5. PAGE: HORSESHOE BEND

23:14



Llegamos a Horseshoe Bend, el sinuoso meandro entre cañones del río Colorado y quedamos impresionados de la caída de vértigo de 405 m sobre el río.











Llegamos a Page, una pequeña ciudad donde sólo por la calle principal contabilizamos 12 iglesias, una detrás de otra y de diferentes cultos: baptistas, presbiterianos, evangelistas, luteranos,... En total tiene 26, es muy curioso.



Llegamos al motel y como tenemos tiempo (hay que modificar el reloj con una hora menos) decidimos ir a Horseshoe Bend, el sinuoso meandro entre cañones del río Colorado, a unos 6 km de Page, en la ruta 89.

En el punto de acceso hay un parking. El camino es un poco dificultoso porque hay que atravesar una pequeña duna pero, cuando llegamos al mirador, quedamos impresionados de la caída de vértigo de 405 m sobre el río. 





La vista es espectacular y el entorno magnífico, rocas de repliegues rojizos y al fondo el río color turquesa, que da una vuelta de herradura al meandro.












Un poco más tarde nos acercamos hasta la Presa de Glen Cañón, que se creó a partir del río Colorado y adoptó ese nombre por el cañón de Gle inundado con el caudal de las aguas. Se terminó de construir en 1964 y originó una de las mayores reservas de agua de Norteamérica, con el embalse denominado Lake Powell.

Bajamos por unas escaleras laterales a un mirador con bonitas vistas de la presa y el río y paseamos por el puente sobre el río Colorado y el lago Powell. 



Finalmente nos vamos a cenar al restaurante Steak Home, en la calle principal de Page, cerca del motel. Un lugar con ambiente muy americano y precio asequible e incremento de propina.

Porque en los restaurantes de EEUU cuando te traen el recibo para firmar pone “precio” y a continuación “gratuity“ refiriéndose a la propina que viene a ser entre el 15 y el 20% (a veces anotan las tres opciones: 15% good, 17,5% very good, 20% outstanding). Ellos sugieren que sea siempre el 18%, pero dependiendo del servicio que hayas recibido te apetecerá dejarlo o no. La explicación es que los ingresos de los camareros dependen básicamente de las propinas de los clientes pero es algo que a nosotros nos choca mucho.



Cenamos bien, damos un pequeño paseo y nos vamos a dormir.


También Podría Gustarte

0 comentarios

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Google+ Followers