CARDONA: LA MONTAÑA DE SAL, EL CASTILLO Y EL NÚCLEO HISTÓRICO.

0:19

15 de julio de 2014

"La sal es nuestra historia


Situada a 100 km de Barcelona, en la Sierra de les Garrigues y entre Manresa y Solsona, se encuentra CARDONA, una  bella localidad cargada de historia, donde los romanos ya se establecieron para explotar sus minas de sal.

Los lugares de interés más importantes son: El Parque Cultural Muntanya de Sal, el Castillo de Cardona (una fortaleza que se alza impresionante dominando la población junto con la colegiata de Sant Vicenç)  y el núcleo histórico de la población que conserva todo el espíritu medieval, con numerosos callejones y encantadores edificios.

La Montaña de Sal es un prodigio de la naturaleza que se formó hace 40 millones de años. Coincidiendo con la formación de los Pirineos, se aisló la zona del gran mar primordial, conocido como el mar de Tetis. Así surgió un gigantesco depósito salino, que con los movimientos tectónicos posteriores tomó configuración de montaña.

Fue una de las explotaciones mineras de sales potásicas más importantes de toda Europa que se cerró en 1990.

La extracción de este mineral era una de las operaciones más caras y peligrosas de la minería. Antes de la Revolución Industrial, la sal era muy difícil de obtener y en este clase de minas trabajan esclavos o presos. En la Antigua Roma la sal en la mesa era un signo de riqueza (útil como condimento, salazón y antiséptico), y el sueldo de los soldados se pagaba en sal, de ahí la palabra "salario".

La mina fue abierta al público en el 2003 y se visita con acompañamiento de un guía, que va narrando la historia y aspectos de interés. Se encuentra a dos kilómetros de Cardona (Ctra. de la Mina s/n) y la entrada vale 11 euros.


Unos vehículos nos recogen y descendiendo un desnivel de 86 metros, nos llevan hasta la entrada de la cueva en Vall Salina, donde nos proporcionan unos cascos blancos para entrar al interior de la Montaña de Sal y recorrer andando unos 500m de galerías , una pequeñez puesto que, durante los años de extracción, se perforaron más de 200 kilómetros de galerías, con alturas de 140 metros. Y no hace falta andar mucho para empezar a apreciar los afloramientos salinos y disfrutar de las espectaculares estalactitas y estalagmitas de sal, así como de las diferentes vetas de sales: sódicas, potáicas y magnésica.


Durante 60 años, el volumen de la montaña ha ido aumentando a medida que de ella se extraían 38 millones de toneladas de mineral.
























  



En la parte superior de la colina, dominando el valle de la salina y la localidad de Cardener, se encuentra el Castillo de Cardona, una de las fortalezas medievales mejor dotados para la defensa de los construídos en Cataluña, y uno de los conjuntos históricos catalanes de mayor relevancia, pues nunca pudo ser rendido por las armas.

Construído en el año 886 por Wifredo el Velloso,  fue desde el siglo XI hasta finales del XV,  el centro residencial de los duques de Cardona, a los que se les denominaba reyes sin corona pues disponían de extensos dominios territoriales en Catalunya, Aragón y Valencia.

  En 1714, después de un asedio que destruyó en buena parte las murallas del castillo, fue uno de los últimos reductos en entregarse a las tropas borbónicas de Felipe V después de la conquista castellana durante la  Guerra de Sucesión Española.

Es de estilo románico y gótico y planta es romboidal.  Del conjunto monumental destacan as murallas y baluartes  desde donde se obtienen unas excepcionales panorámicas, el patio ducal donde se ubica la iglesia románica de San Vicente de Cardona, la Torre de la Minyona (del siglo XI), de 15 metros de alto y más de 10 metros de diámetro,

Actualmente algunas dependencias del castillo forman parte del parador de Cardona.

Castillo de Cardona
Patio Ducal
Iglesia de San Vicente de Cardona
Sepulcro del interioir de  la Iglesia de Cardona


Torre de la Minyona

El casco antiguo de Cardona está declarado Bien de Interés Cultural en la categoría de Conjunto Histórico. Conserva todo el espíritu medieval, con numerosos callejones y encantadores edificios. Se organizan visitas guiadas que, a consecuencia de la lluvia, no pudimos realizar.

Plaza de la Feria y Castillo al fondo.
Plaza de la Feria e Iglesia.
Iglesia de San Miguel de Cardona.
Iglesia de San Miguel de Cardona.
Calle Mayor




Plaza de la Feria y Ayuntamiento.
Plaza de la Feria y Ayuntamiento. El castillo al fondo no se divisa por la niebla.


 





También Podría Gustarte

0 comentarios

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Google+ Followers