VERGES: LA DANZA DE LA MUERTE (SEMANA SANTA)

20:01

La danza de la muerte. Fiesta Patrimonial de Interés Nacional


Cada año, en el  Jueves de Semana Santa,  el pueblo de Verges (Girona /Baix Empordá) revive una danza ancestral: La Danza de la Muerte, un ritual cuyo origen proviene de 1333 y a través del cual las personas se manifestaban ante las guerras y las plagas de peste que se extendían por Europa, en época medieval.

Más tarde la iglesia  adoptó estos rituales para imponer el miedo: "Si no te portas bien la muerte vendrá a tu casa" y en Verges, se tiene constancia, que se incorporaron desde 1666.




Pero, aunque la presencia de la Danza de la Muerte es lo que representa más a esta Procesión, y es lo que hace que sea diferente a cualquier otra, se celebra con una serie de actos en los que participa casi todo el pueblo y que se han ido transmitiendo a través de generaciones.


Los actos se inician a las 5 de la tarde con el desfile de "manages" (romanos) que hacen un recorrido, durante dos horas, por las calles del pueblo, saliendo y acabando en la plaza del Ayuntamiento. Los "manages" van a buscar las imágenes que se han engalanado en diferentes puntos del pueblo y las acompañan en formación hasta la iglesia, donde quedan expuestas hasta la noche , cuando pasarán a formar parte de la procesión.






A las 10 de la noche, tiene lugar la representación del Misterio de la Pasión en un escenario colocado  en medio la plaza Mayor. Para tener acceso hay que comprar previamente la entrada a través de la web oficial: http://www.laprocesso.cat/  y aconsejo hacerlo, con la suficiente antelación para poder elegir asiento, aunque hay buena visibilidad desde todos los sitios. En este espacio, con el decorado natural de las murallas y las torres medievales del pueblo y un juego de iluminación espectacular, se escenifica la vida de Jesús, con un énfasis especial en los últimos días de su detención y condena. 











Pero lo mejor de todo y lo que verdaderamente impresiona es la entrada de la Danza de la Muerte. 


Si quieres ver un vídeo de la Danza, ves al enlace:  https://www.youtube.com/watch?v=pRj1dmaCslI


Una vez terminada la representación en la plaza, con la lectura de la sentencia de Poncio Pilatos, a las 12 de la noche, los actores se dirigen a la iglesia y con las imágenes inician la Procesión por las calles del pueblo, que están iluminadas sólo con la luz tenue de unas antorchas para evocar la época medieval, y van representando las escenas del recorrido que hace Jesucristo hasta la montaña del Calvario. 



Pero uno de los lugares que mejor trasmite el ambiente medieval de Verges es la del Carrer dels Cargols (calle de los caracoles), una callejuela muy estrecha, en cuyas fachadas los vecinos, con una pasta hecha de ceniza y agua, han enganchado conchas de caracol rellenas de aceite y una mecha que encenderán antes de pasar la Procesión.




Los vecinos encienden la mecha del caracol un poco antes de pasar la Procesión, siendo la única iluminación de la calle y haciendo la noche más tétrica, especialmente en el momento en que los esqueletos entran en escena con la Danza de la Muerte.















Los esqueletos entran en escena en medio de un silencio que sólo rompe el movimiento de su danza y el sonido rítmico y repetitivo de un tambor.


El cuerpo principal de la Danza de la Muerte la forman cinco personajes: La Dalla que es el que abre el paso y lleva una guadaña con la inscripción en latín "Nemini Parco" (no perdona a nadie); La Bandera portador de una bandera negra con la inscripción "lo temps es breu" por un lado y por el otro, de nuevo,"Nemini Parco", Els Platets, dos niños esqueletos que llevan un plato con cenizas (nos recuerdan que polvo eres y en polvo te convertirás)  y el Rellotge, otro niño esqueleto que lleva un antiguo reloj sin manecillas y que en cada salto va marcado una hora  aleatoriamente que simboliza lo imprevisible que es la llegada de la muerte. 







Impresiona ver a los cinco esqueletos bailar  con el sonido rítmico y repetitivo del tambor y la iluminación misteriosa que aportan las antorchas de cuatro personajes más, que van a continuación, y que crean una atmósfera más macabra.


Eran cerca de las dos de la madrugada cuando, después del Carrer dels Cargols, la Procesión finalizaba en la plaza de la iglesia, con la Crucifixión de Jesús y la reverencia de la Danza de la Muerte ante el altar ( que simboliza la rendición delante de Jesús, que ha encontrado la muerte) pero nosotros ya nos nos quedamos. Nuestro alojamiento no estaba cerca y el frío se notaba cada vez más.



Lluis LLach llevó la dirección de todos estos actos durante tres años, mejorando la ambientación, iluminación y vestuario, y el pueblo  se vuelca con fuerza en esta tradición que transmite a sus hijos y que  atrae a miles de personas, aunque la mayoría llegamos allí esperando ver pasar la "Dansa de la Mort", la joya medieval que ha sobrevivido al paso del tiempo en Verges y que es verdaderamente impresionante.

24 de Marzo de 2016

También Podría Gustarte

0 comentarios

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Google+ Followers