención, era usual que el río Tiber se desbordara inundando este sector y en una ocasión, que las aguas se retiraron, quedó depositada allí una pequeña embarcación que el río había arrastrado; este hecho supuestamente impresionó tanto al Papa Urbano VII que encargó a su arquitecto personal (Lorenzo Bernini) la construcción de la fuente. Los elementos decorativos en forma de soles y abejas son símbolos de la familia Barberini a la que pertenecía dicho Papa.

Al final de la plaza podemos observar una columna de 12 metros donde se asienta la escultura de la Inmaculada Concepción, (justo enfrente de la Embajada de España ante la Santa Sede), y en su base cuatro grandes esculturas que representan a Moisés, al Rey David y a los profetas Isaías y Ezequiel. 





EL VATICANO Y LA BASÍLICA DE SAN PEDRO 
(Salida 
Metro  Ottaviano. Miércoles el Papa da sus entrevistas, los domingos el famoso Ángelus)

Cuarenta y cuatro hectáreas conforman el Estado de la Ciudad del Vaticano, sede de la Iglesia Católica, Apóstolica y Romana, aunque dentro de Italia es una país independiente con su monarca, el Papa, elegido por medio de los cónclaves celebrados en la Capilla Sixtina. Cuenta con tan sólo unos 900 habitantes y es considerado el país más pequeño del mundo pero tiene un poder superior al de varias potencias juntas.

La Piazza de San Pietro fue proyectada por Bernini a mediados del s. XVII, con una gran explanada de forma elíptica de columnas que parten de la Basílica y actúan como brazos que acogen a los visitantes al interior del conjunto. En el centro está ubicado un obelisco egipcio, próximo al lugar en que fue crucificado San Pedro y que se le denominó "testigo mudo" por estar presente en su martirio.

La Basílica es el más grande e importante Templo de la Cristiandad. Desde su balcón central se asoma el Papa para ofrecer la bendición y proclamar beatificaciones. 

El día que nosotros llegamos se beatificaba a varias monjas palestinas y habían colocado asientos en toda la plaza.






Vemos como la guardia suiza sigue custodiando la seguridad de la Ciudad del Vaticano, desde hace siglos, portando siempre el uniforme colorido que se dice fue diseñado por el propio Miguel Ángel.


Aquí nos hallamos delante de la Puerta Santa que permanece cerrada y tapada con cemento por su parte interior. Solamente el papa puede abrirla y cerrarla en los Años Santos, permaneciendo todo ese año abierta para el acceso de los fieles que pueden ganar indulgencias.


El interior de la Basílica de San Pedro cuenta con el mayor espacio de una iglesia cristiana en el mundo, su cúpula domina el horizonte de Roma y es considerada como uno de los templos más sagrados del catolicismo. 

Entre las magníficas obras de arte que podemos admirar, destaca la famosa Pietat de Miguel Ángel que se encuentra nada más entrar, a la derecha, y que muestra una Virgen triste que sostiene el cuerpo inerte de Jesús, una gran obra de arte. 



Bajo el Baldaquino de Bernini se guardan los restos de San Pedro.






A través de internet compramos las entradas para visitar todo el conjunto: Museos Vaticanos, Capilla Sixtina y Basílica de S. Pedro. Todo un acierto porque nos ahorramos las colas y la visita guiada fue muy interesante. Hay varias web, entre ellas:  http://biglietteriamusei.vatican.va/musei/tickets/do?weblang=it&do

MUSEOS VATICANOS
El primer núcleo de ellos surgió durante el Renacimiento y tuvo su asentamiento en el Palacete del Belvedere. Después del Papa Julio II, quien reunió mayormente esculturas clásicas, otros Papas continuaron y completaron la colección y selección de los más importantes tesoros de arte .



Patio de la Piña.
Looconte y sus hijos.
Sala de los Mapas

Sala de los tapices.
Torso de Belvedere

CAPILLA SIXTINA
Es uno de los conjuntos más soberbios del arte italiano. Deriva su nombre del Papa Sixto IV que mandó su construcción.  Es el lugar donde se celebran los cónclaves para elegir a un nuevo Papa.
Muestra a lo largo de sus paredes, pinturas de famosos artistas pero destaca la belleza de las realizadas por las de Miguel Ángel,  que supo plasmar su sello de gran escultor con un estilo muy diferente a las de los demás autores. En la pared del altar realizó el "Juicio Universal" (1536-1545) y en los  frescos que decoran la bóveda (1508-1512) las escenas estaban representadas con personajes desnudos, que en un arrebato el papa Pío V ordenó cubrir con un calzón.
Una verdadera obra maestra y una de las mayores maravillas, que hemos podido contemplar, y que resalta la destreza y la perfección del gran genio que fue Miguel Ángel.


El martes volvimos de nuevo a la Basílica de San Pedro pensando que en la plaza habrían desalojado las sillas y cual fue nuestra sorpresa al encontrarnos con la celebración de una misa celebrada por el Papa Francisco. Impresionaba el silencio y el fervor de los fieles que escuchaban con devoción las palabras del Papa.





Después de la bendición papal salimos de la Piazza y tomamos la Via della Conciliazione, una ambición de Benito Mussolini para conectar en una ancha Avenida el Vaticano con el Castel de Sant´Angelo. Recorrimos los 500 metros de esta Vía con la que el dictador fascista quiso unir dos emblemas, uno religioso y otro histórico. 

El CASTILLO SANT ÁNGELO (gratis con el Roma Pass. Cerrado los lunes).
Esta fortificación circular de cinco plantas coronada por el Arcángel San Miguel fue levantada en el año 123 D.C. para ser la última morada de los restos incinerados de Adriano y su familia. Al final la tradición llevó a albergar las cenizas de más Emperadores. En el año 401 su función varió para funcionar como Fortaleza Militar, razón por la cual se perdieron muchos de sus elementos originales, tanto en el exterior como en el interior. Más tarde, en el año 590  durante una plaga de peste que azotaba Roma el Papa Gregorio I tuvo la visión del Arcángel San Miguel en la cima portando una espada, lo que se interpretó como el fin de la epidemia. Desde entonces la Fortaleza se le conoce como Castel Sant´Angelo para conmemorar este hecho. 





El Castel Sant´Angelo tiene cinco pisos. El primero se recorre por la rampa originaria del Mausoleo de Adriano. En el segundo se encuentran las mazmorras. La tercera planta es de carácter militar. La cuarta dependencias papales, profusamente decoradas. Y la quinta es probablemente la mejor de todas por la gran terraza desde la que se puede obtener una magnífica panorámica de la Basílica de San Pedro.



Desde arriba incluso se aprecia un elemento muy novelesco pero absolutamente real "il Passeto di Borgo", un pasadizo de 800 metros de largo por el cual los Papas huían del Vaticano cuando se encontraban en peligro, ya que une el castillo con el Palacio Apostólico. A través de las paredes interiores de una muralla del s.XIII, los Pontífices tenían esta vía de escape que podía librarles de ser apresados o asesinados. 



Curioso el sistema de la fuente, se tapona por abajo y el agua sale por arriba.

BARRIO DE TRASTEVERE. Isla Tiberina
Su nombre significa “detrás del Tíber” y es uno de los barrios con más encanto, el Roma más auténtico, aunque en vías de desaparecer. Su popularidad se debe por ser el área con mayor número de ristorantes, trattorias y pubs  de la ciudad y con terrazas que dan al Tíber, razón por la cual atrae a todo tipo de gente que viene aquí a comer, a cenar o a salir de fiesta. 
En la Piazza di Santa Maria in Trastevere hay una magnifica fuente que dicen que es la antigua de Roma y la Basilica di Sta Maria in Trastevere ( S. XII). Desde esta plaza parten calles  muy animadas  como la Via Lungaretta que está llena de trattorias (aconsejo la Carlo Menta, Via della Lungaretta, 101, donde comimos muy bien y con precios asequibles) En esta plaza se instala, cada domingo,  uno de los mercadillos callejeros mas populares, el Porta Portese.  

Isla Taberina
Piazza di Santa Maria in Trastevere









EL BARRIO JUDÍO
Callejuelas encantadoras, Piazza Mattei (fuente tortugas),  Sinagoga y las ruinas del Teatro di Marcello. 




Sinagoga


Teatro Marcelo

En el suelo, a la entrada de algunas viviendas, hay placas que tristemente recuerdan la enorme cantidad de judíos deportados a campos de concentración que nunca regresaron a Roma.



BOCCA DELLA VERITÁ. 
En la entrada de la Iglesia medieval de Santa Maria in Cosmedin que tiene un campanario de estilo románico (s. XII) se encuentra esta escultura (s. I) , con un  diámetro de 1,75 metros y representa un rostro masculino con barba en el cual los ojos, la nariz y la boca están perforados y huecos. Poner la mano dentro de la boca dicen que trae buena suerte, lo único que hay que hacer cola y esperar un buen rato.
En la película “Vacaciones en Roma” Gregory Peck le hace una broma a Audrey Hepburn escondiendo su mano bajo la manga para hacerle creer que la boca se ha cerrado sobre ella. Desde entonces largas filas de turistas vienen a cumplir con el rito.




PLAZA DE LA REPUBLICA
Construida durante el desarrollo urbanístico tras la capitalidad de Roma, a escasos metros de la Estación Termini. 

Junto a la plaza de la República se encuentra la Basílica de Santa María de los Ángeles, diseñado su interior por Miguel Angel, es la única iglesia renacentista que existe en Roma. Está construida sobre la zona donde se encontraba el fabuloso complejo de las termas de Diocecliano, complejo termal de Roma que incluso superaba al de Caracalla (abarcaba la plaza de la República y la de Cinquecento, con una cabida de más de 3.000 persona). Frescos, columnas de mármol y un magnífico órgano de 5.400 tubos. El suelo destaca por una línea meridiana que indicaba el mediodía .





Meridiano solar
Cerca se encuentra la maravillosa y barroca Iglesia de la Victoria (C/ Largo Sta. Susana), donde se aloja el éxtasis de Santa Teresa, grandiosa escultura de Bernini, muy conocida por los estudiosos del arte y por los que hayan leído Ángeles y Demonios. 



 IGLESIA DEL GESÙ
Es la principal iglesia de los Jesuitas y el máximo ejemplo  de gusto  suntuoso. La bóveda de la nave está repleta de frescos. Su fachada está reconocida como la primera verdaderamente barroca y fue el modelo de innumerables iglesias jesuitas en todo el mundo, especialmente en el continente americano.





PLAZA SAN EUSTAQUIO
Encima de esta Iglesia hay una cornamenta de ciervo, motivo por el cual las parejas no quieren casarse en ella.


En esta plaza esta el Café Eustaquio que tiene la reputación de servir el mejor café del mundo. Cada mañana una furgoneta descarga leña para tostar de forma artesanal el café. También hay venta de sus productos.
Los cafés en Roma son deliciosos, se sirven muy cortos y en tacitas gruesas,  un poco más grande le llaman capuchino y el grandón de latte. 



STA MARIA MAGIORE.  Abierta al mediodía.
Situada en la plaza del mismo nombre, euna de las cinco grandes basílicas de la antigua Roma, la única  que ha logrado conservar su estructura original y una de las iglesias que no te debes perder. Fue construida según cuenta la leyenda en el siglo IV, por el Papa Liberio para celebrar el lugar donde en pleno mes de agosto se halló nieve después de una visión de la Virgen, en la cumbre de la colina Esquilino y fue la primera  que se dedicó al culto mariano. Su campanario es el más alto de Roma (75m), tiene cinco campanas, una de ellas llamada la “perdida” y todos los días a las 9 de la tarde llama a los fieles con un sonido inconfundible. En 1990, fue incluída en la lista de Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. 



Su interior es verdaderamente grandioso, con una iconografía que gira en torno a la maternidad divina de María, un magnífico pavimento y  un bello techo dorado que se hizo con el primer oro que trajeron de las Américas (hay una estatua de Felipe V, rey de España, que donó el oro, diseño de Bernini).

 

Delante del altar mayor se encuentra la Cripta de Belén, con la estatua del Papa Clemente arrodillado ante la Sacra Culla, una urna de cristal con las reliquias de unas piezas de madera traídas de Tierra Santa que podrían pertenecer al pesebre de Jesús .


Reliquia con la madera del pesebre de Jesús 
Al final de la basílica se encuentra el baldequino, bajo el que se sitúa el Altar Mayor en el que tan sólo los Papas pueden celebrar misa.




La bóveda del ábside está representa la coronación de la Virgen y los momentos más importantes de su vida.




 Antes del altar mayor nos encontramos con dos capillas: 
A la izquierda, la capilla Paulina que contiene las tumbas de los Papas Pablo V y Clemente VIII , con una Altar Mayor de ágata y lapislázuli y la derecha la capilla Sixtina, dedicada al Santísimo Sacramento y donde está enterrado el Papa Pío V.


Altar Mayor de ágata y lapislázuli.


Capilla Paulina
Apenas visible, en el primer escalón del prebisterio, se encuentra la tumba de Bernini .



PALACIO QUIRINAL 
Se encuentra al final de la Via Nazzionale. El papa Gregorio XIII construyó la residencia veraniega de los papas. Actualmente es la residencia del Presidente de Italia.




SAN GIOVANNNI IN LATERANO. Abierto a mediodía 
Es la catedral de la diócesis de Roma, donde se encuentra la sede episcopal del obispo y está dedicada a Cristo Salvador. En ella sólo puede procesar misa el Papa y hasta 1870 todos los Pontífices fueron investidos en ella. 
Destaca el pórtico con las esculturas de Jesús y los Apóstoles. Sus puertas son de bronce .
En el interior destacan las monumentales estatuas de los doce apóstoles de la nave central. 
En 1980 fue incluida en la lista del Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.






PLAZA PIETRA
En la Piazza di Pietra nos encontramos con el Templo de Adriano,  que actualmente alberga la Bolsa de Roma, pero que antiguamente fue la sede del comercio vaticano. El templo, del que sólo se conservan once columnas corintias de 15 metros de altura, fue erigido en honor del emperador Adriano por su sucesor Antonino Pío en el año 145 d.C. 




PLAZA COLONNA
Recibe su nombre de la marmórea columna de Marco Aurelio que en ella se encuentra desde el año 193. Se compone de 28 bloques  de mármol  en los que se desarrollan en espiral, los relieves que cuentan episodios de la guerra germana. La estatua de bronce de San Pablo que la corona fue colocada allí , en 1589, por orden del papa Sixto V.




JARDIN DE LOS NARANJOS
 Al caer la tarde, por  el Parque Savello subimos hasta llegar al Jardín de los Naranjos,  un lugar privilegiado  con un bonito atardecer y una de las mejores vista de Roma y el Tíber. Un antiguo lugar de clases bajas y actualmente de lujo.
Cerca, en la Piazza dei Cavalieri di Malta, es tipico mirar  por la cerradura de la puerta del Palacio Aventino, desde donde se observa la cúpula de la Basílica de San Pedro  entre cipreses. A la vista tienes tres países a tus pies: el Vaticano, el Priorato de la Orden de Italia e Italia.








El Palazzo Montecitorio se encuentra en la plaza del mismo nombre y es actualmente sede de la Cámara de los Diputados de Italia. 




PARQUE BORGHESE (Metro Spagna)
Buscando un poco de relax en nuestro itinerario, hicimos una pausa  por los jardines de Villa Borghese, un parque precioso con bellos rincones.  Allí también se encuentra la Galería Borghese, uno de los museos más importantes de Roma, con obras maestras universalmente conocidas,  que no visitamos porque hay que reservar entrada con antelación. 
Paseamos entre románticas fuentes, estanques y subimos en un trenecito que da la vuelta por todo el recinto y que resultó muy agradable. También, en la entrada del parque se pueden alquilar bicis o patines.
Finalmente  disfrutamos de las excelentes vistas  de un gran mirador, encima de la Piazza del Popolo, a la que desde allí accedimos a través de unas escaleras que bajan de la colina.




 


Un poco antes de llegar a la plaza vimos una gigantesca bañera de mármol, esculpida en un solo bloque. Muchas bañeras que pertenecían a las Termas de Caracalla (amplio complejo de baños de la Roma imperial, construidas en la ciudad de Roma entre 212 y 216 d.C, que no visitamos) se trasladaron al centro de Roma para ser usadas como fuentes. 





PIAZZA DEL POPOLO.

En esta plaza se encuentran las dos iglesias gemelas: Sta. M. Montesanto y Sta. M. de los Milagros y un obelisco egipcio. Junto a la plaza, la iglesia de Sta M. del Popolo, que fue construida sobre la tumba de Nerón y decorada con obras de Rafael, Caravaggio y Bernini. 




LI CATACOMBE DI SAN CALLISTO. Miércoles cerradas. No hace falta reservar. Entrada 8€. 
No queríamos marchar de Roma sin visitar alguna de sus catacumbas. Desde nuestro alojamiento cogimos el Bus 118 y solicitamos parada en Catacombe di S. Callisto, a la entrada de Via Appia. 
La visita es guiada, dura 30 ó 40 min y nos agrupan según el idioma.  Las catacumbas empezaron a existir hacia la mitad del siglo II y forman parte de un complejo que ocupa una extensión de 15 hectáreas, con una red de galerías de casi 20 km, en distintos pisos, y alcanzan una profundidad superior a los 20 m.
En ellas se enterró a decenas de mártires, 16 Papas y muchísimos cristianos. 
Bajamos hasta la segunda galería. En una de las sala se puede celebrar misa, solicitándolo con antelación.




Cercana a las catacumbas se encuentra la iglesia de San Sebastiano, que conserva la losa de piedra con la supuesta huella de Cristo. Se dice que fue el lugar donde San Pedro, huyendo de Roma, encontró a Jesucristo y le preguntó :"Domine ¿Quo Vadis" (Señor ¿Donde vais?).



Siguiendo la Via Appia vemos de lejos las ruinas de la Villa de los Quintilii (año 151 d.C.), una antigua residencia imperial bajo el mandato del Emperador Comodo que la eligió por su posición tranquila y por albergar unas termas privadas en su interior.



Y  entre estas visitas, pasamos cinco días en esta bella ciudad, que acumula tanto arte y tanta historia que es necesario dosificarse para no acabar embriagado. Parte de esta belleza se disfruta paseando entre sus ruinas y sus callejuelas, buscando el relax en la belleza de sus parques, saboreando su estupenda gastronomía y sintiéndose acogidos en la amabilidad de sus gentes. 
Una ciudad que nosotros percibimos con aires de decadencia y muchas veces a falta de cuidados pero que te atrapa y consigue enamorarte para desear volver.



También Podría Gustarte

0 comentarios

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Google+ Followers