3. GRAN CANYON

23:18


Paseamos por las pasarelas del Gran Canyon y nos emocionamos con las impresionantes vistas, los colores, las formas y la profundidad del desfiladero más espectacular del mundo.



Dejamos la Ruta 66 y, después de un paisaje desértico, que nos acompaña todo el día, la carretera penetra en una zona boscosa hasta que Tusayan, a las puertas del Gran Canyon. 



Son las 17.30h, hacemos el "check-in" en el hotel y tenemos tiempo para recorrer alguno de los miradores del Gran Canyon y ver el atardecer de la zona del South Rim. Ha llovido y hace fresquito. 

Al parque se puede acceder en autobús (línea lila - Tusayan Route) pero decidimos hacerlo en coche. A la entrada del parque, en el Visitor Center, compramos el Annual Pass que cuesta 80$ por coche y permite pasar a todos los Parques Nacionales, excepto los gestionados por los indios navajos. 

En el interior del parque hay un servicio gratuito de autobuses que circulan cada 10 min y que va parando en puntos panorámicos. Indican el nombre de la ruta en el frente: La azúl (Village route) recorre la zona de restaurantes y enlaza con las otras líneas, la roja (Hermist Rest Route) de Village Route a Hermist Rest (11 km y para en 8 miradores) y la amarilla (Kaibab/Rim Route) desde el Visitor Center hasta Yaki Point. 

Dejamos el coche en el primer parking y cogemos la línea azúl para enlazar con la línea roja en la parada de Hermist Rest. Bajamos en los miradores de Trailview, Maricopa Point y en Powell Point.

Las vistas son impresionantes, con la profundidad del cañón, los colores, las formas,…. Sus 1.500 metros de profundidad le convierten en el desfiladero más espectacular del mundo y en sus estratos horizontales está plasmada la historia geológica de los últimos dos mil millones de años. 

Vemos el atardecer a las 19.30 y como la noche se va cerrando, regresamos con los autobuses al parking, allí no hay luces y no se ve nada. Afortunadamente encontramos el coche enseguida. 








Cenamos en un restaurante mexicano cercano al hotel y nos vamos a descansar. Ha sido un día largo y magnífico.


27 de julio

A las 10.45 tenemos la excursión en helicóptero por el Gran Canyon que hemos reservado con la empresa Papillone, a través de internet.

Elegimos el vuelo Gran imperial Air Tour (de 50 min) y a mi me colocan delante, al lado del piloto. Estoy contenta porque podré hacer muchas fotos.

A través de unos auriculares nos van dando las explicaciones pero, como son en inglés, nos enteramos de poco.
Cuando el helicóptero penetra en el desfiladero del Gran Canyon, suena la música de Indiana Jones y las palabras “impresionante y espectacular” se quedan cortas. Es tal la inmensidad y la belleza de esta maravilla, que uno se queda sin aliento.






Bajamos del helicóptero entusiasmados. Seguimos en coche e iniciamos la ruta amarilla hasta Desert View, para seguir apreciando, desde los distintos paradores, esta maravilla de la naturaleza. En este punto subimos a la torre de vigilancia, en cuyo interior hay unos bonitos murales de arte nativo y una tienda de recuerdos. Es un lugar muy turístico pero tiene una de las vistas más impresionantes del cañón y del río Colorado.






A las 14.25 partimos hacia nuestro próximo destino, Monument Valley, a una distancia de 286 Km y, a medida que dejamos la zona, el paisaje va cambiando y, de nuevo, se va volviendo desértico. 

Pocas millas a continuación visitamos el cañón de Little Colorado, de menor extensión. Se trata del primer parque que los indios navajos gestionan (el Gran Canyon pertenece al Gobierno de los EEUU). 


Pasamos por Painted Desert que tiene unas formaciones rocosas increíbles pero no tenemos tiempo de parar y hago unas fotos desde el coche.


A las 17.20 llegamos a Kayenta y nos alojamos en un motel propiedad de indios navajos.


También Podría Gustarte

0 comentarios

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Google+ Followers